Las aldeas de los Beta Israel, judíos etíopes

Wolleka es una pequeña aldea a unos 4 km de Gondar donde vive una pequeña comunidad de judíos y judíos conversos al cristianismo (falash mura). Alrededor del lago Tana, en la región Amara, y en Tigrey había más de 500 pueblos de judíos etíopes (Bete Israel o falasha) en los que también vivían cristianos y musulmanes, pero la mayoría se establecieron en Israel en los años 80 y 90. En Wolleka se dedican a la venta de figuritas y objetos de barro decorados con la estrella de David y el León de Judá. Hay varias casas decoradas con unas pinturas muy sencillas con la estrella de David y una sinagoga llamada “lugar de rezo” (masjid) o “casa sagrada” (bet maqds). La verdad es que la comunidad no se organiza muy bien y las niñas pelean entre ellas para vender sus artesanías.

Los judíos que en el siglo XV no se convirtieron al cristianismo fueron despojados de sus tierras, por eso la gente les llamaba “errantes” o “sin tierra” (falasha en amariña), aunque, obviamente, ellos prefieren la denominación Casa de Israel (Bete Israel). Wolleka deriva de la palabra amariña “afuera” (wolek); parece que esto es lo que les dijo el emperador Fasilidas cuando le preguntaron dónde debían asentarse.

La procedencia de los judíos etíopes todavía no se conoce, pero es muy antigua. La tradición cuenta que descienden del hijo de la reina de Saba y el rey Salomón o bien de aquellos judíos que se exiliaron a Egipto cuando los babilonios destruyeron el Templo de Israel y huyeron de allí hacia Yemen, Sudán, Etiopía – Eritrea y Arabia en tiempos de Cleopatra (39 – 31 a.C.). Los Beta Israel se consideran descendientes de la tribu de Dan como Sansón. Hay estudios científicos recientes que estudian su ADN para saber su “verdadero” origen (٩(×̯×)۶).

Según la leyenda etíope, entre los siglos IX y XII fue su época de esplendor, algunos viajeros como Marco Polo o Benjamín de Tudela hablan en sus libros de viajes de un reino judío de pastoralistas que podría localizarse en Sudán o Etiopía.

Los judíos etíopes se refieren a su fe como “religión” (haymanot), no como “judaísmo”. Antiguamente hablaban qwara y kayla, lenguas de origen agaw, ahora hablan amariña y tigriña, ambas lenguas semíticas. Su lengua litúrgica es geez igual que para los cristianos ortodoxos etíopes. Los que emigraron a Israel han aprendido hebreo. No conocían la ley del Talmud, su Torá era el Antiguo Testamento (los Cinco Libros de Moisés y los libros de Josué, los Jueces y Ruth, el resto de la Biblia tiene menos importancia y el Libro de las Lamentaciones no es parte de su canon) en lengua geez. Tampoco conocían la figura del rabino, sus sacerdotes se llaman kahenat, nombre que empleaban los antiguos sacerdotes en la época de Moisés.

Un tercio de la comunidad judía murió en las hambrunas que devastaron el país en los años 80. Entre 1965 y 1975 algunos judíos etíopes emigraron ilegalmente a Israel. Por ser una comunidad pretalmúdica se les negó primero su derecho a regresar, pero luego se organizaron operaciones de reasentamiento (operación Moisés, 1984 – 1985 y operación Salomón, 1991) de los Beta Israel y más tarde de los los Falash Mura, que obtenían la ciudadanía si se acogían al judaísmo ortodoxo. Unos cien mil judíos etíopes viven ahora en Israel.

La película franco-israelí Vete y vive (Va, vis et deviens, 2005), dirigida por el rumano Radu Mihaileanu, cuenta la historia de un cristiano etíope a quien su madre hace pasar por judío para emigrar a Israel y escapar de la pobreza.

Anuncios

One thought on “Las aldeas de los Beta Israel, judíos etíopes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s