50 horas de amariña: Growing Participator Approach

Hoy he hecho mi examen de amariña (480 palabras) después de 50 horas de clase usando el método de Greg y Angela Thompson (Growing Participator Approach). Se trata de un curso intensivo (120 horas en 6 semanas) en el que teníamos prohibido escribir, hablar y leer en esta primera fase (50 horas). Las clases se han ido sucediendo como en la primera sesión: la profesora dice las palabras correspondientes a los dibujos, primero en orden y luego alternativamente, y nosotros señalamos lo que ella va diciendo, primero todas las alumnas juntas y luego una a una (somos cuatro). Después grabamos a la profesora. Cada día revisamos algo de lo estudiado en las sesiones previas. En casa le dedico una hora más de estudio cada día.

Además de las hojas del vocabulario, hay otros dibujos (lexicarry) donde señalamos y grabamos situaciones que aprendemos del mismo modo, escuchando y señalando, en ningún momento se nos pide hablar, aunque nosotras ya hemos empezado a usar los saludos.

Sesión 1 (11-11-13): 7 nombres de personas (hombre, mujer, niño, niña, etc.) + “gente”; 14 nombres de animales + “animales”, 10 pronombres personales. Situaciones 1-3: Saludos mañana, tarde y noche.

Sesión 2 (12-11-13): 8 acciones en imperativo (corre, levántate, para, duerme, ve, vuelve, etc.), que aprendemos en masculino y femenino y una de ellas en plural. En ningún momento la profesora habla de diferencia de género, solo dice went-kum (hombre-párate), set-kumi (mujer-párate), o se refiere a esos verbos como “imperativo”, solo nos dice en inglés que se trata de una orden (command). También aprendemos 12 objetos de la cocina (vaso, plato, etc.) y 12 objetos de la casa y la clase (lápiz, silla, mesa, etc.). La clase termina con un ejercicio práctico en el que las estudiantes actuamos según lo que la profesora dice: pararnos, correr, etc.

Sesión 3 (13-11-13): Las mismas acciones que aprendimos en la sesión 2, pero en presente (“la niña está caminando”, “el niño está durmiendo”, etc.), 4 acciones para señalar y mover objetos (pon, mete, señala, toca), 12 objetos más de la casa y la clase (percha, pizarra, etc.) y 9 objetos de la cocina.

Sesión 4 (14-11-13): 12 nuevos animales, más partes y muebles de la casa (techo, cortinas, etc.), algunas acciones relacionadas con ese léxico (encender/ apagar, abrir/ cerrar, etc.), 8 preposiciones. Practicamos acciones que sabemos con animales de plástico, juguetes de cocina, una casita de muñecas y los muñecos de tela, tipo “pon el pez en el plato”, “mete la cuchara en el vaso”, “la araña está corriendo”, “el gato está durmiendo dentro de la casa”, etc. Situación 4: qué decir cuando alguien estornuda. Situación 5: preguntar la hora.

Sesión 5 (15-11-13): 17 partes del cuerpo humano, más 14 partes de la cara, los posesivos correspondientes a los 10 pronombres, 12 partes del cuerpo de los animales y las relaciones familiares (padre, madre, etc.).

Después de esta sesión me entra la primera “depre”, sé decir “pezuña de vaca” y “pezuña de caballo”, que en amariña son dos palabras diferentes, “hocico” y “pluma” y todavía no sé decir cómo me llamo o de dónde soy. El método de Thomson está basado en los estudios de S.D. Krashen (1985, 1987) que considera que la adquisición de lenguas es un proceso inconsciente, a diferencia del aprendizaje (por ejemplo, de la gramática, de reconocer estructuras o distinguir fonemas), que es consciente. Krashen cree que adquirimos la habilidad al estar expuestos a gran cantidad de input (lengua) que entendemos. Habrá que confiar en el método.

Sesión 6 (18-11-13): Nuevas acciones en imperativo (ver, tocar, lavar, etc.), aprendemos cómo se forma el plural de los sustantivos, todos los colores y el nombre de ¡36 frutas y verduras!

Nueva depre. Algunas estrategias de comprensión auditiva que aplico para retener tanto vocabulario empiezan a fallarme, hay un montón de palabras que me suenan igual: watet (leche) – wat (tragar) – wet (salsa), habab (sandía) – ebab (serpiente), ayat (abuelo) – ait (ratón)… Cuando llego a casa no puedo resistirlo y empiezo a copiar algunas palabras usando el AFI.

Sesión 7 (19-11-13). 10 acciones (recortar, pintar, preparar, jugar, etc.) y 35 nombres de ropa diferentes. Situación 6: interrumpir una conversación.

Por la noche no desconecto, mi cerebro sigue repitiendo palabras… ¿cuándo llega el fin de semana? Estoy agotada.

Sesión 8 (20-11-13). Más ropa de cama y verbos relacionados (vestirse, desvestirse, etc.), 14 acciones nuevas (escuchar, leer, girarse, despertarse, etc.) y ¡25 emociones y sentimientos! correspondientes a 25 dibujos mostrando los estados de ánimo (dormido, cansado, etc.). La profesora lo graba en masculino y femenino y añade verbos “sé feliz”, “no te preocupes”, etc.

Depre total, esto me parece imposible de aprender: tedesete-contento, tanadede-enfadado, tagereme-sorprendido, techenege-preocupado, etc. Todo me suena igual. He leído algunos artículos sobre motivación a la hora de aprender lenguas (hay amplia bibliografía sobre el tema). A pesar de estar bastante motivada (mi motivación es más bien integradora que instrumental, para cumplir un objetivo), quiero abandonar después de esta sesión. Aprender una lengua es difícil, es doloroso, requiere esfuerzo y tiempo y hoy siento que no tengo aptitudes (me suena todo igual, me encanta la gramática y con este enfoque metodológico todavía no sé cómo se construye una frase…).

Esa noche me voy a la cama sin escuchar la grabación, me veo incapaz de aprender todas esas palabras. Desde el 11 de noviembre no he leído el periódico, ni he mirado mi Feedly, ni FB, ni Twitter…, ya no digamos leer un libro, ir a clases de yoga, jugar a la brisca con mis hijos… ¿Dejo el amariña? Luis me anima, ¡tú puedes!

Sesión 9 (21-11-13). Se practican las emociones con los dibujos + los pronombres posesivos y las relaciones familiares: “la niña tiene hambre y su padre está enfadado”, “el niño está enfermo y su madre está preocupada”, etc. Nuevos modos de preguntar (¿qué hace el niño?, ¿quién es?, ¿qué es eso?, etc.) y situaciones comunicativas (no oigo bien, no entiendo, puede repetir, etc.).

Por fin, algo práctico, esto lo doy yo el primer día de mis clases de ELE 🙂

Sesión 10 (22-11-13). Nuevos verbos (golpear, pensar, etc.) y números del 1 al 100. Nacionalidades, de dónde eres, cómo te llamas y 32 nuevas palabras sobre elementos naturales (mar, desierto, montaña, bosque, etc.).

Todo es pan comido comparado con las emociones y, por fin, es viernes. Tedesechi! (be happy, para tú femenino, anchi).

Sesión 11 y 12 (25 y 26-11-13). Hemos terminado con toda la fase 1. Trabajamos las palabras difíciles (sonidos similares), repasamos las emociones que nos han costado a todas y nos dan un papel con el iceberg donde vamos a clasificar todas las palabras aprendidas (¡480!). La profesora lee el listado y nosotras marcamos en qué punto se encuentran: palabras que entiendo cuando las escucho contextualizadas, palabras que reconozco pero no entiendo, palabras que entiendo fuera de contexto, palabras que solo entiendo con la ayuda del contexto, etc. Aprendemos a conjugar los verbos ser y tener.

Estoy realmente sorprendida de cuántas palabras soy capaz de entender e incluso de producir. De camino a casa empiezo a nombrar todo lo que veo (coches, árboles, edificios, bebidas, perro, gato, ventana, puerta…), no paro en diez minutos y dejo perplejo a Thomas. Llego a casa y sigo delante de mis hijos (mantel, cortinas, taza, colador, naranja, etc.), ¡esta madre nuestra está como una cabra! (tas·rake·rakemessy, ene rabeñ-tengo hambre, etc.)

Sesión 13 (25-11-13). Me paso toda la mañana (4 horas) volviendo a escuchar todas las audiciones, conozco más de un 60 por ciento de palabras de memoria y soy capaz de decirlas y pronunciarlas (¡la gente me entiende!), otro 35 por ciento las reconozco cuando las escucho y puedo señalarlas en el contexto (dibujos temáticos), el resto, 10 por ciento, las reconozco pero no entiendo qué significan al oírlas descontextualizadas. El examen es con las dos profesoras y dura unos 15 minutos, me parece fácil. En la mesa hay desplegados un montón de los objetos que utilizamos cada día, además de los muñecos y la casita de muñecas, te piden hacer cosas tipo “ve a la pizarra y escribe el número 8”, “coge la tetera y sirve el café en la taza”, “la vaca va corriendo hacia la puerta”, etc.

Todas pasamos el examen, una de las chicas tiene que recuperar dos sesiones antes de pasar a la fase 2. Jugamos al juego de las cartas y las parejas mencionando el objeto que cogemos y practicando “tengo un tomate”, “tengo dos vacas, etc.”. Situación 7: pedir disculpas.

¡A partir de mañana ya podemos hablar en clase! 🙂

Anuncios

3 thoughts on “50 horas de amariña: Growing Participator Approach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s