“Sweetness in the belly”, novela de Camilla Gibb

Lili es la protagonista de la novela Sweetness in the belly, Mariposas en el estómago (el libro no está traducido al español), hija de unos hippies, que se queda huérfana en Marruecos y se cría con un maestro sufí en el santuario dedicado al primer almuecín del islam, el abisinio Bilal al Habash. Llega como peregrina a la ciudad amurallada de Harar, en el norte de Etiopía, en un coche que le pone el emperador Haile Selassie, amigo de su tutor Muhammed Bruce Mahmoud, un inglés converso al islam. A pesar de que lleva una vida dura y austera es muy  feliz enseñando a los niños a recitar el Corán y enamorándose de Aziz, un médico idealista de origen sudanés.

El libro tiene mucho de etnografía (la escritora estudió antropología e hizo su doctorado en Oxford tras unos años de investigación en Etiopía), es un texto que muestra la interculturalidad de manera explícita, presenta al Otro, dándole a conocer y permitiendo que el lector se familiarice con él. Un texto literario que ocupa ese tercer espacio donde, según  Ana Gonçalves Matos [1], se deconstruyen las nociones de “identidad”, “diferencia” y “cultura”. Desvela la vida íntima de las mujeres musulmanas hararíes, sus ritos y costumbres. Habla de la ablación, del mal de ojo (buda), de la cuarentena después del parto (ulma), del entierro de la placenta, de malos espíritus (p. 330), etc. Se aleja de los estereotipos orientalistas del explorador Richard Burton sobre el islam (p.170) y presenta el camino sufí como consensuado, reconciliador, un apoyo incondicional en su vida.

La narrativa alterna periodos en Etiopía durante esos años dramáticos tras el asesinato del Emperador en 1974 y los que ella pasa en su “exilio” londinense, trabajando como enfermera y tratando de ubicar y ayudar a los refugiados etíopes que llegan huyendo del Terror Rojo del dictador Mengistu, lejos de “su familia” (de sus mujeres adoptivas) y todos aquellos a quienes ama. Yusuf, el marido de su amiga y compañera de piso, Amira, describe la Etiopía de esos años como un infierno: guerra, persecución, genocidio, dictadura, tortura y hambrunas.

Es una historia de amor y de amistad, de encuentros y de pérdidas y una reflexión sobre el sentido de pertenecer a un lugar. Lili es una mujer sin hogar, sin país y sin familia. Es una farenyi o extranjera en Harar, pero más devota del islam que ninguno de sus vecinos. En Inglaterra es “una mujer blanca con una lengua semítica y un acento peculiar”  (p. 15). Aziz es un negro entre los hararíes, que solo miran hacia el Este, no a África.  Yusuf no encuentra cómo superar su trauma en una ciudad de cemento y moho. Amira lleva a sus hijos al zoo del parque Regent para mostrarles los lagartos y las jirafas, mientras que otros refugiados sueñan con montañas, hienas y ríos (p. 29) y acumulan pequeños electródomésticos que no sacan de sus cajas para poder disfrutarlos algún día en su regreso a Etiopía, “flotan en el mito del retorno” (p.30).

“Recuerdo sentirme como una galla (= oromo) cuando llegué, incivilizada en las formas del lugar; como una falasha, una exiliada, una sin tierra, pisando suelo extraño, andando de puntillas para no dejar huella” ( p. 191)

“Nómadas, solía llamarnos mi padre, aunque nuestra migración no estaba justificada por ningún cambio de estación. Yo nací en Yugoslavia, me dieron pecho en Ucrania, empecé a tomar sólidos en Córcega, me quitaron los pañales en Sicilia y empecé a caminar cuando llegamos al Algarve. Cuando me encontraba cómoda hablando francés nos fuimos a España. Cuando conseguía tener una nueva mejor amiga, el mundo estaba lleno de extraños otra vez. Hasta llegar a África la vida era una serie de conversaciones inacabadas, apegos rotos en el momento que empezaban.

Había un lema familiar: “Echas raíces en un sitio y empiezan a crecer.”

Lili le preguntaba si era tan malo echar raíces “Es que hace el paso entre lugares más doloroso. Es todo sobre el viaje. No quieres estropear el viaje echando de menos lo que dejas y preocupándote por dónde vas a ir” (p. 9-10).

Por aquí andamos, echando raíces…

 Sweetness in the Belly by Camilla Gibb, 2005. Penguin Books

 

[1] Gonçalves Matos (2012). Literary Texts and Intercultural Learning. Exploring New Directions, Intercultural Studies and Foreign Language Learning, 9. Oxford: Peter Lang. Págs. 18-20.

Anuncios

6 thoughts on ““Sweetness in the belly”, novela de Camilla Gibb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s