Doce recuerdos del paisito

Hace un año dejamos América rumbo a África.

Hay momentos en que una hace balance y se emociona con las cosas hermosas que ha vivido.

Ahí van una docena de mis recuerdos de El Salvador, un pequeño gran país  (por si alguien se asoma por allí y no se lo quiere perder ).

1. Se echa de menos a los amigos (salvadoreños y cheles) tomando una Pilsener o una Golden en cualquier lugar.

Los salvadoreños son gente amable de verdad.

2. La playa. Fíjese que en Etiopía no tenemos ): Nuestro lugar favorito para pasar el domingo: Sol Bohemio, La Libertad. A 45 minutos de casa para ir y a hora y media para regresar en esos días que todos los salvadoreños van al mar.

3. La lengua. No es solo porque aquí hablamos en inglés, es esa forma tan particular de hablar que ya hemos hecho un poco nuestra, nuestros hijos salieron del país voseando y nosotros abundamos en palabras y expresiones caliches: chambre, colocho, chinear, ni modo, quiero ver, primero Dios, le voy a quedar mal, aquí nomasito, qué relajo, la cosa se puso yuca, me dio atol con el dedo, etc.

Algo que no podemos evitar los filólogos, fijarnos en las faltas de ortografía. Colecciono este tipo de carteles (deformación profesional). Foto: eaTropía
Algo que no podemos evitar los filólogos, fijarnos en las faltas de ortografía. Colecciono este tipo de carteles (deformación profesional). Foto: eaTropía

4. El clima. Creo que nunca vamos a vivir en un lugar con un clima tan agradable como el de San Salvador, ni caliente ni frío. Comíamos y cenábamos en la terraza ¡todo el año!

5. Las distancias cortas. Eso de tener un país pequeño tiene sus ventajas, si manejás más de tres horas ya te salís del mapa, así que mar y montaña al alcance del fin de semana. Y bien que lo hemos aprovechado.

Los lugares históricos:

Volcanes y fumarolas:

Lagos y parajes naturales: La mejor sorpresa, El Parque Nacional El Imposible, un lugar que todos los salvadoreños adoran, pero que pocos conocen.

Preciosas iglesias:

Ruinas mayas:

6. San Salvador. Al final una hace suya la ciudad donde ha estado viviendo cuatro años y medio. Si la quieres conocer de verdad, recomiendo Toony Tours, el mejor guía del centro de la capital.

7. La pupusa. Cuando estás allí te gustaría probar otras cosas, pero realmente están muy buenas y se echan de menos. Las mejores, las de loroco de doña Delia, en mi propia casa. Echamos de menos el pescado y el marisco, nuestras visitas al Puerto de la Libertad para venirnos a casa con la hielera llena de calamares, camarones, bocascolorás, etc. El mejor restaurante de El Salvador: El chiringuito de Clemente “el ostrero” en la Playa del Jagüey, La Unión.

8. La hamaca, maravilloso invento incorporado al resto de nuestras vidas.

9. El arte de los salvadoreños, que está por todas partes, pero sobre todo en las pequeñas cosas.

10. Las fiestas y los cuentistas de Panchimalco:

11. La huella de San Romero de América:

12. Y otros pequeños detalles…

Maquilishuat (Tabebuia rosea ), el árbol nacional. Foto: eaTropía
Maquilishuat (Tabebuia rosea ), el árbol nacional. Foto: eaTropía

Salú!

Anuncios

6 thoughts on “Doce recuerdos del paisito

  1. Gracias por tan bella descripción de nuestro país.
    Nosotros nos sentimos muy felices de vivir aquí, pero al leer hace que valoremos más lo que tenemos.
    Gracias un fuerte abrazo a todos.

  2. Muy descritpivo y rea,l Roser. Yo estoy feliz en DC porque aqui consigo Pilsener, pupusas y muchos productos salvadorenos; tambien eschucho el acento a menudo, pero a casi dos años de haber salido de El Salvador, lo extrañamos como el primer día!

  3. Gracias mi querida Roser! Tus descripciones hacia mi querido pais me sacaron una sonrisa de mi boca. Cada vez me dan mas ganas de regresar a mi pulgarcito de Pais “El Salvador” :).

    Jeannette

  4. Que buenísima descripción, capta perfectamente la esencia de este paisito, tan pequeño y tan grande! Me encanta! Gracias.
    Se os echa de menos! Besotes

  5. Gracias por haber hecho este pequeño país tu país. La verdad es que somos únicos, y no valora uno por veces su terruño como otros lo hacen. Y que decir de nuestra gente; de la más humilde a la más “copetuda”, siempre se siente orgullosa de este pulgarcito. Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s