Meet my Amharic teacher, Tigist Getachew

Today we are celebrating International Women’s Day. The Spanish language class participated in a campaign to highlight the work of many women scientists. We interviewed doctor Isabel Diaz Carretero, a Spanish Chemistry professor who spent six years in the University of Addis Ababa researching how to eliminate fluoride from water using zeolites.  Now I would like to introduce you to another bright professional woman from Ethiopia, as I did in my blog in previous years, my Amharic teacher and colleague, Tigist Getachew.

Who is Tigist Getachew?

A teacher. A professional one, who enjoys her daily activities: in doing, explaining, teaching, showing… everything about her language, her culture.

My professional life started fourteen years back. Wow! I have professionally grown a lot and got amazing opportunities to learn from students and colleagues.

I am your student and also your colleague in the German School, a language teacher. We have discussed many things about methodology in teaching languages. Can you tell me something about the way you understand teaching Amharic?

Teaching is a profession that requires a skill plus commitment that will be implemented on the subject and students we teach. Teaching Amharic is more than a job for me. I see a way of life that connects me with my students, which will help me know them better.

Do you find any difficulties teaching Amharic in Ethiopia, both to foreigners and to native speakers?

It’s not an easy task because Amharic is a language spoken only in Ethiopia. So, we have difficulties on both sides.

As a mother tongue language, students might be discouraged thinking that they don’t need Amharic in higher education. They only study Amharic in Primary and Secondary schools. They sometimes think they should learn more English to be well prepared for University.

As a second language, at the beginning they might think “this is too difficult”, “I’m not going to use it outside Ethiopia”, “the letters are too many” and things like that.

Well, my job is to convince and to help those people who have such attitudes and trying to help them to see there is a bright side of learning the language and the process of passing through those difficult times.

Sometimes there is a lack of professionalism in our field…

Yes, at the beginning people might think just because Amharic, German or Spanish is my mother tongue, it means that I can teach it. This is the kind of attitude people who never have taught a language might have, but teaching a language needs a skill, a professional way of learning a methodology, how you are going to address to different students. So I think being speakers of a certain language doesn’t make us teachers. It needs dedication, patience, you have to be gifted…

So, which are those skills we should have to teach languages? Those talents or gifts that you mentioned…

First, you have to like what you are doing. You have to enjoy being a teacher, to have a big respect and a great motivation. We have to read, to integrate technology, to be open minded, to receive feedback from peers and learners… We have, let’s say, an intense thing inside us, an eagerness to learn more, to update ourselves and become better teachers, a high feeling of respect for our profession; otherwise, you are just delivering a subject, it will not work…

And as students, what do we need to achieve a foreign language?

The same, you need a motivation, a goal, a plan, to reflect why you are doing it. In the process of doing that, you have to keep a positive attitude to pass the challenges you will face in the learning process.

Many people ask me why I am learning Amharic since it’s something “I don’t need”. What will you tell them?

Because it’s one way of exploring Ethiopian culture, knowing how the people express themselves in the language, another way of having new experiences. If you are living in the country this is how you immerse yourself. Study more about others, so you should do that!

What are the challenges that Amharic as a second language learners usually face?

The first will be pronunciation, there are many sounds that are not present in other languages. It might be for a couple of months, then gets better. Learning verbs takes time to memorize conjugations. According to my students, getting used to the pace of the native speakers outside the classroom, in the “real life”, is the big challenge.

How can the field of language/learning Amharic in Ethiopia improve?

There is a lot of research to do in the field of didactics of Amharic, both as a first or second language and as a foreign language as well.

What do you enjoy the most teaching Amharic?

I enjoy every minute of it. It’s creative. I’m helping a generation of Ethiopians to know about their language and their culture, about who they are and to be proud of it, to show their country values and how they can express better in the language they speak.

With foreigners, I see myself as an ambassador of my culture and my country. I always enjoy meeting students from different places and cultural backgrounds. I enjoy the opportunities of exchanging and learning about others’ values, because for me it’s a two-way process, which you learn while you teach.

አመሰግናለሁ

Anuncios

የእስፓኝ እና የጣሊያን የእግር ኳስ ጨዋታ

ታዲያስ! ሮዜር እባላላሁ። የአማርኛ ተማሪ እና የእስፓኝኛ ቋንቋ አስተማሪ ነኝ። አሁን ለመጀመሪያ ጊዜ በአማርኛ ጦማር እጽፋለሁ።

ትላንት ማታ የእግር ኳስ ጨዋታ “አፍሪካና” ካፌ ዉስጥ አየሁ። ከሁለት መቶ በላይ ሰዎች በካፌው ውስጥ እያዩ ነበር። ሁሉም የጣሊያን ደጋፊዎች ነበሩ። በጨዋታው ጣሊያን እስፓኝን ሁለት ለዜሮ አሽነፈ። እነሱ በዚህ በጣም ተደሰቱ። እኔ በእግርኳስ ግጥሚያው ጊዜ በአንድ ነገር ተገረምኩ፡፡ ምክንያቱም የተጫዋቾቹ ስም በጣም በተለየ ሁኔታ እየተጠራ ነበር። ለምሳሌ አንድ የእስፓኝ ጎል ጠባቂ ስም De Gea (ዴሄአ) ሲሆን ፣ ጋዜጠኛው ግን “ዲጄያ” በማለት እየጠራው ነበር።

ይህን ከሰማሁ በኋላ እኔ  ስለእስፓኝኛ ቋንቋ አነባበብ ትንሽ መናገር ፈለግኩ።

እስፓኝኛ ቋንቋ እንደ አማርኛ ፎኔቲክ አነባበብ አለው። አምስት ዋና ድምፆች አሉት፡፡ እነሱም፥

a (አ፣አራተኛ)፣

e (ኤ፣አምስተኛ)፣

i (ኢ፣ሶስተኛ)፣

o (ኦ፣ሰባተኛ)፣

u (ኡ፣ሁለተኛ)።

ለምሳሌ፥

da, de, di, do, du (ዳ፣ ዴ፣ ዲ፣ ዶ፣ ዱ)፣

ba, be, bi, bo, bu/ va, ve, vi, vo, vu (ባ፣ ቤ፣ ቢ፣ ቦ፣ ቡ)፣

na, ne, ni, no, nu (ና፣ ኔ፣ ኒ፣ ኖ፣ ኑ)፣

ña, ñe, ñi, ño, ñu (ኛ፣ ኜ፣ኚ፣ ኞ፣ ኙ)።

ነገር ግን ከእነዚህ ትንሽ ከበድ ያሉ ድምፆችም አሉ።

za, ce, ci, zo, zu (ሳ፣ ሴ፣ ሲ፣ ሶ፣ ሱ)፣

ga, gue, gui, go, gu (ጋ፣ ጌ፣ ጊ፣ ጎ፣ ጉ)፣

ca, que, qui, co, cu (ካ፣ ኬ፣ ኪ፣ ኮ፣ ኩ)፣

ha, he, hi, ho, hu (አ፣ኤ፣ኢ፣ኦ፣ኡ)።

ለምሳሌ የኩባዊው ጀግና ስም Che Guevara (ቼጌባራ) እንጂ “ቼጉቬራ” አይደለም።

በተመሳሳይ ሌሎች ስምች እንደ David Villa (ዳቢት ቢያ)፣ Iniesta (ኢኒኤስታ)፣ Sergio Ramos (ሴርሂኦ ራሞስ)፣ Casillas (ካሲያስ)፣ David Silva (ዳቢት ሲልባ)፣ Santi Cazorla (ሳንቲ ካሶርላ)፣ Juan Mata (ሁኣን ማታ) … ተብለው ይነበባሉ፡፡

Gerard Pique (ጄራርት ፒኬ) እና Xavi (ሻቪ) ካታላናዊ ሰሞች ናችው።

ይህ ስለእስፓኝኛ ቋንቋ በጣም ጥቂቱ ነው። የበለጠ ለማወቅ ከፈለጋችሁ፣ ልታሳውቁኝ ትችላላሁ።

አመሰግናለሁ!

MOOC sobre PLEs: storytelling

Ya estamos en la unidad 4 (“Creación de una comunidad de aprendizaje”) del curso curso Entornos Personales de Aprendizaje para el desarrollo personal docente que estoy haciendo con Educalab. Las tareas de esta unidad son:

1. Habilitar un perfil en Google+. Ya lo tenía hecho.

2. Elegir un tema de investigación.

Mi tema será storytelling.

3. Crear el espacio de trabajo de la Comunidad.

Ya estoy en el grupo de FB, Diigo y pizarra digital que ha creado la compañera Silvia Lorenzati, comparto algunos artículos e ideas.

4. Justificar el tema elegido en una entrada a nuestro blog y ahí va la mía:

Érase una vez, hace unos 17 años, una profesora entusiasta daba clases en un centro de inmigrantes llamado Valencia Acoge. Los estudiantes venían de muy lejos, nada menos que de la China, nunca habían aprendido una lengua extranjera y la profesora era la primera vez que enseñaba… La profesora llevó a los alumnos a ver el mar, ellos la invitaron a comer una exquisita comida jamás antes probada… De aquel intercambio cultural nacieron unas ganas locas de aprender y de enseñar, la profesora de los alumnos y los alumnos de la profesora, todos aprendían y todos enseñaban. Los alumnos le contaban a la profesora cuentos con las pocas palabras que sabían, ella los escribía y preparaba actividadesY colorín colorado este cuento no se ha acabado…

La profesora se fue a enseñar a otros países, todos muy lejanos, donde se cultiva el arroz y crece el bambú… En cada país la profesora trataba de aprender lenguas extrañas y muchos muchos cuentos. Especialmente le gustaba uno, el cuento de Rama y Sita, el Ramayana, que se esculpe en los templos, se canta en los pueblos, se baila, se representa en aldeas con títeres y máscaras, lo escuchan los niños de sus abuelos… Cada persona lo cuenta a su manera, para unos el villano es uno, para otros es otro, el otro.

El fiero Kumbakarna se comió a miles de monos. Ramayana de Raghurajpur (Orissa, India)
El fiero Kumbakarna se comió a miles de monos. Ramayana de Raghurajpur (Orissa, India)

Muchos años después, la profesora se encontró en un país nuevo en el corazón de África donde crecía el tef y la cebada y donde también contaban cuentos, muchos cuentos

La profesora decidió aprender una de las lenguas llamada amariña y se apuntó a unas clases. Durante las primeras 50 horas no la dejaron hablar ni escribir, solo escuchar y escuchar porque así aprenden los niños de todo el mundo las lenguas de todo el mundo. La profesora, que siempre había dado clases con un enfoque didáctico llamado comunicativo donde las cuatro destrezas se enseñan-aprenden desde el primer día, se sentía a veces un poco perdida. Pero confió en el método  y después empezó a hablar, usando el vocabulario aprendido y practicando la estructura de la lengua, decía frases como “hay un vaso encima de la mesa”: tarabesa (mesa) lai (encima) berchuko (vaso) alé (hay) o “la vaca va hacia el lago”: wede (hacia) haik (lago) lam (vaca) eye hedech now (está yendo), etc.

En la fase 2 (story building) la profesora empezó a leer (lectura global), cada día aprendía 6 letras del alfabeto, y a contar historias de la siguiente manera:

Después de 10 minutos de conversación (small talking: qué has hecho esta mañana, que has desayunado, que hiciste ayer por la tarde, etc.), la profesora de amariña reparte a sus cuatro estudiantes un cuento infantil ilustrado y pide a uno que empiece a contar la historia.

Estudiante 1: Kai (rojo) wef (pájaro) eye berrarre now (está volando, él).

Profesora: Kayina (rojo-el) wef (pájaro) eye berrarrech now (está volando, ella; porque pájaro es femenino en amariña).

Estudiante: Wef (pájaro) ba chaf lai (hacia el bosque) eye komech now (está yendo).

Profesora: Gobes! (¡bien!), khomech kh, kh, kh (enfatiza [kh] plosiva que la profe-estudiante ha pronunciado como [k])

Estudiante: Wef (pájaro) wede (hacia) tarabesa (mesa) lai (encima) eye berrarrech now (está volando) ena asa eye ferrach now ( y pez está asustado) ¿because? (¿porque?) lesu (hacia él) betam kerb nat (muy cerca está).

Profesora: wefua (el pájaro) wede tarabesa lai eye berrarrech now (hacia la mesa va volando) ena (y) asau (el pez) eye ferrach now (está asustado) mekaniatum (porque) lesu betam kerb nat (se está acercando).

Etc.

Los estudiantes de amariña tratan de hablar lo mejor que pueden con el vocabulario que conocen y piden ayuda con los mecanismos que tienen. A esto le llaman en GPA “negociar significados”: ¿qué es esto?, ¿qué hace? (señalando el dibujo), ¿cómo se dice “pecera” en amariña?, etc.

El estudiante 2 continúa la historia. Sin prisas para pasar a la página siguiente, se describe todo con detalle.

Los estudiantes graban a la profesora, ella cuenta la historia mencionando la página. Si han salido nuevas palabras durante la historia, se le graba de nuevo con la explicación y ejemplo: Wede hospital hedku mekaniatum amemeñ (fui al hospital porque estoy enferma).

En casa los alumnos escuchan la narración varias veces tratando de memorizar y tomando ideas para la siguiente página o historia, frases como:

Es de noche.

Hay una casa grande.

Al lado de la casa hay un árbol

La ventana está abierta.

Tratando de hacerlas cada vez más complicadas:

La casa que está al lado del árbol tiene la ventana abierta y es de noche, así que…

Continuará…

100 horas de amariña: Growing Participator Approach

Ayer cumplí 100 horas de amariña con el enfoque de Greg y Angela Thomson (Growing Participator Approach), hice el examen de la fase 1B y pasé a la fase 2. Después de 50 horas de escuchar a nuestras profesoras y grabarlas para memorizar el léxico, comenzamos a hablar. En la sesión 1 de la fase 1B jugamos a describir paisajes usando el vocabulario (animales, cacharros de cocina, personas, colores, etc.) y las preposiciones que ya conocíamos. En las siguientes sesiones hemos ampliado el léxico (aeropuerto, tiendas, campo y ciudad, nacionalidades, días de la semana y meses del año, más animales, más cosas de la casa, algunos adjetivos v más emociones y acciones) hasta llegar a las 750 – 800 palabras. Hemos aprendido a conjugar verbos en imperativo, presente, pasado y futuro. Hemos añadido algunas situaciones comunicativas nuevas (lexicarry) y hecho ejercicios fonéticos (dzoro-oreja/ doro-pollo, masmar-línea/ mismar-clavo, etc.).

Una de las cosas que más me está gustando del curso (y que ya he incorporado en mis clases de ELE) es utilizar objetos reales en la clase (muñecos de trapo, cacharros de cocina, muebles de la casita de muñecas, cochecitos, etc.) porque al verlos y tocarlos he comprobado que retenemos mejor sus nombres. Para aprender las cantidades me gustó mucho usar arroz (medio kilo, un poco, mucho, bastante, demasiado, etc.) y un vaso con agua (lleno, vacío, con hielo, etc.).

Algunas de las tareas comunicativas ya las conocía y las uso en mis clases: jugar al bingo de palabras, emparejar tarjetas, tocarse las partes del cuerpo (“Simón dice”), obedecer instrucciones reales del profesor (“ve a la pizarra y dibuja una casa”, “abre la puerta”, “cierra la ventana”, “corre, para, siéntate, levántate”, “enciende/ apaga la radio”, etc.), juegos de rol tipo comprador-vendedor en el mercado, etc. Las tareas que hacemos con los objetos reales eran nuevas y me han parecido muy útiles, especialmente las instrucciones (“coge la tetera, ponla en la cocinilla, enciende el fuego, calienta el agua, sirve el té en la taza azul, dáselo a la niña”, “coge la naranja, pélala, córtala, dale la mitad a tu compañera, cómetela, ahora lávate las manos”, etc.) y la práctica de saludos (la niña y el señor se saludan por la noche, dos hombres se despiden por la mañana, etc.). En amariña, igual que en árabe, los saludos son muy importantes y cambian según el momento del día y la persona a la que te diriges.

Muchas veces me he sentido perdida. Después de 70 horas de clase descubrí que lo que yo creía que era el infinitivo de los verbos, era la 3ª persona del singular masculino del pasado (pretérito perfecto simple). Después de 100 horas de clase todavía no sé cómo funcionan los artículos y no sé cuándo la 1ª persona del pasado termina en –w o en –hu o en –ku, pero estoy hablando y entendiendo lo que nunca hubiera imaginado.

Ayer empezamos la primera sesión de la fase 2 (contar historias, 250 horas). Todavía no nos está permitido escribir. Esto que al principio me resultaba tan duro, ahora me parece una ventaja, lo que sabes, sabes y fuera del aula no vas a mirar en tu cuaderno cada vez que quieres decir algo. Después de presentarnos, el nuevo profesor nos da un cuento con dibujos y nos dice que empecemos a contárselo. Empiezo yo: “Hay un pollito, tiene muchas plumas, lleva un sombrero rosa, el pico es de color naranja (después de tanto quejarme, ¡estoy usando las partes del cuerpo de los animales!). Va caminando por el bosque, está muy contento. Cerca del árbol se encuentra con…”. Siguen mis compañeras, una a una, hasta terminar el cuento. El profesor está sorprendido con nuestro nivel (hulum ambes-och-¡bravo!, literalmente, “todos leones”). Luego, nos cuenta él la misma historia, usa algunos conectores que no sabemos (“entonces”, “un día”, “porque”, etc.) y podemos interrumpirle cuando no le hemos entendido. Finalmente, grabamos la historia con nuestros aparatos y nos vamos a casa a escucharla.

¡Tedesetku-feliz!

Hablar una LE después de 50 horas de escucha: Growing Participator Approach

Hoy voy a mi clase de amariña emocionada porque empiezo la fase 1B y, después de 50 horas de clase, se nos va a permitir hablar. Tengo mucha curiosidad como estudiante y como profesora de lengua extranjera. La profesora nos pide que conjuguemos los verbos en presente “continuo”, ¡pero si no sabemos! Nos da las tarjetas de los pronombres y ella conjuga el verbo “limpiar” con todos los pronombres. Luego nos toca a cada una conjugar algunos de los verbos que hemos aprendido en la fase 1, no vale apuntar las terminaciones. A continuación esparce varios objetos por la mesa: los muñecos de trapo, los muebles de la casa de muñecas, las frutas y verduras, los cacharros de cocina, los animales, tarjetas de colores, etc. y divide la mesa en tres espacios. Empezamos por turnos a decir una frase,  yo digo “elote (maíz) amarillo” y lo pongo en el nivel 1. Luego la compañera añade “la vaca se come el elote amarillo” (el elotito pasa al nivel 2 y la vaca se queda en el nivel 1). La tercera compañera agrega nuevos elementos: “la vaca que come elote está al lado del elefante” (la vaca pasa al nivel 2, el elote sale del juego y entra el elefante al nivel 1). Cuarta compañera: “la vaca está caminando al lado del elefante y va a la puerta” (la vaca sale del juego, el elefante pasa a nivel 2, la puerta entra en nivel 1), etc. A medida que usas una palabra, sube de nivel. Cuando has usado tres veces la palabra se elimina. Puedes escoger cualquier objeto de la mesa. Me ha parecido un ejercicio bastante práctico y divertido para conjugar los verbos que sabemos y practicar las preposiciones y los colores, algunas frases eran muy ingeniosas  como “el ratón tiene hambre y se come al elefante gris” aunque no sé si aplicable a la vida fuera del aula 🙂 En el tercer y cuarto periodo hemos dividido la clase en dos grupos (2 y 2) y la profesora ha repartido 20 tarjetas con dibujos muy parecidos a cada grupo. Teníamos que escoger una tarjeta y describirla para que el otro grupo adivinase de qué imagen se trataba, tipo “hay cuatro caballos, hay una casa que tiene cuatro ventanas, hay un niño al lado del árbol y una niña entre el camino y la flor, no hay sol, etc.”. Buen ejercicio para practicar hay/ no hay y las preposiciones. Hay una actividad parecida en ELE 1 de Virgilio Borobio, SM, con 6 dibujos de alimentos para practicar haber impersonal y las medidas y envases (hay una barra de pan, hay un paquete de azúcar, hay una docena de huevos, etc.). Al salir de la clase practico con Thomas, “el perro está detrás de la casa”, “yo no tengo coche, tú tienes coche, nosotros queremos coche” (todavía no sé decir comprar) ¡Estoy hablando en amariña! 🙂

50 horas de amariña: Growing Participator Approach

Hoy he hecho mi examen de amariña (480 palabras) después de 50 horas de clase usando el método de Greg y Angela Thompson (Growing Participator Approach). Se trata de un curso intensivo (120 horas en 6 semanas) en el que teníamos prohibido escribir, hablar y leer en esta primera fase (50 horas). Las clases se han ido sucediendo como en la primera sesión: la profesora dice las palabras correspondientes a los dibujos, primero en orden y luego alternativamente, y nosotros señalamos lo que ella va diciendo, primero todas las alumnas juntas y luego una a una (somos cuatro). Después grabamos a la profesora. Cada día revisamos algo de lo estudiado en las sesiones previas. En casa le dedico una hora más de estudio cada día.

Además de las hojas del vocabulario, hay otros dibujos (lexicarry) donde señalamos y grabamos situaciones que aprendemos del mismo modo, escuchando y señalando, en ningún momento se nos pide hablar, aunque nosotras ya hemos empezado a usar los saludos.

Sesión 1 (11-11-13): 7 nombres de personas (hombre, mujer, niño, niña, etc.) + “gente”; 14 nombres de animales + “animales”, 10 pronombres personales. Situaciones 1-3: Saludos mañana, tarde y noche.

Sesión 2 (12-11-13): 8 acciones en imperativo (corre, levántate, para, duerme, ve, vuelve, etc.), que aprendemos en masculino y femenino y una de ellas en plural. En ningún momento la profesora habla de diferencia de género, solo dice went-kum (hombre-párate), set-kumi (mujer-párate), o se refiere a esos verbos como “imperativo”, solo nos dice en inglés que se trata de una orden (command). También aprendemos 12 objetos de la cocina (vaso, plato, etc.) y 12 objetos de la casa y la clase (lápiz, silla, mesa, etc.). La clase termina con un ejercicio práctico en el que las estudiantes actuamos según lo que la profesora dice: pararnos, correr, etc.

Sesión 3 (13-11-13): Las mismas acciones que aprendimos en la sesión 2, pero en presente (“la niña está caminando”, “el niño está durmiendo”, etc.), 4 acciones para señalar y mover objetos (pon, mete, señala, toca), 12 objetos más de la casa y la clase (percha, pizarra, etc.) y 9 objetos de la cocina.

Sesión 4 (14-11-13): 12 nuevos animales, más partes y muebles de la casa (techo, cortinas, etc.), algunas acciones relacionadas con ese léxico (encender/ apagar, abrir/ cerrar, etc.), 8 preposiciones. Practicamos acciones que sabemos con animales de plástico, juguetes de cocina, una casita de muñecas y los muñecos de tela, tipo “pon el pez en el plato”, “mete la cuchara en el vaso”, “la araña está corriendo”, “el gato está durmiendo dentro de la casa”, etc. Situación 4: qué decir cuando alguien estornuda. Situación 5: preguntar la hora.

Sesión 5 (15-11-13): 17 partes del cuerpo humano, más 14 partes de la cara, los posesivos correspondientes a los 10 pronombres, 12 partes del cuerpo de los animales y las relaciones familiares (padre, madre, etc.).

Después de esta sesión me entra la primera “depre”, sé decir “pezuña de vaca” y “pezuña de caballo”, que en amariña son dos palabras diferentes, “hocico” y “pluma” y todavía no sé decir cómo me llamo o de dónde soy. El método de Thomson está basado en los estudios de S.D. Krashen (1985, 1987) que considera que la adquisición de lenguas es un proceso inconsciente, a diferencia del aprendizaje (por ejemplo, de la gramática, de reconocer estructuras o distinguir fonemas), que es consciente. Krashen cree que adquirimos la habilidad al estar expuestos a gran cantidad de input (lengua) que entendemos. Habrá que confiar en el método.

Sesión 6 (18-11-13): Nuevas acciones en imperativo (ver, tocar, lavar, etc.), aprendemos cómo se forma el plural de los sustantivos, todos los colores y el nombre de ¡36 frutas y verduras!

Nueva depre. Algunas estrategias de comprensión auditiva que aplico para retener tanto vocabulario empiezan a fallarme, hay un montón de palabras que me suenan igual: watet (leche) – wat (tragar) – wot (salsa), habab (sandía) – ebab (serpiente), ayat (abuelo) – ait (ratón)… Cuando llego a casa hago trampa y las escribo usando el AFI.

Sesión 7 (19-11-13). 10 acciones (recortar, pintar, preparar, jugar, etc.) y 35 nombres de ropa diferentes. Situación 6: interrumpir una conversación.

Por la noche no desconecto, mi cerebro sigue repitiendo palabras… ¿cuándo llega el fin de semana? Estoy agotada.

Sesión 8 (20-11-13). Más ropa de cama y verbos relacionados (vestirse, desvestirse, etc.), 14 acciones nuevas (escuchar, leer, girarse, despertarse, etc.) y ¡25 emociones y sentimientos! correspondientes a 25 dibujos mostrando los estados de ánimo (dormido, cansado, etc.). La profesora lo graba en masculino y femenino y añade verbos “sé feliz”, “no te preocupes”, etc.

Depre total, esto me parece imposible de aprender: tedesete-contento, tenadede-enfadado, tgereme-sorprendido, tchenege-preocupado, etc. Todo me suena igual. He leído algunos artículos sobre motivación a la hora de aprender lenguas. A pesar de estar bastante motivada (mi motivación es más bien integradora que instrumental, para cumplir un objetivo), quiero abandonar después de esta sesión. Aprender una lengua es difícil, es doloroso, requiere esfuerzo y tiempo y hoy siento que no tengo aptitudes (me suena todo igual, me encanta la gramática y con este enfoque metodológico todavía no sé cómo se construye una frase…).

Esa noche me voy a la cama sin escuchar la grabación, me veo incapaz de aprender todas esas palabras. Desde el 11 de noviembre no he leído el periódico, ni he mirado mi Feedly, ni Twitter…, ya no digamos leer un libro, ir a clases de yoga… ¿Dejo el amariña? Mi familia me anima, ¡tú puedes!

Sesión 9 (21-11-13). Se practican las emociones con los dibujos + los pronombres posesivos y las relaciones familiares: “la niña tiene hambre y su padre está enfadado”, “el niño está enfermo y su madre está preocupada”, etc. Nuevos modos de preguntar (¿qué hace el niño?, ¿quién es?, ¿qué es eso?, etc.) y situaciones comunicativas (no oigo bien, no entiendo, puede repetir, etc.).

Por fin, algo práctico, esto lo doy yo el primer día de mis clases de ELE 🙂

Sesión 10 (22-11-13). Nuevos verbos (golpear, pensar, etc.) y números del 1 al 100. Nacionalidades, de dónde eres, cómo te llamas y 32 nuevas palabras sobre elementos naturales (mar, desierto, montaña, bosque, etc.).

Todo es pan comido comparado con las emociones y, por fin, es viernes. Tedesechi (o algo así)! (be happy, para tú femenino, anchi).

Sesión 11 y 12 (25 y 26-11-13). Hemos terminado con toda la fase 1. Trabajamos las palabras difíciles (sonidos similares), repasamos las emociones que nos han costado a todas y nos dan un papel con el iceberg donde vamos a clasificar todas las palabras aprendidas (¡480!). La profesora lee el listado y nosotras marcamos en qué punto se encuentran: palabras que entiendo cuando las escucho contextualizadas, palabras que reconozco pero no entiendo, palabras que entiendo fuera de contexto, palabras que solo entiendo con la ayuda del contexto, etc. Aprendemos a conjugar los verbos ser y tener.

Estoy realmente sorprendida de cuántas palabras soy capaz de entender e incluso de producir. De camino a casa empiezo a nombrar todo lo que veo (coches, árboles, edificios, bebidas, perro, gato, ventana, puerta…), no paro en diez minutos y dejo perplejo a Thomas. Llego a casa y sigo delante de mis hijos (mantel, cortinas, taza, colador, naranja, etc.), ¡esta madre nuestra está como una cabra! (tas·rake·rakemessy, ene rabeñ-tengo hambre, etc.)

Sesión 13 (25-11-13). Me paso toda la mañana (4 horas) volviendo a escuchar todas las audiciones, conozco más de un 60 por ciento de palabras de memoria y soy capaz de decirlas y pronunciarlas (¡la gente me entiende!), otro 35 por ciento las reconozco cuando las escucho y puedo señalarlas en el contexto (dibujos temáticos), el resto, 10 por ciento, las reconozco pero no entiendo qué significan al oírlas descontextualizadas. El examen es con las dos profesoras y dura unos 15 minutos, me parece fácil. En la mesa hay desplegados un montón de los objetos que utilizamos cada día, además de los muñecos y la casita de muñecas, te piden hacer cosas tipo “ve a la pizarra y escribe el número 8”, “coge la tetera y sirve el café en la taza”, “la vaca va corriendo hacia la puerta”, etc.

Todas pasamos el examen, una de las chicas tiene que recuperar dos sesiones antes de pasar a la fase 2. Jugamos al juego de las cartas y las parejas mencionando el objeto que cogemos y practicando “tengo un tomate”, “tengo dos vacas, etc.”. Situación 7: pedir disculpas.

¡A partir de mañana ya podemos hablar en clase! 🙂

Aprendiendo amariña: Growing Participator Approach

Siempre que llego a un país para vivir intento aprender la lengua, unas veces lo he conseguido y  otras no he pasado de un nivel A1 (MCER). Hoy es mi primer día de amariña, mi lengua número 12. La 12 que estudio, que no quiere decir que domine, ya me gustaría (“Aprendiz de muchomaestro de nada”). Ningún extranjero que he conocido me ha animado a estudiar amariña, excepto Dawn Bryan de Broads Abroad. Todo el mundo dice que es muy difícil y que “no sirve para nada”, ya que solo se habla en Etiopía y no todos los etíopes la hablan. Ese argumento me parece suficiente razón para intentarlo, pues todos los que hablamos lenguas minoritarias sufrimos comentarios de ese tipo, aunque lo cierto es que sí me parece difícil. El otro día fui a ver mi primera película etíope y no entendí una sola palabra.

En la primera clase uno espera que le enseñen a saludar, presentarse y unas cuantas palabras para poder comunicarse y seguir las instrucciones del profesor. Algunas de las lenguas que he estudiado han sido con un enfoque gramatical y no he llegado muy lejos. Como profesora y como estudiante de otras lenguas uso el método comunicativo/ enfoque por tareas y el progreso de los estudiantes es mayor. También he impartido cursos de formación a profesores de ELE y he dado la “clase cero” como a mí me la enseñaron, hablando a mis alumnos-profesores en otra lengua para que ellos experimenten la sensación de sus aprendientes en la primera clase y cómo es posible aprender/enseñar usando solo la lengua meta desde el primer día.

Aquí nada de eso. Me he apuntado a un curso intensivo de amariña en Mekane Yesus Joint Language School (Mekanissa, Addis Abeba), 4 horas al día, 5 días a la semana por 6 semanas, 120 horas. Tenemos que aprender 750-800 palabras en esta primera fase llamada “Aquí y Ahora” (“Here-and-Now” Phase). En las primeras 50 horas tenemos prohibido hablar, solo escuchar porque así hacen los participantes en edad de crecimiento (se nos llama GPs, growing participators, en lugar de “aprendientes”, “aprendices” o “estudiantes”) según este enfoque metodológico (Growing Participator Approach), desarrollado por el psicolingüista americano Dr. Greg Thomson y su esposa Angela Thomson. Nuestra “persona de apoyo” (nurturer), o sea la profesora, nos habla y nosotros escuchamos y señalamos lo que ella dice en los dibujos. Tenemos prohibido escribir nada en nuestro alfabeto latino, coreano, etc. ni usar el AFI.

Clase 1 (11 de noviembre, 4 periodos de 45 minutos)

En el primer tiempo se nos pasan unas viñetas con dibujos de gente. La profesora va señalando el dibujo y repite dos veces cada palabra: hombre, mujer, niño, niña, bebé, etc. Siete palabras + “gente” (se-woj). Luego nos dice las palabras en distinto orden y nosotros tenemos que señalar el dibujo. Después grabamos a la profesora con nuestro aparato (i-pad, grabadora, teléfono, etc.) para practicar en casa. Los dibujos de Angela Thomson (esposa de Greg Thomson) se nos pasan fotocopiados.

En el segundo tiempo hacemos lo mismo con el nombre de los 12 animales (vaca, caballo, hiena…).

Luego hay un té-café en el patio y allí conozco algunos estudiantes que están en la segunda y tercera fases, me dan ánimos para seguir. Hay una chica americana de madre guatemalteca que me dice que ella ahora solo puede pensar en amariña e inglés, no le sale el español, ¡inmersión lingüística total!

Después del recreo cambiamos de profesora. Seguimos con los dibujos y nos enseña todos los pronombres personales. En amariña hay 10 pronombres: yo, tú (masculino y femenino), usted, él y ella, más él/ella formal, nosotros, vosotros/as/ ustedes y ellos/as. Luego saca unos muñequitos de trapo y practicamos. En el cuarto tiempo aprendemos a decir buenos días dirigiéndonos a todas las personas. Son los muñecos los que hablan  (la profesora habla) y nosotras señalamos  a quien se dirige (persona asociada al pronombre).

¡Qué empanada mental! Me siento perdida, pero me da la sensación de que he pensado en amariña en este primer día de clase. Estoy entusiasmada como estudiante y profesora, ¿aplicaré esto a mis clases de ELE? Os voy a contar mis progresos y si funciona.

Growing Participator Approach by Greg and Angela Thomson
Growing Participator Approach by Greg and Angela Thomson

Mi primera película etíope: Sost Maezen

Triángulo (en amariña Sost Maezen, inglés Triangle, Theodros Teshome, 2012), la primera película etíope que veo, es una de las más taquilleras de la corta historia del cine en este país, que no tiene más que 20 años (me refiero a películas hechas en Etiopía no de directores etíopes en el extranjero), y para algunos críticos, la mejor.

La película narra el difícil y doloroso trayecto de un grupo de inmigrantes rumbo a los Estados Unidos y desarrolla una historia de amor entre uno de los etíopes, Kaleab (Solomon Bogale), y una joven de Eritrea, Winta (Mahder Assefa). En el camino pasan todo tipo de adversidades: durísimas condiciones climáticas cruzando el desierto de Libia y el Mediterráneo hacia la costa siciliana; violencia y engaño por parte de los “coyotes” árabes, italianos y mejicanos, enfermedades y muertes. La película me recordaba a Silent Cargo (Adam Azimov, 2011), también sobre inmigración ilegal en penosas condiciones.

El director y guionista Theodros Teshome es un apasionado del cine de Bollywood y un experto en efectos especiales y ambas cosas se notan en el film: efectos ópticos en el desierto y en el mar, canciones en la película (aquí sin baile), primeros planos acompañados de largos monólogos, patriotismo, heroísmo y estereotipos.

Después de sufrir todas las calamidades posibles que uno pueda encontrarse como emigrante, la película da un giro al final con el avance de lo que será la segunda parte (es una trilogía, como su título indica), en la que parece que podremos ver cómo estos personajes experimentan un cambio radical en su vida americana.

Triangle, 2012