El nuevo disco de Teddy Afro

Desde que salió, el 2 de mayo, no se escucha otro disco en Etiopía, Tewodros Kassahun, conocido por todo el mundo como Teddy Afro, icono de la música moderna etíope, ha vendido más de medio millón de copias en menos de un mes, una cifra que nadie ha batido aquí; estuvo, incluso, el primero en la lista de los más vendidos en Estados Unidos. El 6 de mayo estuve en el hotel Ghion disfrutando Hagere (“Mi país”), el último concierto de Aster Aweke, mi cantante etíope favorita, con Gossaye y el ganador del concurso Idol en Etiopía, Dawit Tsege, el público coreaba el nombre de Teddy entre número y número, muchos se sabían el repertorio de memoria y acababa de salir.

Este nuevo disco, titulado Etiopía, es el quinto album del artista en amariña y suena entre pop y reggae. Muestra la diversidad del país, que no etnicidad, con un discurso patriota y cohesionador (no podía ser de otra manera con ese título) en letras que hablan de unidad, justicia, de historia, de igualdad, y cómo no, de amor.

Hoy precisamente se celebra el Día de África, Etiopía tuvo en 1963 un papel fundamental en la creación de la Unión Africana 1963, Teddy apuesta por la unificación del continente y de su propio país.

La canción que más me gusta del cedé es la 2, titulada “mi moratón o cardenal” (ሠምበሬ, [samberé]), con un lenguaje muy poético, mucho ritmo, un estribillo pegadizo (ጉራ ብቻ, [gura bicha], orgulloso de sí mismo, fanfarrón) y abundantes fonemas palatales (ch/, /y/ y /ñ/).  Usa el cuerpo humano como metáfora (ከ ኣካሌ ሣይጠፋ ሠንበሬ, el moratón todavía está en mi cuerpo; ኣምና ፍቅር ጎድቶኝ ከ ኣካሌ ላይ ሣያጠፋ ዛሬ, el año pasado amé pero me hirieron; ድግሞ ሌላ ኣገኘኝ ኣዲስ ጋላ ለብሶ, entonces algo me encontró, me puse/me vestí con un cuerpo nuevo; እዮትና ዛሬ ሰዉ መሙደድ ፅርሜ ነው, esto me pasa por amar) para hablar de la soberbia (ያን ጉራ ሁላ) (de las élites), de los que les gusta vanagloriarse y de las malas lenguas (ስማ ስማ፤ ስልቻ ቀልቀሎ ቀልቀሎ ስልቻ/ ቦታ ቢለዋወጥ ወጥ ላያጥም ኣልቻ/ ልቤ ዛሬም ወደህ ለትሆን መተራቻ/ ታዲያ ምን ኣመጣው ያን ሁሉ ዛቻ, escucha, escucha, si cambias la cazuela de lugar, el sabor no cambia, por qué decir esas fuertes palabras sin hacer nada; es decir, no hay ningún cambio, ninguna diferencia, vuelves a amar [después de todo lo que te han hecho]).

Y a buen entendedor…

ELE. Actividades interculturales 1. Un cuento de Benín

Agnès Agboton es una autora beninesa que ha publicado varios libros sobre tradición oral y otros temas de cultura africana en español y en catalán. Hoy nos acercamos a esta escritora en nuestra clase de ELE con el cuento “Por qué el sol y la luna no salen juntos”, que narra el mito de la creación según la etnia gun. Elijo este cuento porque uno de nuestros estudiantes del grupo de B2, Marcellin, es beninés y también estudioso de los cuentos y tradiciones orales de su país.

Las leyendas de la creación empiezan en Benín con la pregunta “Eté Utú”, que en lengua gun significa “por qué”, de ahí el título de la colección de cuentos “Eté Utú. De por qué en África las cosas son como son” al que pertenece “Por qué el sol y la luna no salen juntos”.

Este cuento habla de los celos, la amistad y la sinceridad y explica el porqué de la enemistad de Hue, el Sol, y Sun, la Luna.

Foto: https://www.pinterest.com/pin/237494580325707547/
Foto: https://www.pinterest.com/pin/237494580325707547/

El Sol y la Luna eran muy amigos y siempre disfrutaban de su compañía. La Luna le propuso al Sol que mataran a sus hijos para estar más tranquilos. El Sol no estaba muy convencido, pero quería complacer a su amiga la Luna, así que metió a todos sus hijos en un saco y los echó al mar. El día siguiente el Sol fue a ver a la Luna, que estaba muy feliz, y se dio cuenta que ella no había matado a sus hijos y que estos brillaban en el cielo más que nunca.  El Sol entendió los celos de la Luna y se arrepintió de lo que había hecho y nunca más volvió a salir con ella. Y así hasta nuestros días.

En lengua gun, las estrellas se llaman “sunvi”, que significa “hijas de la Luna”, y los peces se llaman “huevi”, que quiere decir “hijos del Sol”. Cada vez que comemos pescado, hemos de dar gracias al Sol. Marcellin nos explica que estas leyendas de la creación no suelen contarse de día. Si lo hacemos, es mejor colocar una pestaña sobre nuestra cabeza, para prevenir la pereza.

El cuento tiene algunas palabras y expresiones que los estudiantes no conocen, así que trabajamos el vocabulario: entrañable, revolotear, atrevido, aprovechar, agarrar, declinar, sombra, a hurtadillas, confines, orilla, sumido, añorar, reír en sus narices, aliento, fulgor, tez mortecina, mofarse, desolación, charca, surcar el mar, senda, muy de tarde en tarde, asomar, feroz, tender una trampa, azada.

En la siguiente clase clasificamos algunos sinónimos de amanecer (esclarecer, romper el día, alborear, clarear, aurora, madrugada, alba, albor, aurora, etc.) y atardecer (anochecer, crepúsculo, puesta de sol, ocaso, etc.) que hemos entregado a los estudiantes de manera desordenada.

amanecer- atardecer
https://tagul.com/show/prj2i2kewetv/amanecer%2F%20atardecer

La siguiente actividad consiste en escoger el cuadro del sol o la luna que más les gusta y describirlo.

Previamente hacemos una lluvia de ideas con palabras que podrían utilizar para sus descripciones pictóricas (reflejo, alumbrar, deslumbrar, sombra, luz, iluminar, pincelada, rayo, colores fuertes/ cálidos/ pastel, óleo, acuarela, etc.). Esta lista de vocabulario puede ayudarles:

Finalmente hemos escuchado la canción de Mecano “Hijo de la luna” y tras explicar algunas palabras que les resultaban difíciles (hembra, conjurar, calé, payo, menguar, armiño, lomo, etc.), han reescrito la leyenda gitana que cuenta la canción.

7175971_f496

Entre mis leyendas favoritas (mitos de creación) está la de Ganesh y la Luna. Cuentan en la India que Ganesh era tan goloso que se podía pasar un día entero comiendo dulces. Un día, cuando regresaba a casa con la panza llena, se le cayeron al suelo algunas golosinas. Desafortunadamente, Chandra, la Luna, había presenciado la escena y empezó a reírse de Ganesh. Su cabeza de elefante, sus pies gruesos y su movimiento lento y torpe recogiendo los dulces del suelo le parecían muy graciosos. A Ganesh le molestó que se burlara de él y le maldijo que nunca más se vería en su plenitud. Pero la Luna se arrepintió y a Ganesh le pareció que su castigo era desproporcionado. Reflexionó y le dijo que, a partir de entonces, solo un día al mes no se vería la Luna y los días consecutivos a la luna nueva, crecería de tamaño y, después de quince días, volvería a verse llena. Es por eso que ahora podemos observar cómo la luna cambia de tamaño.

Esto sucedió el día de Chaturthi, así que si miras a la luna ese día puede que surjan algunos problemas, pero no te preocupes porque podrán arreglarse si escuchas el cuento de Krishna y la joya de Syamantaka, pero eso es otra historia…