Stone Town, Zanzíbar, Tanzania

Zanzíbar es uno de los lugares que más me apetecía visitar desde que llegamos a África y se lo recomiendo a todo el mundo. Aquí encuentras la típica playa de postal con aguas azul turquesas y arena blanca, pero hay mucho más. Hemos pasado unos días muy agradables en la playa de Ngunwi y otros en Stone Town, también conocida como Mji Mkongwe (“Ciudad Vieja” en swahili), que es la parte vieja de Zanzibar City, la ciudad principal de la isla de Zanzíbar, Patrimonio Nacional de la UNESCO, con más de dos mil edificios protegidos.

Puedes pasar días caminando en Stone Town y perderte entre las callejuelas estrechas, concurridas por motos y bicicletas tocando el timbre a toda hora y llenas de sorpresas, aunque seguramente no por mucho tiempo porque siempre acabas en el mar. A veces parece que estás en La Habana Vieja, en Eshawira o en Banda Aceh. En sus calles hay mezquitas y escuelas coránicas con niños y niñas recitando el Corán, gente reunida en los bancos de piedra (baraza) típicos de la arquitectura de la isla, caserones con grandes barandas (muchos convertidos en hoteles), cafeterías que huelen a especias, viviendas de estilo árabe con patios para combatir el calor húmedo tropical y de influencia india con balcones decorados, bazares, galerías de pinturas y artesanías y boutiques modernas con todo tipo de ropa y decoraciones. Muchos edificios tienen preciosas puertas de madera tallada con motivos geométricos o florales y frases del Corán.

La Casa de las Maravillas (Beit el-Ajaib, House of Wonders), llamada así porque era la única en toda la isla que tenía luz y agua, es uno de los edificios más imponentes. Fue construida en 1883 por el sultán Barghash como un palacio ceremonial, luego bombardeada por los británicos y restaurada por el sultán Hamoud a principios del siglo XX, que usó la planta de arriba como residencia. Hoy es un museo de la cultura swahili del siglo XIX, pero está cerrado al público por restauración. Nosotros nos colamos unos minutos y pudimos ver un enorme mtepe, el barco tradicional de madera, construido sin clavos, con fibras de coco y lanas. Al lado de la Casa de las Maravillas, se encuentra otro bonito edificio, Beit el-Sahel, residencia del Sultán hasta 1964, y se levanta el Antiguo Fuerte, construido en 1700 por los árabes omaníes para defenderse de los portugueses.

Los Jardines de Forodhani entre el Fuerte y el mar se llenan de puestos de comida (pinchos, jugos, brochetas de pescado y mariscos) y gente al atardecer, algunos vendedores ofrecen cestos de especias como suvenir, los hay especialmente pesados (¡hakuna matata!).

El Antiguo Dispensario es un icono de la arquitectura multicultural zanzibarí, construido a principios de siglo por un rico mercader indio y restaurado hace unos años por la Fundación Aga Khan, actualmente es el Centro Cultural de Stone Town. Recuerda a las casas de indianos construidas en la costa del Cantábrico.

La catedral anglicana fue la primera de África del este, construida sobre el antiguo mercado de esclavos. Se visitan las dos únicas celdas que se conservan bajo el hostal Santa Mónica, pegado a la catedral. Es un espacio frío y sobrecogedor donde no cuesta imaginarse a los esclavos hacinados antes de venderlos a los negreros. Cada año pasaban por aquí entre 40.000 y 50.000 personas traídas del continente. Un monumento conmemora su sufrimiento fuera de la catedral.

La Catedral de San José, católica, fue construida en 1898. Si no levantas la mirada casi no te das cuenta de su existencia, está encajonada entre calles donde abundan las galerías de arte con pinturas tinga tinga (estilo batik).

Hay muchas mezquitas en la ciudad, la más antigua es Msikiti wa Balnara, construida en 1831 y ampliada en 1841 y de nuevo en 1890. Tiene un sencillo minarete encalado de blanco con forma cónica.

El Mercado de Daranjani es el típico africano con un edificio semicerrado donde venden la carne y el pescado (sin hielo ni vitrinas asépticas) y un montón de puestos alrededor donde puedes comprar fruta, verdura, especias (para eso estás en la Isla de las Especias, que huele a vainilla, clavo, canela o cardamomo, según dicen todos los folletos turísticos), ropa y otros productos.

Al lado del Hotel Tembo, están los apartamentos donde nació Farrokh Bulsara, conocido por todos nosotros como Freddie Mercury, el cantante de Queen, el 5 de septiembre de 1946, cuando Zanzíbar era un protectorado británico. Sus padres, Bomi y Jer Bulsara, eran parsis de Gujarat, entonces parte de la provincia de Bombay en la India colonial. Su padre era un oficial del gobierno británico y fue trasladado a Zanzíbar. Cuando Mercury cumplió 7 años, sus padres lo enviaron a estudiar a un internado en Panchgani, cerca de Bombay, y allí empezó sus primeras clases de piano. Durante la Revolución de Zanzíbar, mataron a muchos árabes e indios y la familia de Mercury emigró a Inglaterra. Desde Bombay Mercury se reunió con su familia, estudió arte y diseño gráfico en una universidad londinense y entró a formar parte de varias bandas hasta que, en 1970, conoció al guitarrista Brian May y al batería Roger Taylor y juntos formaron Queen. Muchos zanzibaríes no conocen a Freddie Mercury o no están orgullosos de él, quizás porque era homosexual o se consideraba británico o era origen indio. A mí me hizo mucha ilusión dormir en su casa (ahora convertida en cómodo apartamento que pertenece al Hotel Tembo).

Un poco de historia de Zanzíbar

A pesar del modesto tamaño de la isla de Zanzíbar (87 km de largo y 37 en su parte más ancha) ha tenido una importancia considerable en la historia de África oriental. Su belleza y potencial han atraído a exploradores, comerciantes y conquistadores persas, árabes, indios y europeos desde hace unos dos mil años.

En la Antigüedad la visitaron egipcios, sumerios, fenicios, griegos y romanos, que navegaban por el Mar Rojo y bajaban a la costa africana buscando oro, ébano y otros productos animales.

Durante los siglos III y IV llegaron otros migrantes como los bantúes (Camerún actual) a la costa africana y se establecieron en ciudades como Kilwa, Lamu y Mombasa en el continente y Unguja Ukuu en la isla de Zanzíbar. Los nuevos habitantes comerciaban con los árabes exportando marfil, cuerno de rinoceronte, carey y aceite de palma e importando herramientas, armas, vino y trigo. Los árabes llevaban estos mismos productos hacia la India por mar, favorecidos por los vientos monzones que soplan entre marzo y septiembre, y se traían de vuelta telas, cuentas y porcelana de la China (vía India) entre noviembre y febrero.
Los mercaderes árabes llamaron a la isla Zanzíbar, que significa “tierra de gente negra” (zinj viene del persa zang que significa “negro” y barr es “tierra” en árabe).

Entre los siglos VII y IX muchos de los comerciantes árabes se establecieron en la isla y otras ciudades de la costa keniata, alguno de ellos fue quizás Simbad, el marino de Las mil y una noches.

Los descendientes de los bantúes desarrollaron una lengua y cultura conocida como swahili. Su lengua, kiswahili, de origen bantú, tiene muchas palabras árabes (el nombre de la lengua proviene de sahil, que quiere decir “de la costa”) y también del persa, como muchos términos náuticos. Es la lengua en la que decimos “hakuna matata”. Los swahili adoptaron muchas costumbres árabes, especialmente la religión.

Los marineros de Java y Sumatra también viajaron hacia la costa este africana entre los siglo VII y XIX e introdujeron los cocos y las bananas.

A mediados del siglo XV los portugueses mandaron exploradores (Bartolome Días y Pedro da Covilha en 1487 y Vasco de Gama en 1497) a la costa africana buscando una ruta marítima hacia el este así como el reino cristiano del legendario Preste Juan de Abisinia. Desde el nacimiento del imperio otomano en 1487 todos los productos orientales, incluidas las valiosas especias, llegaban a Portugal a través de comerciantes musulmanes, potencialmente hostiles. En 1505 los portugueses tomaron Mombasa y en 1506, Pemba para asegurarse el comercio.  En 1525 controlaban toda la costa Este africana desde Lamu (Kenia) a Sofala (Mozambique)En 1560 los portugueses construyeron una iglesia y un mercado en la península oeste de Unguja (ahora Stone Town) y varios fuertes para protegerse (Chake Chake en Pemba y Fort Jesus en Mombasa). Las construcciones no sirvieron de mucho y los omaníes se hicieron con el gobierno de la isla 1698. Desde entonces formó parte del reino omaní junto a la zona de costa que va desde Mogadiscio, en Somalia, hasta Cabo Delgado, en Mozambique, y todas las islas cercanas.

Zanzíbar era cada vez más próspera gracias al lucrativo comercio de esclavos (iniciado a finales del siglo XVIII por los franceses y portugueses y continuado por los árabes) y especias y en 1840 el sultán Said de Omán trasladó su corte de Muscat a Zanzíbar. Cuando murió el sultán, el reino se dividió entre sus hijos y quedaron separadas Omán y Zanzíbar.

En 1888, la presión de los ingleses acabó con el tráfico de esclavos en la isla. En el reparto de colonias africanas del este entre alemanes y británicos, Zanzíbar quedó como un protectorado británico (1890). Los exploradores europeos como Livingstone y Stanley empezaron sus expediciones al interior de África desde Zanzíbar.

En 1963 Zanzíbar obtuvo la independencia y pasó a formar parte de la Commonwealth. En 1964 el sultán y su gobierno fueron expulsados en una revolución apoyada por Dar es Salaam. En el mismo año Zanzíbar y el nuevo país independiente Tanganyka se unieron para formar la República Unida de Tanzania.

Zanzíbar tiene un estado semi autónomo en Tanzania, tiene su propio parlamento que es elegido cada 5 años. El presidente de Zanzíbar es también vicepresidente de Tanzania.

Hoy vive del turismo (medio millón en 2013), la pesca y la agricultura (especialmente la producción de clavo y coco).

Bibliografía: Chris & Susana McIntyre. Zanzibar. Pemba. Mafia.The Bradt Travel Guide. 2006

Anuncios

3 thoughts on “Stone Town, Zanzíbar, Tanzania

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s