Meet Ermias Sisay, Children’s literature author

Ermias Sisay (Addis Ababa, 1982) is a children’s literature author who recently published “ዉሃዮ አንሷን ተቀወቀን” that I have to pleasure to translate from Amharic into Spanish («Agua, ¡encantada de conocerte!»), a story that beautifully explains the cycle of water for young kids. Previously he translated from French into Amharic a children’s story from J’aime lire entitled «Prisonnier du tableau, አጋቹ ሰዕል» (2019). Ermias works as an Elementary teacher in the International Community School (ICS).

First, Ermias, thanks for spending this beautiful time to talk with me about your stories and the process of writing and becoming an author. Tell me, why did you write this book?

I wrote this book because in our country we rarely have concept books for Ethiopian kids. My first book was a translation from French into Amharic, this time I wanted to create my own, with the water as the main character of the story and a girl who establishes a dialogue with it asking herself questions. 

Who or what inspired you to write it? 

The idea came from a friend. I wanted to explain the water cycle in simple terms, before knowing anything about water, not using scientific terms such as condensation, evaporation… My goal was to explain about water and nature creating a story. Kids are always my inspiration. As a teacher I love to see closely what they say and how they learn things.

What is the importance of a concept book in children’s literature? 

We can explain facts in a beautiful way, through children’s literature, appealing to their imagination and building their language and vocabulary. 

How did you start writing? 

I write stories by observing kids and by what they say and do. I have a simple but effective way of developing stories, using keywords according to the topic and using Wh questions. 

You also have published audiobooks. What do they add to the written version? 

I made an audio book because there are kids who really wish to hear stories and whose literacy is developing. Parents could simply play it as it is narrated by a storyteller. 

Why did you decide to translate your book into Spanish and French? 

As you know, I’ve been a French teacher for many years and I am learning Spanish.  

Are you planning to translate them into other Ethiopian languages?

Sure! I have a plan to meet tigrigna, oromiffa… language teachers who can help me to translate the story. There are not many concept books written in Ethiopian languages and I would like to promote these languages and cultures. 

How do you see the context of writing in Ethiopia? For instance, are you in contact with other authors in your country? How do you see the publishing scene here in Addis Ababa or Ethiopia? 

I know other children’s literature writers and I am in contact with them. Publishing a book is not an easy job here, there are not many publishing agencies and it is expensive. I decided to create a website, where people can download this book and others that will come. I have online Amharic students in the US and they also are interested in buying the book, so it is easier to publish it digitally.   

Who are your favorite Ethiopian, African or/ and children’s literature authors?

I like children’s books by Fasika Adefris and Mastawal Abera.

What about Addis Ababa? Imagine I just arrived in your city. Any bookshop or café to enjoy with small children and buy or read some books? What would your recommendation be for someone who loves reading?

I invite people to come to Alliance Ethio-Française where we have a section for kids and activities to promote literature. Ethiopian Reads in the Sidist Kilo area is a nice library. 

I love the illustrations that accompany your text. What can you tell us about the illustrator’s work? Certainly, the book would be another without these beautiful drawings.

Normally I choose the best graphic designers of the city who are doing artistic and graphic design for many organizations and private companies, here and abroad. 

I hear that you are writing a new story about teff! Mmmm! I am looking forward to reading it! Thanks for sharing your experience as a creator with me and my blog readers. Congratulations! 

Ermias Sisay is an Ethiopian children’s literature author who recently published “ዉሃዮ አንሷን ተቀወቀን”

Note: PS. 1) “ዉሃዮ አንሷን ተቀወቀን” illustrator’s name is Tsegaw Tesfa.

2) After publishing this post, I came to know that there is another Ethiopian Children’s literature author, Binyam Woldehanna, who claims this book as his. I was not aware during my interview with Ermias Sisay or the process of translation that was an argument between these two authors. Binyam also has a webpage where he has published “ዉሃዮ አንሷን ተቀወቀን” for free and has translated it into Tigrigna and Oromiffa. I wish that they can solve their personal issues peacefully.

3) According to Ermias Sisay, Binyam gave him the idea of writing a story on the cycle of water (and he r, but he created “ዉሃዮ አንሷን ተቀወቀን” (November 30th, 2021).

Anuncio publicitario

Biografía de Haile Selassie I de Etiopía

“Todo el mundo puede empezar algo, pero el arte reside en llevarlo a cabo hasta el final”, dijo el último emperador etíope Haile Selassie I, descendiente del rey Salomón y de la mismísima reina de Saba. Acabo de terminar “Rey de Reyes: el éxito y la tragedia del Emperador Haile Selassie I de Etiopía” del historiador etiogermano Asfa-Wossen Asserate, publicado en alemán en 2014 y traducido al inglés por Peter Lewis (King of Kings: The Triumph and Tragedy of Emperor Haile Selassie I of Ethiopia) en 2017, la última de las muchas biografías de una de las figuras más controvertidas y formidables del siglo XX.

El padre del autor, Ras Asserate (“ras” significa príncipe en amárico), era primo de Haile Selassie y estuvo a su lado desde sus tiempos de regente en Abisinia (1916 – 1930) hasta el final de su reinado (1930 – 1974). Fue gobernador y virrey de Eritrea y lo ejecutó el DERG junto a otros ministros y nobles próximos al Emperador. Su abuelo, Ras Kassa, era primo de Haile Selassie y tenía más derechos dinásticos que él (por ser también descendiente de la línea de Gondar-Lasta), sin embargo, ni su abuelo Ras Kassa ni su padre Ras Asserate tenían deseos de poder imperial y, a diferencia de muchos otros aristócratas, permanecieron leales al Emperador. Por tanto, Asfa-Wossen Asserate, era sobrino nieto de Haile Selassie y su biografía aporta un toque personal de la vida de la corte. El autor estaba estudiando en Alemania cuando el DERG lo declaró persona non-grata (1974). Ha publicado varios libros de Historia y un best seller en alemán sobre buenos modales.

Muy lejos de la imagen ridiculizada que presentaron escritores occidentales como Ryszard Kapuscinski o Evelyn Waugh, Asfa-Wossen Asserate ofrece un retrato digno, vivo y cercano del emperador Haile Selassie I. Entre sus logros, la ilegalización de la esclavitud y el sistema feudal en 1923, la lucha con los Aliados en contra de las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial, el espíritu modernizador, su gran diplomacia y visión panafricanista. En su contra, el absolutismo, el rol excesivamente paternalista y centralista y su incapacidad de delegar poder o decisiones. 

Hijo de Ras Mekonnen, uno de los generales más leales a Menelik (entonces rey de Shoa, después emperador Menelik II), y de la princesa de Wollo, Yeshimebet, nació en Egersa Goro en 1892. Siempre estuvo vinculado a Harar, que cayó bajo el poder abisinio en 1887. Menelik le dió a su padre el control de esta provincia predominantemente musulmana por su gran contribución en la derrota a los italianos en la batalla de Adwa (1896). Fue educado por los capuchinos católicos que se refugiaron en esta zona cuando el emperador Yohannes los expulsó de Addis Abeba. Haile Selassie se casó con la princesa Menen Asfaw, nieta del rey Mikael de Wollo y sobrina de Lij Iyasu, en 1911. Se convirtió en sucesor de Menelik cuando su heredero más directo, su nieto Lij Iyasu, fue depuesto con el pretexto de que se había convertido al Islam. 

La lucha contra el fascismo de Mussolini fue uno de los hitos de su gobierno. Apareció en la Asamblea General de la Liga de Naciones para denunciar la brutal invasión italiana (1935): “La catástrofe es inevitable si los grandes estados apoyan y contemplan la violación de los pequeños países”. Aunque se marchó al exilio, su ejército siguió peleando contra  los italianos y, en 1941, volvió al poder con la ayuda de los británicos y sudafricanos. La revista Time lo declaró Hombre del año en 1935. (En este periodo tiene lugar la novela de Maaza Mengiste, The Shadow King).

Religioso y modesto en sus rutinas, pero gustoso de la pompa y la ceremonia para legitimar su poder. Su rostro parecía inamovible, “solo sus ojos parecían vivos y podían mostrar suavidad, cariño, amabilidad y sinceridad, mezcla de orgullo, madurez y melancolía». En amariña se hicieron populares durante su reinado dos términos: “fit masmetat” (literalmente: dejarse abofetear), es decir, hacer lo que sea para que el emperador note tu presencia y “daj matnat” (o esperar eternamente en la puerta de afuera), o sea, aparecer cada día en el Gebbi o recinto del Palacio Real para conseguir audiencia. Yetamegnu, la protagonista de la novela The Wife’s Tale de Aida Edemariam sufre este tipo de experiencia desagradable y humillante cuando tiene que resolver el asunto de sus tierras.

He disfrutado especialmente el capítulo en el que habla benévolamente del movimiento rastafari, que considera a Haile Selassie un mesías y un luchador ejemplar contra la sociedad colonial. Él nunca se acabó de creer sus atribuciones divinas: “No somos Dios. No somos profetas, somos esclavos de Dios”, aclaró en su viaje al Caribe en 1966. Construyó dos iglesias ortodoxas en Jamaica y Trinidad y les legó tierra a los rastafaris para que se establecieran en Shashemene. Según Asserate, “no hacía distinción entre color de piel, etnia, estatus o religión, sólo una cualidad era indispensable para Haile Selassie: la incondicional lealtad hacia él”.  

Una anécdota que me ha hecho gracia es cuando, en una de sus visitas a Reino Unido para negociar la construcción de un puerto en la británica Somaliland, Jorge V recibió en Buckingham Palace a Haile Selassie acompañado de su séquito: Ras Hailu, príncipe de Gojjam (donde los británicos tenían planeado construir una presa en el lago Tana), Ras Seyoum, príncipe de Tigray, Ras Nadaw, quien había negociado la entrada de Etiopía, y Gebre Selassie, gobernador de Adwa. El suceso, que dice mucho del carácter etíope, es entre Jorge V y Ras Hailu. El rey británico le pide a su intérprete que le pregunte al príncipe de Gojjam si habla inglés, francés o árabe. Ras Hailu replica que si el rey habla amárico, galiña (afan oromo) o gurage. Cuando Jorge V dice que no, Ras Hailu responde “me alegra saber que ambos somos igualmente ignorantes”.    

También me fascinan las referencias de Nelson Mandela a Etiopía y al Emperador: “Etiopía ha ocupado siempre un lugar en mi imaginario y la expectativa de viajar a Etiopía me atraía más que un viaje a Francia, Inglaterra o América juntos. Sentía que podía visitar mi propia génesis y desenterrar las raíces que me hacían africano, conocer al mismo Emperador sería como estrechar la mano a la Historia”. Mandela tomó un vuelo de Jartum a Addis Ababa pilotado por un etíope y entró en pánico, pero luego pensó: “he caído en el modo de pensar del apartheid, pensando que los africanos somos inferiores y que pilotar es trabajo de hombres blancos” y se regañó a sí mismo por esos pensamientos.  “Aquí (en Etiopía), por primera vez en mi vida, vi a soldados negros dirigidos por generales negros y aplaudidos por líderes negros que eran invitados por un Jefe de Estado negro. Fue un momento emocionante. Solo esperaba que fuera una visión de lo que sucedería en mi propio país”. 

El 20 de mayo de 1963, los jefes de estado y gobierno de 28 países africanos se sentaron juntos en el African Hall de Addis Abeba para discutir un camino común hacia adelante y así nació la Organización para la Unión Africana (OAU, después Unión Africana). Como dice Asserate, “un compromiso entre los puntos de vista ideológicos y formas de gobierno más divergentes, pero un hito en la historia africana”. Haile Selassie defendió en todos sus discursos la unión e independencia del continente. En una de sus pocas entrevistas define su concepto de no-alineación: “nuestra propia versión, nuestra concepción de no-alineación es cuando un país recibe cualquier tipo de ayuda de otro país, sin caer bajo la influencia de ese país, o cuando cuando un país es capaz de potenciar su economía con ayuda externa sin ser indebidamente influenciado por un país o bloque extranjero, eso es no-alineación”.

Su incapacidad de introducir grandes reformas sociales y su indiferencia al sufrimiento por la hambruna de Wollo iniciaron las protestas y la revolución en 1974. Mengistu y el DERG ponen fin a sus 60 años de reinado y a 3000 años de monarquía en Etiopía. Haile Selassie es derrocado y asesinado por el golpe militar comunista. Estuvo por años enterrado en su cuarto de baño hasta que el 5 de noviembre de 2000 (durante el gobierno de Meles Zenawi) fue enterrado dignamente en la catedral de la Trinidad en Addis Abeba. Su única hija sobreviviente, ya anciana, Tenagnework, el autor de esta biografía Asfa-Wossen Asserate y una gran multitud asistieron emocionados al funeral de estado.

Asfa-Wossen Asserate termina su biografía reivindicando el papel de Haile Selassie I en la historia: “sus sesenta años de servicios al país tendrán más peso que los errores que pudo cometer”: abrió escuelas y universidades de estilo occidental y envió a miles de estudiantes a formarse al extranjero (10.000 en 1973 solo a EE.UU);  introdujo una constitución en 1930 e hizo miembro a Etiopía de la Liga de las Naciones; estableció un banco estatal y una moneda nacional; inauguró las líneas aéreas; unificó Eritrea a Etiopía consiguiendo el acceso al mar; donó la sede de la OAU e independizó a la iglesia ortodoxa de Alejandría. Fue un gran diplomático en política exterior, admirado por los líderes africanos, mesías para los rastafaris que ansían vivir bajo el liderazgo de un rey negro, Negusa Negast (rey de reyes, el emperador con más poder en la historia de Etiopía), luchador contra el fascismo y el colonialismo, capaz de “mantener el estado multiétnico de Etiopía en unidad e independencia”. Los últimos años de su reinado ya no pensaba en modernizar el país, sino en mantenerse en el poder. Se negó a establecer una monarquía parlamentaria, creyó hasta el final que su destino estaba en manos de Dios y, como dice el historiador etíope Bahru Zewde, “su gran error es que reinó por demasiado tiempo”.  

¿Y qué pasó después? Nos cuenta Asfa-Wossen Asserate en el epílogo que diecisiete años de Terror Rojo y la disputa por la frontera con Eritrea dejaron un país corrupto y empobrecido. En 1991, el TPLF (Tigray People’s Liberation Front) se hizo con el gobierno (hasta 2018). No se les pueden negar algunos éxitos económicos, pero también falta de compromiso con los derechos humanos. Asserate achaca al TPLF haber dividido Etiopía en regiones y líneas étnicas: “no es el camino para un país tan heterogéneo como Etiopía con más de 80 grupos étnicos y más de cien lenguas”,  una “federación étnica que se parece al régimen del apartheid sudafricano y que nada tiene que ver con los estados federales de EEUU o Alemania”. “La unidad y soberanía de Haile Selassie debería prevalecer: unidad en la diversidad y diversidad en la unidad”.  Tiene varias entrevistas en Youtube donde sostiene que el peor mal de África es el tribalismo. Y en esto estamos…

Recomiendo este libro si te gustan la Historia o las biografías. Si es lo primero que lees de Etiopía, iría a por novelas más amenas. Reseñas en este blog:

Fasil Yitbarek, The Texture of Dreams (2005).

Camilla Gibb, Sweetness in the belly (2005).

Dinaw Mengestu, The Beautiful Things That Heaven Bears (2007).

Maaza Mengiste, Beneath the Lion’s Gaze (2010).

Hiwot Teffera, Tower in the Sky (2012).

Aida Edemariam, The wife’s tale: A personal history (2018)

Maaza Mengiste, The Shadow King (2019)

(En la foto, los emperadores de Etiopía Tewodros II, Menelik II, Johannes IV y Haile Selassie I; artesanía de Shashemene. Foto: eaTropia).

«El relato de la esposa» de Aida Edemariam

The wife’s tale: A personal history (2018) es la memoria de Yetamegnu [leído Yetemeñu] (1916 – 2013), la abuela de la periodista etiocanadiense Aida Edemariam. La vida de una mujer normal y corriente, con una historia increíble, acompañada de descripciones culturales auténticas. Un tributo a la madre de su padre y a su país de origen, escuchada y contada con mucho cariño y respeto.

Cuando empecé a leerla, pensé que iba a ser un dramón: Una niña de ocho años de la zona de Gondar que se casa (la casan) con un sacerdote-poeta veintidós años mayor que ella y que, al principio, se muestra celoso y controlador, llegando a pegarle cuando ella se escapa a jugar y se olvida de sus tareas domésticas. Pero nada de clichés. Esta es la historia de una familia, con Yetamegnu como protagonista, y la Historia (bien documentada) de un siglo de cambios en Etiopía: de una sociedad feudal y esclavista a la ocupación fascista en los años 30, la expulsión de los italianos en 1941, el reinado lleno de altibajos de Haile Selassie y la revolución comunista seguida del Terror Rojo.

Aida Edemariam adopta el punto de vista de su abuela y logra que hable ella, transmitiendo su forma de ver la vida. Su lenguaje capta totalmente la manera oral en que las historias fueron narradas y su mundo religioso, en el que las oraciones y letanías a la Virgen María (ni una sola mención a Jesucristo) conviven con otros mitos no cristianos, con sueños, visiones y ritos de un mundo de espíritus. La descripción del ciclo agrícola etíope con la que empieza cada capítulo ilustra también este mundo rural de tradición oral.

Esta es la biografía de una mujer valiente y perseverante con un gran sentido de la hospitalidad y la generosidad. Admiro su dignidad, el amor por lo suyo y los suyos, su resiliencia en una Etiopía de roles incuestionables, regentada por una monarquía absoluta patriarcal y una élite eclesiástica misógina. Me fascina su determinación por liberar a su marido encarcelado con cargos falsos. Me conmueven sus progresos con la tecnología (primero la radio, luego el teléfono…) y que aprenda a leer a los sesenta años. Me asombra como combate su soledad cocinando y estando siempre pendiente de la salud y la educación de sus hijos e hijas. Todo a pesar del sufrimiento de diez partos, fiebres, delirios, enfermedades, muertes y los convulsos acontecimientos políticos de su país.

Entrevista con la autora, Aida Edemariam.

Otras reseñas de libros sobre Etiopía en este blog:

Fasil Yitbarek, The Texture of Dreams (2005).

Camilla Gibb, Sweetness in the belly (2005).

Dinaw Mengestu, The Beautiful Things That Heaven Bears (2007).

Maaza Mengiste, Beneath the Lion’s Gaze (2010).

Hiwot Teffera, Tower in the Sky (2012).

Maaza Mengiste, The Shadow King (2019)

The Shadow King de Maaza Mengiste

Las tropas italianas del gobierno fascista de Mussolini avanzan en Etiopía con el apoyo de los soldados (ascari) eritreos y somalíes. Parece que todo está perdido, incluso el emperador Haile Selassie ha huido a Inglaterra. Algunos campesinos y campesinas no quieren perder lo que es suyo, la tierra que los vio nacer y crecer. Dejando de lado sus historias personales (los celos, la orfandad temprana, la pérdida de un hijo, la forzosa servidumbre…), están dispuestos a luchar en el campo de batalla hasta el final. Antes que dejarse vencer por el enemigo, se pueden poner a prueba todo tipo de trucos: infiltrarse, disfrazarse, difundir rumores, cantar… En la guerra todo vale.

Hacer de soldado, por muy patriota que seas, implica aceptar las reglas del juego. Y las de la guerra son machistas, crueles y obedecen a la voluntad de quienes tienen el poder. No importa en qué bando. Si eres mujer, soportar abusos sexuales; si desciendes de una familia judía, probar con creces tu pertenencia (tu «italianidad»); si eres prostituta y sabes leer, mejor hacerse la tonta…

Luces y sombras. La luz del alba pone fin a noches de emboscadas. Las fotografías, que escriben o dibujan con luz la heroicidad o la vergüenza para siempre. Una caja que contiene un pasado lleno de sombras enterrada bajo un árbol. Historias de mujeres que quedaron y quedarán en la sombra . Un rey en la sombra, un Rey de sombra, el Rey Sombra…

Segunda novela de la escritora estadounidense de origen etíope Maaza Mengiste, en la lista del Booker Price. Me gustan sus personajes: ellas, Aster y Hirut, vulnerables y valientes; ellos, Kidane y Fucelli, valientes y vulnerables; otros, Ettore, Fifi y Minim, obedientes, en la luz y en la sombra. Novela de historias y memorias con toques épicos: algunos epítetos y fórmulas mnemotécnicas (Hirut, hija de Fasil y Getey, temida guarda del Rey Sombra…); interludios y coros, pausas líricas para recrear la historia de un rey en el exilio; largas pero necesarias descripciones de la guerra para hacer de estos personajes unos héroes y heroínas para la Historia.

The Shadow King by Maaza Mengiste

Otros libros sobre Etiopía en este blog:

Fasil Yitbarek, The Texture of Dreams (2005).

Camilla Gibb, Sweetness in the belly (2005).

Dinaw Mengestu, The Beautiful Things That Heaven Bears (2007).

Maaza Mengiste, Beneath the Lion’s Gaze (2010).

Hiwot Teffera, Tower in the Sky (2012).

Literatura en Bachillerato Internacional

Hoy Día del Libro, de Sant Jordi, de confinamiento… vuelvo a escribir en mi blog después de tanto tiempo. 

Este día lo solía celebrar mucho en mis clases de la UNECA. Nos gustaba mucho a mis estudiantes adultos y a mí. Hablábamos de libros favoritos, de los que queríamos leer, de los que habíamos releído… Descubrí a un montón de títulos y escritores africanos que ahora me encantan. 

Hoy me he levantado pensando en los libros que me acompañan desde que empecé con el programa de Bachillerato Internacional (IB). Este es mi séptimo curso impartiendo las asignaturas de “Lengua A: Lengua y Literatura”, “Lengua A: Literatura” (Lengua A es español como lengua materna) y “Lengua B” (español como L2 y lengua extranjera, en la que los estudiantes de Nivel Superior también leen dos obras literarias). Los llevas a la clase para leer, explicar, analizar, cuestionar… Los relees cada año para recordarlos y cada vez los disfrutas más. Libros elegidos de las listas de escritores prescritos (PLA) y escritores traducidos (PLT). Libros que el programa establece. Libros clásicos, canónicos de alguna manera. Selecciones que, en en caso de Literatura A, obedecen a ciertos criterios: diferentes países, periodos y géneros. 

A veces los estudiantes, de 16 a 18 años, incluso sus padres, se preguntan por qué esos libros. Cada año me enamoro más y más de ellos. Cada vez que los vuelves a leer, te fijas en algo a lo que no prestaste atención el año anterior. Siempre hay un alumno/a que te hace una pregunta y te hace pensar en algo que nunca te habías planteado. A veces son cuestiones lingüísticas, a veces literarias, incluso filosóficas. Estoy convencida de que si no fuesen “estas obras” tendrían mucho menos que preguntar en sus clases, menos que decir en sus comentarios orales individuales (prueba oral) o en sus exámenes escritos. Porque hay muchos libros que son más entretenidos que estos, también más superficiales, y,  después de leerlos, no hay mucho que comentar.

Pedro Páramo, El Túnel… les resultan difíciles, tediosos. A mí también. Libros que, además, comparamos con sus respectivas películas de los años 50 y 60. Algunos estudiantes ven una película en blanco y negro por primera vez, otros tienen dudas existenciales, hacen conexiones a su asignatura de Teoría del Conocimiento (TOK), les repugnan la obsesión por María de Juan Pablo Castel y el caciquismo de Páramo. Siempre surgen muchos porqués… 

Sor Juana les resulta chocante y difícil en un primer momento. Luego piensan que todos sus poemas se parecen, los ven fáciles y “tontos”. Celio, Silvio, Alcino, Fabio… el amor: “la sal del gusto el ser querida, que daña lo que falta y lo que sobra”.  Los altares a sor Juana el Día de los Muertos, los cómics de su biografía, las películas sobre su vida, las entrevistas ficticias, algunos documentales, sus cartas y otras actividades… les hacen entender a Sor Juana, a la monja y a la mujer, sus juegos y artificios lingüísticos, una época histórica de México.

Luego están mis propios libros favoritos, en los que seguro algo de pasión transmito. Los traducidos de Cotzee y Wa Thiongo, que les llevan a reflexionar sobre su africanidad, a identificarse con la luchadora Wariinga y a comprender al solitario e íntegro Michael K, tan vulnerable y tan él. Con los personajes de los cuentos de Josefina Aldecoa y el teatro de Paloma Pedrero se ven más reflejados. Hablamos de la soledad que atrapa a muchas personas de nuestro tiempo, de feminismo, de diferentes tipos de violencia … Y en estas conversaciones nos vamos conociendo, me conocen y yo les conozco como las personas estupendas que son y serán: solidarios, de mentalidad abierta, indagadores… lectores críticos.  

¡Qué suerte tengo de ser profesora de lengua y literatura!                  

 

Balance del curso 2017 – 2018

Parece mentira que se acaba el curso escolar y no he escrito una sola entrada en el blog. ¿Motivos? Que no doy más de sí. Este año he dedicado muchas horas a proyectos personales, “internos y externos”. Roser on (re)construction.

Después de cuatro cursos escolares, 2014/15, 2015/16, 2016/17 y 2017/18, dejo mis dos trabajos en Naciones Unidas (CEPA) y el Colegio Alemán para empezar un nuevo trabajo en agosto, también como profesora de español de secundaria y bachillerato, en otra escuela internacional de Adís Abeba, ICS. Me hace mucha ilusión este cambio, aunque también me da pena dejar a mis compañeros y estudiantes. Han sido cuatro cursos de intenso trabajo (unas 25 horas lectivas a la semana entre los dos centros) y un horario durísimo, aunque he disfrutado muchísimo el ambiente de compañerismo, el apoyo de la dirección y el cariño de mis estudiantes de DBSAA y la excelente relación con mis estudiantes de la UNECA (muchos de ellos buenos amigos al cabo de los años) y con algunos de mis compañeros. Ha habido también momentos difíciles, de los que siempre se aprende.

En la UNECA empecé con 16 estudiantes en cuatro grupos y he llegado a tener 323 en estos 12 trimestres a lo largo de cuatro años. Dos de ellos, Marcellin y Rodion,  han estado conmigo desde el primer al último día (empezaron con nivel inicial y se han examinado de C1 en mayo, ¡enhorabuena!). También mencionar a Hiwot, única estudiante etíope que ha pasado LPE en español. Gracias a todos.

Empecé el curso en septiembre participando en el congreso de ASELE en Tarragona con una ponencia sobre la adquisición léxica con el enfoque metodológico de Greg Thomson (Growing Participator Approach). Me encantó la ciudad, el tema y contenido del congreso y conocer a compañeros/as majísimos con experiencias enriquecedoras.

Este año en la UNECA hemos tenido en clase solo dos invitados, Marcel Banza, nuestro compañero congoleño de la ECA, que, a raíz de la lectura de El hijo del acordeonista de Bernardo Atxaga con el grupo de nivel 7 (C1), nos estuvo hablando de Euskadi, del que es buen conocedor, pues estuvo estudiando en Bilbao varios años. También nos visitó mi amigo Sento Marco, profesor de lenguas en varias escuelas públicas de Valencia, colegios internacionales españoles y EPA, que nos contó su viaje por 17 países africanos en los que ha visitado a las familias de sus estudiantes.

Hemos tenido la segunda convocatoria de DELE en Etiopía, con 97 candidatos, 24 de ellos alumnos/as de mis centros. A raíz del DELE he conocido a otros profesores de ELE de otros centros educativos de Adís Abeba, un encuentro gratificante que promete futuras colaboraciones.

Gracias a todos los que habéis asistido a mis clases durantes estos cuatro cursos, sois mi fuente de aprendizaje constantemente. ¡Un placer!

Felices vacaciones

Balance del curso 2016 – 2017

Hoy terminamos el curso y, como llevo haciendo un par de años (2014/15, 2015/16), me gusta hacer balance y reflexionar un poquito.

Empecé el curso en agosto impartiendo dos talleres breves para los profesores de español de la Universidad de Delhi (India), sobre PLE y sobre el enfoque metodológico de Greg Thomson (Growing Participator Approach).

De vuelta en Adís Abeba en septiembre organicé una conferencia sobre literatura africana en la CEPA/UNECA con Sonia Fernández, autora del blog Literafrica y toda una experta en el tema. Sonia me invitó a participar en la campaña de Twitter «#100lecturasafricanas» durante los meses de diciembre y enero para dar a conocer la variada literatura africana.

Algunas actividades llevadas a cabo durante el curso fueron las de «Fueron felices y comieron perdices», donde los alumnos de la Escuela Alemana idearon crónicas sociales de casamientos entre famosos; el Día de la Mujer en el que los alumnos realizaron una entrevista online con la Dra. Isabel Díaz Carretero (CSIC) y entrevisté a mi profesora de amariñael Día de Africa, en el que visitamos el recinto de la ECA y, recientemente, la charla en clase con Érica Ramírez, compañera nicaragüense del Centro de Idiomas de la ECA, periodista de formación, que nos estuvo contando sobre varias tradiciones de su país.

Este año he publicado algunas de las actividades de comprensión lectora que preparo regularmente para mis alumnos. Me encanta trabajar con materiales reales, artículos actuales del periódico que me llaman la atención y que llevo a la clase muy a menudo para comentarlos (expresión oral) y para su explotación didáctica, especialmente trabajamos el vocabulario de una forma contextualizada: Juan y Sinforosa (habitantes en un pueblo abandonado de Teruel), Trogneux 64 Macron 39, Día Internacional de Internet, Metapintura en el Museo del Prado y Si Fidel se equivocó mucho.

También en el blog algunas reseñas de cine y literatura etíope: The Texture of Dreams (Fasil Yitbarek), Tower in the Sky (Hiwot Teffera) y Beneath the Lion’s Gaze (Maaza Mengiste).

En mayo tuvimos la primera convocatoria de DELE en Etiopía, organizada por la Embajada de España, con 28 candidatos, 18 de ellos mis alumnos/as. Espero que les vaya muy bien y aprueben todos, aunque no todos se han preparado bien 🙂

Y con tantas horas de clase y de tiempo de preparación, ya no se le puede pedir más al cuerpo…

En noviembre hallamos los documentos que nos faltaban para completar nuestra investigación sobre El Quijote, ahora falta encontrar el momento para escribirlo y publicarlo, es todo un regalo.

El próximo curso, más. Felices vacaciones

 

 

«La textura de los sueños», primera novela de Fasil Yitbarek

«Érase una vez, un niño que nació de una humilde pareja en una pequeña ciudad no muy colorida en el centro norte de Etiopia…» (p. 216).

El lugar es Dessie y ese hijo es Yosef, el protagonista de La textura de los sueños (The Texture of Dreams, no traducida al castellano), la primera novela del escritor etíope Fasil Yitbarek, escrita en inglés y publicada en 2005 (Chicago: Nyala).

Yosef prueba suerte después de graduarse en la Universidad de Adís Abeba y obtiene un visado que lo lleva a Nueva York, ¿por qué Nueva York?, simplemente porque allí tiene amigos que lo acogen. Después de varios intentos frustrados, Yosef consigue su primer empleo como profesor de inglés a inmigrantes, ¿un etíope profesor de inglés? -se preguntan muchos.

El libro me ha gustado porque habla de tres temas que me interesan: la enseñanza de lenguas, la multiculturalidad y Etiopía,  además, está magníficamente narrado: una prosa elegante (¡quién diría que el inglés no es su lengua materna!), ciertos toques de humor y varias historias paralelas que logran que te enganches desde la primera página.

Yosef marcha a los EEUU después de conseguir su pasaporte (casi imposible en tiempos del DERG) y visado (toda una proeza con el recién estrenado nuevo gobierno), éxito que él atribuye a su buen nivel de inglés, su amplia sonrisa y una camisa bien planchada. La emotiva despedida de su familia en el aeropuerto de Bole pone los pelos de punta a cualquiera de los que vamos y venimos tantas veces y más a aquellos que no llevan billete de vuelta. En Nueva York, le esperan Marta y Aida, que lo cobijan en su casa y sitúan en la gran ciudad. Yosef experimenta los primeros choques culturales, el más sobresaliente, la lengua: no entiende nada pese haberse licenciado en Filología inglesa y los estadounidenses no entienden su acento “africano”.

La carrera de Yosef como profesor de inglés comienza con el aburrido método Audio-Lingual, presentando las estructuras lingüísticas y el vocabulario sin contexto alguno, sirviéndose de breves preguntas que los estudiantes repiten y repiten hasta memorizar. Más tarde se formará en el método comunicativo como profesor de inglés como lengua extranjera (TESOL) en la universidad y acabará disfrutando de su trabajo y conversaciones con sus alumnos, de los que guardará, al cabo de los años, muy buenos recuerdos  (p. 170 – 3).

Yosef vive de inquilino en casa de la señora Hanson, coprotagonista de la novela, una mujer mayor y sola que tiene ciertos prejuicios culturales al conocerlo y con la que desarrollará una bonita y tierna amistad.

Hay también amor, el de Helen, una chica americana, hija de padres inmigrantes, con la que Yosef comparte su pasión por la lengua y la literatura.

El pasado de Yosef en la Etiopía rural es recurrente a lo largo del libro, bien en forma de recuerdos o de sueños (a veces, pesadillas) y es de una gran riqueza y belleza: su modesta escuela y sus compañeros en Dessie, los estudios de ge’ez, los cuentos de su abuela monja (menekusé), su amor por la música, la cultura oral alrededor de la cerveza tradicional (tella) y el café, la universidad… y, sobre todo, la nostalgia de su madre, todo un canto al vínculo materno filial tan fuerte en Etiopía.

The texture of dreams by Fasil Yitbarek

Otros libros sobre Etiopía en este blog:

Camilla Gibb, Sweetness in the belly (2005).

Dinaw Mengestu, The Beautiful Things That Heaven Bears (2007).

Maaza Mengiste, Beneath the Lion’s Gaze (2010).

Hiwot Teffera, Tower in the Sky (2012).

El #DíaDeÁfrica2017 en la CEPA

Hoy hemos celebrado el  en la clase de E/LE de la CEPA (Comisión Económica para África)/UNECA, leyendo algunos artículos en clase y haciendo una visita por nuestro recinto, el lugar donde empezó todo. Fue precisamente aquí, en mayo de 1963, en el Africa Hall, donde se creó la Organización para la Unidad Africana (OUA). El día de su fundación, el 25 de mayo, pasó a considerarse entonces como el Día de África.

La sala de conferencias (Africa Hall) tiene un encanto especial que te transporta a los años 60, con los asientos de escay azules, el mobiliario de madera y los equipos de interpretación (parecidos a los que vi en el museo de la NASA en Houston), que todavía funcionan. Me resulta más acogedora o entrañable que las modernas salas del Centro de Conferencias de la CEPA o la nueva sede de la Unión Africana. Van a remodelar el edificio porque tiene problemas estructurales (se hizo en 18 meses en 1961) este próximo mes de agosto, espero que conserve el encanto de ahora después de las obras.

En el complejo de la CEPA hay varias obras artísticas, sin duda la más grande (150 m²) y monumental es la vidriera en el edificio Niger de Afewerk Tekle (1932 – 2012), reputado artista etíope, famoso por su pinturales murales en la catedral de St. George. Compuesta por tres grandes paneles llenos de simbolismo y que representan a) el pasado («África entonces», izquierda), con la muerte empuñando una guadaña, el dragón echando fuego, la esclavitud y la tristeza/desesperación en la cara de la gente; b) el presente («África entonces y ahora», centro), con una cenefa de banderas africanas en el borde y varios africanos alrededor de una familia etíope vestida con ropa tradicional, el hombre porta una antorcha encendida, imagen de la luz o la esperanza, junto a las Naciones Unidas en armadura; y c) el futuro («África ahora y en el futuro», derecha), con el dragón derrotado (la colonización), la muerte huyendo y un mapa de África formado por figuras humanas.

Colección de sellos de Teklu Negash.

El nuevo disco de Teddy Afro

Desde que salió, el 2 de mayo, no se escucha otro disco en Etiopía, Tewodros Kassahun, conocido por todo el mundo como Teddy Afro, icono de la música moderna etíope, ha vendido más de medio millón de copias en menos de un mes, una cifra que nadie ha batido aquí; estuvo, incluso, el primero en la lista de los más vendidos en Estados Unidos. El 6 de mayo estuve en el hotel Ghion disfrutando Hagere («Mi país»), el último concierto de Aster Aweke, mi cantante etíope favorita, con Gossaye y el ganador del concurso Idol en Etiopía, Dawit Tsege, el público coreaba el nombre de Teddy entre número y número, muchos se sabían el repertorio de memoria y acababa de salir.

Este nuevo disco, titulado Etiopía, es el quinto album del artista en amariña y suena entre pop y reggae. Muestra la diversidad del país, que no etnicidad, con un discurso patriota y cohesionador (no podía ser de otra manera con ese título) en letras que hablan de unidad, justicia, de historia, de igualdad, y cómo no, de amor.

Hoy precisamente se celebra el Día de África, Etiopía tuvo en 1963 un papel fundamental en la creación de la Unión Africana 1963, Teddy apuesta por la unificación del continente y de su propio país.

La canción que más me gusta del cedé es la 2, titulada «mi moratón o cardenal» (ሠምበሬ, [samberé]), con un lenguaje muy poético, mucho ritmo, un estribillo pegadizo (ጉራ ብቻ, [gura bicha], orgulloso de sí mismo, fanfarrón) y abundantes fonemas palatales (ch/, /y/ y /ñ/).  Usa el cuerpo humano como metáfora (ከ ኣካሌ ሣይጠፋ ሠንበሬ, el moratón todavía está en mi cuerpo; ኣምና ፍቅር ጎድቶኝ ከ ኣካሌ ላይ ሣያጠፋ ዛሬ, el año pasado amé pero me hirieron; ድግሞ ሌላ ኣገኘኝ ኣዲስ ጋላ ለብሶ, entonces algo me encontró, me puse/me vestí con un cuerpo nuevo; እዮትና ዛሬ ሰዉ መሙደድ ፅርሜ ነው, esto me pasa por amar) para hablar de la soberbia (ያን ጉራ ሁላ) (de las élites), de los que les gusta vanagloriarse y de las malas lenguas (ስማ ስማ፤ ስልቻ ቀልቀሎ ቀልቀሎ ስልቻ/ ቦታ ቢለዋወጥ ወጥ ላያጥም ኣልቻ/ ልቤ ዛሬም ወደህ ለትሆን መተራቻ/ ታዲያ ምን ኣመጣው ያን ሁሉ ዛቻ, escucha, escucha, si cambias la cazuela de lugar, el sabor no cambia, por qué decir esas fuertes palabras sin hacer nada; es decir, no hay ningún cambio, ninguna diferencia, vuelves a amar [después de todo lo que te han hecho]).

Y a buen entendedor…