Un año de mi blog eaTropía

Empecé de bloguera por una tarea de un curso de formación de profesores de ELE sobre competencia digital que hice online en el Instituto Cervantes hace unos tres años; luego me animé con otro de cocina en el que apenas publiqué seis entradas. Al llegar a Etiopía, uní los dos blogs en este, eat (khana) – tropía (katha), que he mantenido por tres disfrutadas razones: La primera y principal es porque me gusta escribir; la segunda es porque aprendo escribiendo (cuando reflexionas sobre algo, buscas datos, lees otros blogs o libros, estás aprendiendo) y la tercera, porque me da mucha satisfacción que la gente me lea. Las más de quince mil personas que han leído mis entradas a lo largo de este año y algunas, además, se han tomado la molestia de dejar algún comentario o compartir mi entrada me han hecho muy feliz.

Antes de tener el blog siempre había publicado, que no escrito, con un propósito académico: mi tesis, la memoria de licenciatura, algunos artículos y libros “de encargo”. No voy a decir que eso no da satisfacciones y sobre todo aprendizaje, la tesis lo que más, pero desde que escribo en el blog de lo que me apetece y cuando me apetece, sin ningún editor más que yo misma, para que me lean quienes quieran y sin el rigor científico que requieren los trabajos académicos, he de decir que me gusta, me gusta mucho, no sé si decir que me gusta más. Quizás el blog tiene el esfuerzo de la constancia que una misma se impone, de estar ahí. Hay quien publica entradas diarias, semanales etc., yo no me autoimpongo ninguno de estos plazos. Por lo general, un blog suele tener una temática para que la gente “del mundillo” te siga, para intercambiar opiniones, aprender unos de otros, compartir materiales, debatir, etc. El mío es una bitácora personal. Lo leen mis amigos cuando pongo la entrada en FB y gente que lo descubre a través de los buscadores. He publicado a lo largo de este año sobre los viajes y lugares que hemos visitado en y desde Etiopía, mis trabajos de clase en el curso del INTEF, mis progresos con el aprendizaje del amariña, una reseña literaria, algo de cocina etíope, etc. A lo largo del año mis tres entradas más leídas han sido:

1) Una clase ELE por Skype;

2) La gigantona de León. Tradición oral y política nicaragüense; y

3) Sopa de güisquil, cada una de un tema diferente.

¿Cómo suscribirse a un blog?

Mucha gente opta por el correo electrónico. Es una manera de asegurarse de que no te vas a perder ninguna entrada, pero quizás te resulte demasiado “invasivo” si los autores publican muy a menudo y te suscribes a muchos blogs. Otra forma es seguir al autor del blog en Twitter o en otras redes sociales. En mi opinión, lo mejor es un lector de RSS como por ejemplo Feedly, el sustituto de Reader (ambos de Google), una herramienta que te permite estar suscrita a todas las páginas que te interesan sin perderte ninguna de sus actualizaciones. En Feedly clasificas las suscripciones por areas temáticas de manera que cuando abres la carpeta te muestra un sumario o índice con los contenidos y noticias que se han publicado en esas webs.  Es como un periódico personal, a veces solo lees el titular y otras entras en la noticia, y te ayuda a curar contenidos.

Algunos de mis blogs favoritos son  África no es un país, un blog con muchas noticias del continente con un enfoque positivo (a veces ya es bastante cruda la realidad como para que además la presenten algunos medios de comunicación llena de topicazos sin fundamento); Literafrica, un “must” sobre literatura y sobre África; Mamá Etiopía, Etiopía tratada con el cariño que se merece;  Autores de Centroamérica, curado con excelente criterio por Miguel Huezo-Mixco, para estar al día de lo que pasa por el istmo; El Comidista, me encantan tanto sus recetas como su sentido del humor; Cannelle et Vanille, cuando lo leo me dan ganas de ir al campo y hacerme fotógrafa; Manjula’s Kitchen, mi abuela india virtual; Velocidad Cuchara, muchas recetas para la Thermomix (y algunas noticias sobre el perro de la autora); El Cullerot Festuc, postres y blog “con encanto”; Anatarambana (porque la literatura infantil no es solo para niños), y muchos, quizás demasiados, blogs sobre TICs (Educa con TIC, XarxaTIC, EcLEcTIC, Investigando las TIC, Blog de TIC en lenguas extranjeras, Tech ELT Blog, etc), enseñanza de español para extranjeros  (RutaELE, Pensando en ELE, Mundos periféricos, Mundo ELE, L de Lengua, JRamónELE, El blog de Daniel Varó, De estranjis, De cine, Darle a la lengua, Contomundi, Con C de Cine, Bologgeando, el blog de Aníbal de la Torre, A pie de aula, No solo de yod vive…,  Profesor de ELE en apuros,  El rincón del profesor de ELE, EducaSPAIN, Todoele 2.0 y muchos más), e-learning, tecnología y educación en general (BuzzMachine, Docente 2 punto 0, eCuaderno, Error500, Hack Education, OjúLearning, Tiscar, un blog imprescindible, e-aprendizaje,  Antigurú, el blog de Enrique Rubio, Cámara abierta 2.0. de RTVE, Caos Ordenado Relativo, Cat’s Pyjamas, Corto y Cambio, el blog de Cristóbal Cobo,  Educación como alternativa, Effective Online Teaching and Training,  El blog de Loretahur, El caparazón de Dolors Reig, el blog de Esteban Romero, el de Fernando Santamaría, Fran Herrera, ICT4D, Jordi Adell,  TotemGuard, Dosdoce, los blogs del CNIIE, el INEE, el CUED y el INTEF, El Salto del Ángel, Filosofitis, Mushware Educativo, Sandopen y muchos más). Sigo a muchos colegas, varios de ellos muy prolíficos y que además tengo “repes” en el Twitter, pero entiendo la Web como espacio comunicativo donde aprendemos y enseñamos, compartimos ideas con nuestros compañeros y estudiantes.

¡Muchas gracias a todos por leerme durante este año! 🙂

eaTropía

eaTropía, nube de palabras

Anuncios

Mis recetas de cocina en Evernote Food

Hace justo un mes empecé a usar Evernote Food y estoy encantada. Es una aplicación gratuita parecida a Evernote, que ya había usado como profesora, pero más sencilla.
Los cocinillas con mala memoria como yo tenemos que consultar ingredientes y tirar de recetas cada dos por tres. ¿Cómo organizarnos cuando tenemos un montón de libros de cocina, cuadernos, recortes de revistas y apuntes en cualquier papel?

Estoy suscrita a varios blogs que me gustan (El Comidista, Manjula’s KitchenNo más – de mamá, La Gulateca, Webos Fritos,  Velocidad Cuchara, El Cullerot Festuc, Cannelle et Vanille, etc.) y los leo los fines de semana con Feedly. Hasta ahora guardaba mis recetas preferidas en Delicious, las imprimía o anotaba en cualquier papel si iba a prepararlas en breve. Tengo un documento Word con cientos de recetas de mi madre y de las amigas, escritas sin orden alguno (“Vietnamese squid by Nga“, “bollets mullador mamà” “sate Sri Dewi” “cuñapés María Eugenia”, etc.), todas seguidas como un churro y en varias lenguas (según me inspiraba el día y la amiga cocinera), que dificultan la búsqueda con la tecla correspondiente.

Evernote Food me parece la aplicación perfecta para organizar y llevar todas mis notas a cualquier lugar. Si te llevas la tableta al súper y ves algo que te apetece comprar, puedes buscar una receta y comprar todos los ingredientes en ese momento.

Es muy fácil de utilizar: Bajas la aplicación (Apple o Android), te registras con el correo electrónico y aparecen las cuatro secciones de Evernote Food:

Portada de Evernote Food con las cuatro secciones. Foto: eaTropía
Portada de Evernote Food con las cuatro secciones. Foto: eaTropía

1. Explorar recetas
Evernote Food te ofrece recetas de un montón de blogs (hasta ahora todas me salen en inglés, no sé porqué). Si abres alguna de ellas, te lleva al blog original donde fue publicada, de esta manera puedes conocer al autor o autora que las escribió y explorar otras de sus recetas. En la esquina superior derecha aparecen unas tijeras; si es la receta que buscabas y te apetece guardarla, le das a recortar e inmediatamente aparece en la pantalla la ficha para que la etiquetes y comentes.

También hay una espacio para buscar, allí puedes poner el nombre de una receta, el blog, un ingrediente o cualquier otro filtro de búsqueda. La “máquina” busca primero entre tus recetas guardadas y luego entre sugerencias de Evernote Food. Al final de la pagina aparece un enlace a la web que pregunta “¿No encuentra una receta o quien la preparó?. Buscar en la web”.

2. Mi recetario
Todas las recetas que has recortado con las tijeras aparecen en “Mi recetario”. Es muy fácil encontrarlas si las etiquetas correctamente. También puedes crear recetas propias dándole a “+comida nueva”. Allí escribes lo que quieres, tomas una fotos y añades etiquetas. Si estás en un restaurante y quieres recordar un plato, puedes escribir el nombre del lugar, el tipo de comida, etc. Puedes compartir desde la misma pantalla las recetas de “Mi recetario” en las redes sociales o por correo electrónico. Lo bueno, además, es que si usas varios dispositivos electrónicos (tableta y ordenador) quedan sincronizados inmediatamente.

3. Restaurantes
Aquí puedes guardar  los restaurantes donde quieres ir, los platos que te han recomendado, tus lugares favoritos o, cuando estás viajando, descubrir restaurantes cerca de tu hotel o del lugar donde te encuentras en cualquier parte del mundo  (la sección está sincronizada con Foursquare). También puedes buscar un nombre concreto o un tipo de comida (italiana, india, mediterránea, etc.). Enseguida aparece la ficha con el teléfono, el mapa y los datos. Lo puedes recortar igual que haces con las recetas. Algunos restaurantes permiten, incluso, hacer reservas (Evernote Food puede integrarse con OpenTable). Puedes añadir notas (“aquí probé…”, “esto me costó tantos euros”, etc.) y fotos y hacer listas (“restaurantes nuevos a probar”, “restaurantes vegetarianos”, etc.). Si eres un foody, vas a disfrutar esta herramienta casi tanto como lo que comes 🙂 .  

4. Mis comidas

Aquí quedan registradas las comidas que hemos ido recortando con nuestros comentarios y valoración de la experiencia gastronómica.

Tomando notas sobre el kocho en el restaurante cultural Finfinne, Addis Ababa, Evernote Food. Foto: eaTropía
Tomando notas sobre el kocho en el restaurante cultural Finfinne, Addis Ababa, Evernote Food. Foto: eaTropía

Me parece una aplicación estupenda para quien lleva la casa y la cocina a cuestas como yo o simplemente está harto/a de no encontrar lo que busca….

MOOC sobre PLEs: conclusiones y balance del curso

Esta semana he ido posponiendo la actividad de la unidad 7, la última del curso #eduPLEmooc. El principal inconveniente ha sido que no podía abrir una cuenta en Storify.com, ni siquiera he podido visualizar las presentaciones de mis compañeros. Lo he intentado un montón de veces y no ha sido posible ni desde mi ordenador ni desde el del colegio (cosas de Etiopía, no todo va a ser bueno 🙂 ). Finalmente hoy (a la desesperada) he llamado a mi hermana y le he dicho me abriera una cuenta a mi nombre. He podido acceder a ella solo desde el I-Pad. Me ha resultado muy difícil manejar una herramienta sin poder acceder al tour y sin haber visto cómo la usan otras personas. Así que quienes leáis esta entrada vais a ver “PLEneando” antes que yo.

http://storify.com/rosernoguera/pleneando

Balance del curso

Lo que más me ha gustado del MOOC son los materiales: los vídeos son muy claros y los “tutoriales” de las herramientas también. Las actividades están bien diseñadas y permiten mejorar y avanzar en la construcción de nuestro PLE. Me ha resultado especialmente interesante la forma de evaluar (P2P) y trabajar dentro de la comunidad virtual.

Herramientas y plataformas que he aprendido a utilizar en el curso:

(En mayo de 2013 esta era mi PLE)

Aspectos menos positivos:

Creo que las evaluaciones de los compañeros deberían ser más explicativas (especialmente si te califican con un 3 o menos) y constructivas.

Aunque en teoría puedes llevar tu propio ritmo de aprendizaje, creo que todo se ha sucedido muy rápido, ha sido un mes largo, lleno de actividades a las que le hemos dedicado (al menos yo) mucho más de 30 horas. Creo que como profesores caemos muy a menudo en el error de dar excesivos contenidos y actividades para cumplir determinados objetivos (me aplico el cuento).

Ha sido un placer trabajar con todas las personas de mi grupo de #storytelling (gracias especialmente @profe_silvia), todos han compartido excelentes materiales en sus blogs, Diigo, FB y Twitter y conclusiones en nuestro documento colaborativo en Drive. Encantada de conocer a los compañeros que tomamos juntos un #MOOCafé en “la odisea en el e-espacio” y también gracias a los profesores del curso (@balhisay). ¡Hasta la próxima!

Emblemas conseguidos 🙂

MOOC sobre PLEs: #MOOCafé

La unidad 6 del curso #eduPLEmooc nos propone participar en un #MOOCafé, presencial o virtual. Escucho el hangout de algunos compañeros y me animo a convocar uno en Facebook y Eventbrite. También lo anuncio en Twitter y en el listado de “Sedes MOOCafé” del curso.

Aunque solo hay plazo de tres días rápidamente se apuntan diez profesores: @mariaparrula, @MariseGlez, @Phoenixbird_Jon, @mjruzcasado, @Dielmer, @SilviaMooc, Miguelángel Díaz, Sergio Martín, Sara Irigaray y María Jesús Sánchez.

Llega el día D, martes 18 de febrero a las 6 de la tarde hora española. Ya he hecho otros hangouts anteriormente, pero es la primera vez que lo voy a subir a Youtube. Conecto las cuentas de G+ y Youtube, me leo varias veces las instrucciones, veo un par de vídeos explicativos y hago una prueba. 

Pues bien, llegado el momento nada funciona. No sé qué hice, si le di a “hangouts de vídeo” en vez de “hangouts en directo” o no di con la tecla correcta, el caso es que no grababa (¡qué desastre!). Afortunadamente, hay un ángel en el grupo (eso es lo bueno de trabajar en equipo). Uno de los compañeros, Dielmer, se ofrece a grabar y empezamos la charla (¡viva Colombia!).

La “quedada” empieza antes de la hora prevista, todo el mundo es muy puntual. A veces nos olvidábamos cerrar los micrófonos y había un ruido muy molesto de fondo. Luego hemos ido mejorando.

Todos nos hemos presentado y hemos explicado las herramientas que usamos en clase con nuestros alumnos y compañeros. Algunos profes que trabajamos con adultos hemos manifestado que muchos de nuestros alumnos son muy reacios a registrarse en redes sociales o plataformas digitales. Otros colegas se han quejado que en sus centros no tienen acceso a Internet, a pizarras digitales, etc. (o las tienen pero no funcionan).

Hablamos también de la educación que nos gustaría para el futuro:

  • más formación para los docentes,
  • igualdad de acceso,  
  • promoción de la investigación y difusión de los resultados,
  • más cooperación con el mundo laboral,
  • más pensamiento crítico y creatividad,
  • educación centrada en los estudiantes,
  • mayor uso de las TIC en las aulas…

Ha resultado muy interesante compartir esta experiencia con colegas. Ojalá nuestros políticos se pasen al hangout y dejen de gastar dinero en viajes y reuniones por doquier 🙂

Ahí dejo Odisea en el e-espacio:

MOOC sobre PLEs: curación de contenidos

La actividad de la unidad 5 del curso Entornos Personales de Aprendizaje (PLE) para el desarrollo profesional docente que estoy haciendo en Educalab consiste en elaborar una infografía para explicar qué es la curación de contenidos, su importancia para la gestión de la información en una comunidad educativa y algunas propuestas sobre cómo y con qué herramientas hacer curación de contenidos. Para ello utilizo Piktochart, una herramienta que ya he usado otras veces para explicar a los estudiantes de ELE contenidos gramaticales.

Curación de contenidos

Cada día hay más información en la Red (infoxicación), por eso es importante aprender a gestionarla eficazmente. “Los sistemas de filtrado son herramientas que ayudan a las personas a encontrar información más valiosa, de forma que el poco tiempo que emplee en leer, escuchar o ver sea en los documentos más interesantes y relevantes” (J. Palme, 1998).

Hay dos tareas que podemos hacer para organizar tanta información y no sentirnos desbordados:

  • agregar contenidos: recopilar y presentar información sobre un mismo tema y contextos determinados que previamente hemos filtrado; y
  • curar contenidos: agregar + filtrar, “la curación digital implica mantener, conservar y añadir valor a la información encontrada a través de su ciclo de vida”.

Así pués un curador de contenidos o documentalista digital es una “persona que continuamente encuentra, agrupa, organiza y comparte el major y más relevante contenido sobre un tema específico en línea” (Bhargava, 2009).

Una de las competencias a desarrollar por profesores y estudiantes de todas las edades es la de curación de contenidos: aprender a buscar, seleccionar, clasificar, enriquecer con nuestros conocimientos previos,  crear experiencias , combinar nuevos contenidos con contenidos filtrados, diversificar fuentes y tipos contenidos, comentar, debatir, compartir…

Algunas herramientas útiles para curar contenidos son:

  • Marcadores sociales: Delicious, Diigo.
  • Disparadores o workflows: IFTTT
  • Herramientas RSS: Feedly
  • Creación de periódicos: Papel.li, The Tweeted Times
  • Agregadores de contenidos: Scoop.it, Storify, Searcheeze
  • Líneas de tiempo: Dipity

Bibliografía: De Benito Crosetti et al. (2013). “Agregación, filtrado y curación para la actualización docente”. En Píxel-Bit. Revista de Medios y Educación, num. 42, pp. 157 -169.

 

MOOC sobre PLEs: storytelling

Ya estamos en la unidad 4 (“Creación de una comunidad de aprendizaje”) del curso curso Entornos Personales de Aprendizaje para el desarrollo personal docente que estoy haciendo con Educalab. Las tareas de esta unidad son:

1. Habilitar un perfil en Google+. Ya lo tenía hecho.

2. Elegir un tema de investigación.

Mi tema será storytelling.

3. Crear el espacio de trabajo de la Comunidad.

Ya estoy en el grupo de FB, Diigo y pizarra digital que ha creado la compañera Silvia Lorenzati, comparto algunos artículos e ideas.

4. Justificar el tema elegido en una entrada a nuestro blog y ahí va la mía:

Érase una vez, hace unos 17 años, una profesora entusiasta daba clases en un centro de inmigrantes llamado Valencia Acoge. Los estudiantes venían de muy lejos, nada menos que de la China, nunca habían aprendido una lengua extranjera y la profesora era la primera vez que enseñaba… La profesora llevó a los alumnos a ver el mar, ellos la invitaron a comer una exquisita comida jamás antes probada… De aquel intercambio cultural nacieron unas ganas locas de aprender y de enseñar, la profesora de los alumnos y los alumnos de la profesora, todos aprendían y todos enseñaban. Los alumnos le contaban a la profesora cuentos con las pocas palabras que sabían, ella los escribía y preparaba actividadesY colorín colorado este cuento no se ha acabado…

La profesora se fue a enseñar a otros países, todos muy lejanos, donde se cultiva el arroz y crece el bambú… En cada país la profesora trataba de aprender lenguas extrañas y muchos muchos cuentos. Especialmente le gustaba uno, el cuento de Rama y Sita, el Ramayana, que se esculpe en los templos, se canta en los pueblos, se baila, se representa en aldeas con títeres y máscaras, lo escuchan los niños de sus abuelos… Cada persona lo cuenta a su manera, para unos el villano es uno, para otros es otro, el otro.

El fiero Kumbakarna se comió a miles de monos. Ramayana de Raghurajpur (Orissa, India)
El fiero Kumbakarna se comió a miles de monos. Ramayana de Raghurajpur (Orissa, India)

Muchos años después, la profesora se encontró en un país nuevo en el corazón de África donde crecía el tef y la cebada y donde también contaban cuentos, muchos cuentos

La profesora decidió aprender una de las lenguas llamada amariña y se apuntó a unas clases. Durante las primeras 50 horas no la dejaron hablar ni escribir, solo escuchar y escuchar porque así aprenden los niños de todo el mundo las lenguas de todo el mundo. La profesora, que siempre había dado clases con un enfoque didáctico llamado comunicativo donde las cuatro destrezas se enseñan-aprenden desde el primer día, se sentía a veces un poco perdida. Pero confió en el método  y después empezó a hablar, usando el vocabulario aprendido y practicando la estructura de la lengua, decía frases como “hay un vaso encima de la mesa”: tarabesa (mesa) lai (encima) berchuko (vaso) alé (hay) o “la vaca va hacia el lago”: wede (hacia) haik (lago) lam (vaca) eye hedech now (está yendo), etc.

En la fase 2 (story building) la profesora empezó a leer (lectura global), cada día aprendía 6 letras del alfabeto, y a contar historias de la siguiente manera:

Después de 10 minutos de conversación (small talking: qué has hecho esta mañana, que has desayunado, que hiciste ayer por la tarde, etc.), la profesora de amariña reparte a sus cuatro estudiantes un cuento infantil ilustrado y pide a uno que empiece a contar la historia.

Estudiante 1: Kai (rojo) wef (pájaro) eye berrarre now (está volando, él).

Profesora: Kayina (rojo-el) wef (pájaro) eye berrarrech now (está volando, ella; porque pájaro es femenino en amariña).

Estudiante: Wef (pájaro) ba chaf lai (hacia el bosque) eye komech now (está yendo).

Profesora: Gobes! (¡bien!), khomech kh, kh, kh (enfatiza [kh] plosiva que la profe-estudiante ha pronunciado como [k])

Estudiante: Wef (pájaro) wede (hacia) tarabesa (mesa) lai (encima) eye berrarrech now (está volando) ena asa eye ferrach now ( y pez está asustado) ¿because? (¿porque?) lesu (hacia él) betam kerb nat (muy cerca está).

Profesora: wefua (el pájaro) wede tarabesa lai eye berrarrech now (hacia la mesa va volando) ena (y) asau (el pez) eye ferrach now (está asustado) mekaniatum (porque) lesu betam kerb nat (se está acercando).

Etc.

Los estudiantes de amariña tratan de hablar lo mejor que pueden con el vocabulario que conocen y piden ayuda con los mecanismos que tienen. A esto le llaman en GPA “negociar significados”: ¿qué es esto?, ¿qué hace? (señalando el dibujo), ¿cómo se dice “pecera” en amariña?, etc.

El estudiante 2 continúa la historia. Sin prisas para pasar a la página siguiente, se describe todo con detalle.

Los estudiantes graban a la profesora, ella cuenta la historia mencionando la página. Si han salido nuevas palabras durante la historia, se le graba de nuevo con la explicación y ejemplo: Wede hospital hedku mekaniatum amemeñ (fui al hospital porque estoy enferma).

En casa los alumnos escuchan la narración varias veces tratando de memorizar y tomando ideas para la siguiente página o historia, frases como:

Es de noche.

Hay una casa grande.

Al lado de la casa hay un árbol

La ventana está abierta.

Tratando de hacerlas cada vez más complicadas:

La casa que está al lado del árbol tiene la ventana abierta y es de noche, así que…

Continuará…

MOOC sobre PLEs: Sobreabundancia informativa

Como parte de la actividad 3 del curso Entornos Personales de Aprendizaje para el desarrollo profesional docente que estoy haciendo con Educalab, toca reflexionar sobre cómo gestionamos la información y el concepto de sobreabundancia informativa (information overload).

Las TICs nos facilitan mucho el trabajo, pero también podríamos hablar de sobreabundancia de herramientas. Utilizo Facebook solo para las amistades y Twitter y Google Plus solo para el ámbito profesional. Estoy suscrita a los blogs que me interesan con Feedly y solo los leo los fines de semana: abro cada carpeta, leo los titulares y las primeras palabras y abro las entradas que más me llaman la atención, todo depende del tiempo que tenga. Los artículos que realmente me han gustado y quiero volver a ellos los guardo en Delicious. Cuando comparto una noticia que me parece interesante en las tres redes sociales (Twitter, FB, G+) suelo hacerlo a través de Feedly o Delicious. Pinterest lo utilizo para guardar imágenes y mi canal de YouTube para vídeos.

Con mis alumnos uso sobre todo Edmodo, allí tengo varios artículos (PDF, enlaces) y vídeos en la “librería” que comparto con los grupos en su momento del curso. Symbaloo lo he usado para darles bibliografía digital y a ellos les ha parecido muy útil.

He compartido tres artículos con Diigo al que me he suscrito para resolver esta actividad. Diigo me parece tan interesante como Delicious, veo muy útil lo de subrayar páginas, pero no me voy a cambiar de momento.

El primer artículo, “Ignacio Ramonet alerta en Valencia del peligro de la sobreabundancia de la información para la democracia” (Ferran Bono, El País, 31/05/98) recoge las palabras de Ignacio Ramonet en la presentación de su libro La tiranía de la comunicación. Contrario a lo que uno pueda pensar, el periodista dice que estar sobreinformados no nos da mayor libertad. La acumulación de noticias no nos deja tiempo para reflexionar y asimilar los hechos. Él se refiere especialmente al formato de los telediarios, noticias breves, que se suceden una a la otra sin ningún tipo de análisis o contextualización. Leer tweets da un poco la misma sensación de acumular titulares. Igual que la malnutrición se refiere tanto a la falta de alimento como a la obesidad, podemos extrapolar la metáfora y decir que no por mucho consumir información estamos bien informados.

El segundo artículo, “Umberto Eco: «La web es un mundo peligroso para ignorantes»“, habla de la curación de contenidos, Umberto Eco dice que pondría los filtros en manos de la universidad. En este caso, yo creo que dar a los estudiantes “la Red” como búsqueda de información no tiene ningún sentido. Cuando lo hacemos en papel o en la pizarra les damos una bibliografía específica, no la biblioteca entera. Hay que preparar las clases y los materiales previamente, sean digitales o en otro formato.

El tercer artículo, “Me borro de Facebook y Twitter” de la periodista Cristina Fallarás, El Mundo, 9/11/13), me parece una experiencia personal y sincera sobre el vértigo que genera el parque temático de las redes sociales donde mucha gente solo está dando vueltas como en la noria. Personalmente he aprendido mucho en la Red pero también es verdad que leo menos.

Como en la buena cocina, hay que elegir bien los productos, cocinarlos, saborearlos y compartirlos con criterio.

Sobreabundancia informativa: Como en la buena cocina, hay que elegir bien los productos, cocinarlos, saborearlos y compartirlos con criterio, eaTropía
Sobreabundancia informativa: Como en la buena cocina, hay que elegir bien los productos, cocinarlos, saborearlos y compartirlos con criterio, eaTropía

MOOC sobre Entornos Personales de Aprendizaje

Estoy haciendo un curso MOOC (acrónimo en inglés de Massive Open Online Course) desde hace un par de semanas con Educalab titulado “Entornos Personales de Aprendizaje para el desarrollo profesional docente”, los materiales (vídeos) y los profesores son excelentes. Como parte de las tareas del curso en la unidad 1 tenía que (1) abrir una cuenta en docente.me, que ya he hecho, aunque no he encontrado la forma de poner en el perfil que trabajo en Etiopía; (2) compartir mi PLE (personal learning environment o entorno personal de aprendizaje), que ya tenía hecha porque la preparé para mis alumnas del curso de “Enseñanza y aprendizaje en Red. Competencia digital” que impartí en la Alliance Française de San Salvador en mayo de 2013. También publiqué en mi blog algunos comentarios a la PLE. Prácticamente nada ha cambiado, excepto que cambié Google Reader por Feedly. Tengo pendiente hacer otra PLE más relacionada con mis temas de investigación (Ramayana, Bollywood, tradición oral). Por último (3), había que hacer una nube de palabras sobre tus intereses, yo la he hecho a partir de lo que guardo en delicious con la herramienta tagxedo y esto es lo que ha salido, luego he hecho pequeñas modificaciones:

https://delicious.com/rosernoguera
https://delicious.com/rosernoguera

La tarea de la unidad 2 consiste en observar a una persona activa a la que seguimos en Twitter y observar cómo participa en la Red: qué tipo de información comparte, con qué intensidad y frecuencia participa, con quién conversa, cómo interacciona, qué percepción se desprende del tipo de compromiso que ha conseguido en su comunidad… Estaba dudando qué cuenta analizar porque hay muchas personas que me interesan en Twitter, difícil elección. Me decido por Lola Torres @lolatorres, una de mis profesoras en el curso de “Competencia digital docente en la enseñanza y aprendizaje de lenguas III” del Instituto Cervantes, que hice en 2011 on-line. La verdad es que aprendí muchísimo de/con ella. Me apunté al curso nivel III y por entonces estaba bastante pez, me gustó mucho cómo ella se dirigía a todos sus estudiantes (todos profesores) en el foro, era cercana y no se molestaba ni comentaba si hacías alguna pregunta demasiado “básica”, simplemente te mandaba el enlace para que te pusieras al día e incluso hacía seguimiento de cómo te había ido con la cuestión. Animaba a tod@s. En su comunidad virtual conocí a gente muy interesante, de la que he aprendido mucho, por ejemplo @tiscar.

 

 

Mi PLE

Para los alumnos del curso de competencia digital que me pedisteis los enlaces de mi PLE (personal learning environment o entorno personal de aprendizaje), es decir, el “conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender” (Adell y Castañeda, 2010: 23).

Donde más aprendo es en Google Reader, un lector de RSS (formato para la sindicación de contenidos de páginas web). El Reader es como tu periódico particular y lo puedes organizar por secciones (carpetas temáticas). Ahí recibo las noticias de los blogs a los que estoy suscrita. Como lo van a cerrar en julio, seguramente me paso a Feedly (hay otras opciones).

Al principio solo tenía unas cuantas direcciones de algunos amigos que ya estaban en esto, cada uno con su tema. Por ejemplo, Antonio escribe sobre viajes e historia, J.A. sobre cultura, Goyo sobre ecología y desarrollo rural,  Mildred sobre Centroamérica desde una perspectiva de género, etc. En el curso de Competencia digital que hice en el Instituto Cervantes hace un par de años aprendí  mucho de mi profesora Lola Torres. Con ella descubrí los trabajos de Jordi Adell sobre PLEs y competencia digital, de Dolors Reig, psicóloga social autora de El CaparazónTíscar Lara (el esquema de la web 2.0 y el artículo de edublogs son suyos), el blog de la Cátedra Unesco de Educación a Distancia, CUED, de la UNED, etc. Algunos de los materiales que hemos comentado en clase vienen de sus blogs. Conocí también los blogs de mis compañeros (Daniel y su Algarabías,  CineELE de Laura, etc.).  Unos blogs te llevan a otros blogs (blogosfera). Por ejemplo, en la sección “Blogs I follow” de mi blog de cocina aparecen mis blogs favoritos de cocina. Algunos blogs despiertan tu interés, los lees y comienzas a seguirlos  también.

Al principio o al final del año algunas personas reflexionan sobre los mejores blogs que han leído con comentarios interesantes (por ejemplo, esteeste otros listados). También con motivo de algún concurso o con otros criterios (por ejemplo, blogs de mujeres) se publican clasificaciones interesantes. También es verdad que, si bien en didáctica de lenguas, ELE, e-learning (sobre todo) y educación en general (parte de mis intereses), hay mucha gente que comparte información, artículos, presentaciones, bibliografías, etc., hay otras áreas de estudio que todavía no se han puesto demasiado en esta filosofía colaborativa y participativa. En el tema de indología, por ejemplo, hay bien poco y la mayoría de mis gurus (Richman, Goldman, etc.) no están ni conectados o, como mucho, tienen una página institucional de su universidad donde aparece foto, teléfono, ¡fax! y correo. Quizás entonces con más motivo ponerte a escribir sobre estos temas.

Mucha gente ya pasa del blog y se dedica sólo a (re)twittear artículos o información que les parece interesante (también con Scoop.it). Yo también estoy en Twitter (@RoserNoguera) desde hace un par de años, pero sólo he empezado a explorarlo desde que supe que cerraban el G-Reader y no me quería perder el contacto de alguna gente que me gusta lo que escribe. Yo comparto lo que leo en Delicious, pero me tendré que plantear conectar las cuentas y “activarme”. El mismo Twitter te sugiere gente y temas (hashtags) que quizás te interesa seguir, te dice Fulanito, a quien tú ya sigues, sigue a Menganito, por si lo quieres seguir.

Drive me parece la mejor herramienta para crear documentos colaborativos, compartirlos, trabajar en equipo, comentar, etc. Guardo también en documentos en Dropbox y Icloud.

Para guardar mis favoritos, etiquetar, comentar, etc. uso Delicious. Diigo también parece una buena alternativa porque permite, además, subrayar webs.

Mis dos blogs ya los conoceis, este, más relacionado con mi perfil profesional y el de cocina. Me estoy planteando abrir uno con dominio propio. Todo se andará.

Para compartir fotos e imágenes uso Picassa, Flickr y Pinterest. Pinterest me parece muy útil en mis clases de ELE, por eso he ido creando algunos tableros para ejercicios concretos (“caminos”, “¿qué están haciendo?”, “acciones habituales”, etc.). Podéis ver las imágenes que he usado en el curso en el tablero de e-learning.

Para presentaciones uso Powerpoint (aquí algunas recomendaciones) y Prezi, las comparto en en Slideshare. También uso Scribd.

Estoy en varias redes sociales: Edmodo (intercambio de contenidos con alumnos y colegas, tareas, enseñanza-aprendizaje, etc., la plataforma que hemos usado en este curso), Google Plus (me gustan los círculos y hangout), Twitter, FB (con amigos. aunque cada vez me gusta menos, hay demasiada publicidad) y Ning (me comunico con mis colegas profesores de ELE).

Para aprender/enseñar también uso Moodle, para los portfolios digitales Mahara y Symbaloo, a modo de inicio y también para compartir webs (el de los cuadraditos).

Estoy en tres yahoogroups donde me comunico con la gente del grupo.

Lugares interesantes para aprender: Coursera, TedED, Banco Común de Conocimientos y Khan Academy. Cuando alguna conferencia/ clase/ charla me interesa lo descargo en podcast (también de la radio: rtve.es, etc) y así lo escucho mientras hago otra cosa como caminar o cocinar.

Muchos vídeos los veo en Youtube (este es mi canal) y subo algunos en Vimeo, por ejemplo para mi publicación sobre La Gigantona de León (Nicaragua), el post que más visitas ha recibido en mi blog.

Uso Google como navegador (mapas, libros, etc.), la base de datos IMBD para películas (investigo sobre cine), Jstor para  artículos académicos (muchos son de pago), por supuesto Wikipedia, las bibliotecas digitales, los diccionarios, etc.

Usos el correo electrónico y Skype para comunicarme y para dar algunas clases particulares de ELE.

Para unir documentos PDF, IlovePDFSafecreative para poner licencia CC a algunas publicaciones, por ejemplo en este artículo o esta infografía.

Evernote lo uso para notas, pero no le he sacado partido educativo, por eso ahora estoy haciendo un curso online (MOOC) para aprender de esto, ya sabéis siempre aprendiendo 🙂

SOS ¡Nos cierran Google Reader!

¡Qué faena! Los de Google se cepillan el Reader. Ya he firmado la petición (y os invito a hacerlo si estáis tan decepcionados como yo) para ver si cambian de opinión. El motivo, según cuenta la empresa, es que no tienen suficientes usuarios para mantenerlo y mejorarlo. La gente está molesta y con razón. Yo me metí en Google Reader después de ver el famoso vídeo que explica lo que son los estándares de sindicación de contenidos (RSS) y me encanta la herramienta.

¿Por qué me gusta Google Reader?

  • Es sencillo. Cuando un blog no tiene RSS, copias la dirección y simplemente la pegas en “Suscribir”. En seguida lo identifica.
  • Puedes organizar las suscripciones por carpetas. Esto lo puedes hacer fácilmente cada vez que te suscribes a un blog (dándole a la flechita y marcando la carpeta que quieres) o te puedes reorganizar desde el apartado “Configuraciones” y luego “Carpetas y Etiquetas”.
  • Puedes cambiarle el nombre al blog suscrito.
  • Lo puedes consultar desde el ordenador o la tableta y se actualiza cuando queda leído.
  • Si quieres leer más, te permite abrir el blog al que estás suscrita con facilidad y en una nueva ventana.
  • Tiene la opción “Marcar como leídos” para cuando tienes demasiados feeds poco interesantes. O para cuando llevas un tiempo sin leerlo y te desborda sobremanera tanta noticia.
  • Puedes compartir directamente por correo electrónico (está conectado a los contactos de Gmail) y darle un “+1” o “Compartir” en G+.
  • Puedo hacer “Bundles” o “Grupos” para compartir lo que leo con los alumnos y colegas cuando ellos me lo piden. Esto me parece muy interesante y lo uso bastante.
  • A veces leo los “Elementos recomendados” y descubro blogs interesantes.

reader

Yo soy más de leer posts un poco largos que de Twitter. Además me gusta cómo me llega la información a mi periódico particular (mi Reader) porque un día abro una carpeta, otro día otro… A veces espero al fin de semana y me leo todo lo que me interesa, de esta forma selecciono más.  Al final, si estás en un tema acabas leyendo casi lo mismo que tu colega y me gusta dejar un tiempo para ver qué quiero leer, con tanta recomendación en Twitter y Facebook una acaba saturada y, además, soy un poco “lentita”. Reader forma parte de mi entorno personal de aprendizaje (PLE), aquí leo, reflexiono, aprendo y comparto.

Todavía no sé qué lector elegir como sustituto a Reader. Voy a pensarlo antes de transferir mis suscripciones (Google Takeout). Tenemos cuatro meses, hasta el 1 de julio. Algunas alternativas son estas o estas otras. Ojalá sea una estrategia de marketing, no para ganar popularidad con el G +, sino para ganar más usuarios con el propio Reader 🙂