“Teza” de Haile Gerima (2008)

Ayer vi Teza (Rocío, 2008) del director y guionista Haile Gerima, la primera película etíope que realmente he disfrutado.

Teza, protagonizada por el actor Aaron Arefe, cuenta en varios flashbacks la vida de un médico, el doctor Anberber, que, de joven, vive en la Alemania del Este y es simpatizante de las ideas marxistas. Regresa a Adís Abeba durante el régimen comunista de Mengistu Haile Mariam (en el poder entre 1974 y 1991) para trabajar en un laboratorio como patólogo, con las buenas intenciones de servir a su país y ayudar a su gente. Se encuentra con una Etiopía dominada por unos líderes revolucionarios que desprestigian a los intelectuales y científicos y actúan como verdaderos mafiosos. Después de presenciar el asesinato de un gran amigo, Anberber vuelve a la Europa comunista donde se enfrenta a un ataque racista. Destrozado y desilusionado, regresa a su país y busca refugio y confort en su madre anciana y en la gente de su aldea.

Es una película con un tema muy global, el de la frustración del idealismo político. En muchas cosas me ha recordado al libro de Maaza Mengiste, Beneath the Lions Gaze, ambientado en la misma época. Ambos, película y libro, muestran la violencia desmesurada del régimen del DERG contra los mismos paisanos y camaradas que cuestionan la autoridad. Teza explora también la violencia contra las mujeres en la sociedad rural que, por una parte, garantiza protección y cariño a los suyos, y por otra, castiga cruelmente a aquellos/as que rompen involuntariamente las reglas y tradiciones. Otro de los temas es el de la diáspora etíope y el racismo al que se enfrentan en Europa.

Haile Gerima nos recuerda que solo con la educación se supera la ignorancia y se evitan el racismo y los abusos de poder.

Otras críticas de la película:

Ruth McCann, Profile of Local Filmmaker Haile Gerima, Washington Post (21/09/09).

Larry Rohter, For Filmmaker, Ethiopia’s Struggle Is His Own. Haile Gerima’s Films Mirror Ethiopia’s Struggle, NY Times (29/03/10).

 

 

Anuncios

Mi primera película etíope: Sost Maezen

Triángulo (en amariña Sost Maezen, inglés Triangle, Theodros Teshome, 2012), la primera película etíope que veo, es una de las más taquilleras de la corta historia del cine en este país, que no tiene más que 20 años (me refiero a películas hechas en Etiopía no de directores etíopes en el extranjero), y para algunos críticos, la mejor.

La película narra el difícil y doloroso trayecto de un grupo de inmigrantes rumbo a los Estados Unidos y desarrolla una historia de amor entre uno de los etíopes, Kaleab (Solomon Bogale), y una joven de Eritrea, Winta (Mahder Assefa). En el camino pasan todo tipo de adversidades: durísimas condiciones climáticas cruzando el desierto de Libia y el Mediterráneo hacia la costa siciliana; violencia y engaño por parte de los “coyotes” árabes, italianos y mejicanos, enfermedades y muertes. La película me recordaba a Silent Cargo (Adam Azimov, 2011), también sobre inmigración ilegal en penosas condiciones.

El director y guionista Theodros Teshome es un apasionado del cine de Bollywood y un experto en efectos especiales y ambas cosas se notan en el film: efectos ópticos en el desierto y en el mar, canciones en la película (aquí sin baile), primeros planos acompañados de largos monólogos, patriotismo, heroísmo y estereotipos.

Después de sufrir todas las calamidades posibles que uno pueda encontrarse como emigrante, la película da un giro al final con el avance de lo que será la segunda parte (es una trilogía, como su título indica), en la que parece que podremos ver cómo estos personajes experimentan un cambio radical en su vida americana.

Triangle, 2012