De turismo en Yibuti

Aprovechando unos días de vacaciones (el jueves 24 fue Eid al Adha  y el lunes 28 Meskel) hemos estado en Yibuti para visitar a unos amigos. Lo primero que te llama la atención nada más bajar del avión es el calor sofocante, todavía muy fuerte en esta época del año, y la fuerte presencia militar (hay más de 7.000 soldados extranjeros). Yibuti no es un país turístico, aunque tiene paisajes únicos y un fondo marino excepcional.

Yibuti fue parte del reino de Axum (siglo I – IV). Los comerciantes árabes introdujeron el islam a principios del siglo IX. En el siglo XIX, los franceses hicieron tratos con los sultanes afar de Obock y Tayura (Tadjoura) y se instalaron en la zona, creando la Somalia francesa (Côte française des Somalis). Después de la II Guerra Mundial, los somalíes issa se manifestaron a favor de la reunificación de Somalia, repartida entre británicos, franceses e italianos, pero los afar apoyaron a Francia y, tras un polémico referéndum, se creó el ‘Territorio francés de los Afars y de los Issas’ (1967). Diez años más tarde la República de Yibuti obtuvo la independencia. Hoy es un país que no llega al millón de habitantes, el 60% son somalíes issas, que viven especialmenteen el sur, y el 35% afars, ubicados en el norte, el resto árabes y europeos. Los dos grupos étnicos son musulmanes.

La capital es una ciudad portuaria que empezó a construirse en 1888. Todavía mantiene muchos de los edificios de la administración colonial. Alrededor de la plaza Ménélik hay unas cuantas casas encaladas y soportales estilo moruno y europeo con tiendas, cafeterías y zumerías. Muy cerca está la plaza Mahmoud Harbi (antes llamada Rimbaud) con la mezquita Hamoudi y su minarete lechado. Alrededor varios mercaditos (en Les Caisses hay puestos de artesanía africana y alguno con los típicos fiddima, tapices de paja tejidos por las mujeres afar) y calles comerciales donde también abundan los mabraz, establecimientos  para mascar qat. El chat, que llega diariamente desde Etiopía antes de mediodía, forma parte de la cultura de Yibuti. La mayoría de los hombres y un 10% de las mujeres están enganchados a esta droga blanda consumida mientras charlan con amigos.

Me encantan los carteles que pintan en las puertas de las tiendas anunciando lo que venden.

Pasamos por la catedral católica, la iglesia ortodoxa etíope, el palacio presidencial y la estación de tren que unía Yibuti con Dire Dawa y que tanto ha contribuído al desarrollo comercial del Cuerno de África.

El puerto es inmenso aunque solo se ven las grúas y los miles de contenedores de diferentes colores. El puerto pesquero es chiquito y hay una lonja donde compramos pescado para traernos a Adis: pez espada, caballa, mero, doradas…. Hay mucho ajetreo y trasiego de barcas y marineros. Muchos chinos comprando langostas gigantes y algunas mujeres francesas, esposas de los militares, esperando pacientemente a que les toque su turno.

En la misma ciudad hay un par de playas muy concurridas donde la gente va a bañarse, a comer, a rezar, a jugar al fútbol… Nos bañamos en la que queda al lado del lujoso hotel Kempinski, pero el agua está algo estancada por las escolleras y parece una sopa.

El día siguiente tomamos una barca para pasar unas horas en las islas Moucha y Maskali, a unos 20 minutos navegando de la capital. Un lugar donde puedes caminar entre manglares y bañarte en aguas cristalinas, playas de arena blanca de postal, como en Nungwi, Zanzíbar, pero  prácticamente vírgenes.

Impone, a la salida del puerto, ver los grandes buques portacontenedores, las grúas flotantes, remolques, fragatas de guerra con bandera americana, francesa, italiana… De repente una toma conciencia de lo pequeñita que es y del lugar donde se encuentra…

Por la noche, cena en el restaurante yemení Moukbasa National, un lugar con decoración un poco kitsch (paredes rosa palo con molduras de escayola color pastel y decoraciones de La Meca), pero muy auténtico y con un excelente pescado. Lo cocinan al horno de barro, similar al tandoor indio, y le ponen especias muy parecidas al machili tikka. Lo sirven con un pan que parece nan y dos salsas, una verde picante a base de chiles y otra roja, tipo gazpacho andaluz. Por un momento era como si estuviera en Orisa o en Calcuta (faltaba la Kingfisher ;)). De postre, una especie de crepe relleno de plátano y un pan tipo paratha india deshecha y mezclado también con plátano y dátiles machacados, ¡delicioso! 

Lo que más me ha gustado de Yibuti ha sido el viaje al golfo de Tayura o Tadjoura (4 horas en coche desde Yibuti). El paisaje es espectacular, una planicie desértica de origen volcánico que parece un paisaje lunar. En Tayura dormimos al raso en un campamento básico al lado del mar, lo lleva Hassan, un tipo muy simpático y parlanchín que también cocina pescado y alquila su lancha. El día siguiente nos pusimos las gafas y el tubo y unas camisetas para protegernos del sol y fuimos nadando y buceando por tres horas hasta la Playa de Arenas Blancas (Plage des Sebles Blancs, 7 km al este de Tadjoura), el mejor snorkel en años: corales, peces de todos los colores, rayas, tortugas y delfines, una preciosidad.

De camino a Yibuti nos tomamos un café en la terraza del hotel Le Golfe, al lado de otro hotel-restaurante, Le Corto Maltese, decorado con dibujos del cómic de Pratt. Y de ahí al Lac Assal, a 100 km. de la capital, la mayor atracción turística de Yibuti. Un lago a 155 metros bajo el nivel del mar, formado en el cráter de un volcán y rodeado por volcanes “durmientes”. El agua color azul turquesa alcanza en algunos lugares 60 metros de profundidad, aunque en la mayor parte no cubre más de medio metro. La sal ha sido extraída por los nómadas afar desde hace siglos y la transportaban hacia Etiopía en sus caravanas de camellos.

Habrá que volver para ver a les amis, dormir à la belle étoile, bucear con los tiburones ballena y volver a llenar la nevera de poisonJ’adore! Oh la la!

http://www.paquet.li/bd/catalogue/243-fierte-de-fer
“Fierté de Fer. Carnet de voyage sur le train Djibouto-éthiopien” Joël Alessandra et al.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s