Balance del curso 2016/17

Hoy terminamos el curso y, como llevo haciendo un par de años (2014/15, 2015/16), me gusta hacer balance y reflexionar un poquito.

Empecé el curso en agosto impartiendo dos talleres breves para los profesores de español de la Universidad de Delhi (India), sobre PLE y sobre el enfoque metodológico de Greg Thomson (Growing Participator Approach).

De vuelta en Adís Abeba en septiembre organicé una conferencia sobre literatura africana en la CEPA/UNECA con Sonia Fernández, autora del blog Literafrica y toda una experta en el tema. Sonia me invitó a participar en la campaña de Twitter “#100lecturasafricanas” durante los meses de diciembre y enero para dar a conocer la variada literatura africana.

Algunas actividades llevadas a cabo durante el curso fueron las de “Fueron felices y comieron perdices”, donde los alumnos de la Escuela Alemana idearon crónicas sociales de casamientos entre famosos; el Día de la Mujer en el que los alumnos realizaron una entrevista online con la Dra. Isabel Díaz Carretero (CSIC) y entrevisté a mi profesora de amariñael Día de Africa, en el que visitamos el recinto de la ECA y, recientemente, la charla en clase con Érica Ramírez, compañera nicaragüense del Centro de Idiomas de la ECA, periodista de formación, que nos estuvo contando sobre varias tradiciones de su país.

Este año he publicado algunas de las actividades de comprensión lectora que preparo regularmente para mis alumnos. Me encanta trabajar con materiales reales, artículos actuales del periódico que me llaman la atención y que llevo a la clase muy a menudo para comentarlos (expresión oral) y para su explotación didáctica, especialmente trabajamos el vocabulario de una forma contextualizada: Juan y Sinforosa (habitantes en un pueblo abandonado de Teruel), Trogneux 64 Macron 39, Día Internacional de Internet, Metapintura en el Museo del Prado y Si Fidel se equivocó mucho.

También en el blog algunas reseñas de cine y literatura etíope: The Texture of Dreams (Fasil Yitbarek), Tower in the Sky (Hiwot Teffera) y Beneath the Lion’s Gaze (Maaza Mengiste).

En mayo tuvimos la primera convocatoria de DELE en Etiopía, organizada por la Embajada de España, con 28 candidatos, 18 de ellos mis alumnos/as. Espero que les vaya muy bien y aprueben todos, aunque no todos se han preparado bien 🙂

Y con tantas horas de clase y de tiempo de preparación, ya no se le puede pedir más al cuerpo…

En noviembre hallamos los documentos que nos faltaban para completar nuestra investigación sobre El Quijote, ahora falta encontrar el momento para escribirlo y publicarlo, es todo un regalo.

El próximo curso, más. Felices vacaciones

 

 

Anuncios

“La textura de los sueños”, primera novela de Fasil Yitbarek

“Érase una vez, un niño que nació de una humilde pareja en una pequeña ciudad no muy colorida en el centro norte de Etiopia…” (p. 216).

El lugar es Dessie y ese hijo es Yosef, el protagonista de La textura de los sueños (The Texture of Dreams, no traducida al castellano), la primera novela del escritor etíope Fasil Yitbarek, escrita en inglés y publicada en 2005 (Chicago: Nyala).

Yosef prueba suerte después de graduarse en la Universidad de Adís Abeba y obtiene un visado que lo lleva a Nueva York, ¿por qué Nueva York?, simplemente porque allí tiene amigos que lo acogen. Después de varios intentos frustrados, Yosef consigue su primer empleo como profesor de inglés a inmigrantes, ¿un etíope profesor de inglés? -se preguntan muchos.

El libro me ha gustado porque habla de tres temas que me interesan: la enseñanza de lenguas, la multiculturalidad y Etiopía,  además, está magníficamente narrado: una prosa elegante (¡quién diría que el inglés no es su lengua materna!), ciertos toques de humor y varias historias paralelas que logran que te enganches desde la primera página.

Yosef marcha a los EEUU después de conseguir su pasaporte (casi imposible en tiempos del DERG) y visado (toda una proeza con el recién estrenado nuevo gobierno), éxito que él atribuye a su buen nivel de inglés, su amplia sonrisa y una camisa bien planchada. La emotiva despedida de su familia en el aeropuerto de Bole pone los pelos de punta a cualquiera de los que vamos y venimos tantas veces y más a aquellos que no llevan billete de vuelta. En Nueva York, le esperan Marta y Aida, que lo cobijan en su casa y sitúan en la gran ciudad. Yosef experimenta los primeros choques culturales, el más sobresaliente, la lengua: no entiende nada pese haberse licenciado en Filología inglesa y los estadounidenses no entienden su acento “africano”.

La carrera de Yosef como profesor de inglés comienza con el aburrido método Audio-Lingual, presentando las estructuras lingüísticas y el vocabulario sin contexto alguno, sirviéndose de breves preguntas que los estudiantes repiten y repiten hasta memorizar. Más tarde se formará en el método comunicativo como profesor de inglés como lengua extranjera (TESOL) en la universidad y acabará disfrutando de su trabajo y conversaciones con sus alumnos, de los que guardará, al cabo de los años, muy buenos recuerdos  (p. 170 – 3).

Yosef vive de inquilino en casa de la señora Hanson, coprotagonista de la novela, una mujer mayor y sola que tiene ciertos prejuicios culturales al conocerlo y con la que desarrollará una bonita y tierna amistad.

Hay también amor, el de Helen, una chica americana, hija de padres inmigrantes, con la que Yosef comparte su pasión por la lengua y la literatura.

El pasado de Yosef en la Etiopía rural es recurrente a lo largo del libro, bien en forma de recuerdos o de sueños (a veces, pesadillas) y es de una gran riqueza y belleza: su modesta escuela y sus compañeros en Dessie, los estudios de ge’ez, los cuentos de su abuela monja (menekusé), su amor por la música, la cultura oral alrededor de la cerveza tradicional (tella) y el café, la universidad… y, sobre todo, la nostalgia de su madre, todo un canto al vínculo materno filial tan fuerte en Etiopía.

The texture of dreams by Fasil Yitbarek

Otros libros sobre Etiopía en este blog:

Camilla Gibb, Sweetness in the belly (2005).

Dinaw Mengestu, The Beautiful Things That Heaven Bears (2007).

Maaza Mengiste, Beneath the Lion’s Gaze (2010).

Hiwot Teffera, Tower in the Sky (2012).

El #DíaDeÁfrica2017 en la CEPA

Hoy hemos celebrado el  en la clase de E/LE de la CEPA (Comisión Económica para África)/UNECA, leyendo algunos artículos en clase y haciendo una visita por nuestro recinto, el lugar donde empezó todo. Fue precisamente aquí, en mayo de 1963, en el Africa Hall, donde se creó la Organización para la Unidad Africana (OUA). El día de su fundación, el 25 de mayo, pasó a considerarse entonces como el Día de África.

La sala de conferencias (Africa Hall) tiene un encanto especial que te transporta a los años 60, con los asientos de escay azules, el mobiliario de madera y los equipos de interpretación (parecidos a los que vi en el museo de la NASA en Houston), que todavía funcionan. Me resulta más acogedora o entrañable que las modernas salas del Centro de Conferencias de la CEPA o la nueva sede de la Unión Africana. Van a remodelar el edificio porque tiene problemas estructurales (se hizo en 18 meses en 1961) este próximo mes de agosto, espero que conserve el encanto de ahora después de las obras.

En el complejo de la CEPA hay varias obras artísticas, sin duda la más grande (150 m²) y monumental es la vidriera en el edificio Niger de Afewerk Tekle (1932 – 2012), reputado artista etíope, famoso por su pinturales murales en la catedral de St. George. Compuesta por tres grandes paneles llenos de simbolismo y que representan a) el pasado (“África entonces”, izquierda), con la muerte empuñando una guadaña, el dragón echando fuego, la esclavitud y la tristeza/desesperación en la cara de la gente; b) el presente (“África entonces y ahora”, centro), con una cenefa de banderas africanas en el borde y varios africanos alrededor de una familia etíope vestida con ropa tradicional, el hombre porta una antorcha encendida, imagen de la luz o la esperanza, junto a las Naciones Unidas en armadura; y c) el futuro (“África ahora y en el futuro”, derecha), con el dragón derrotado (la colonización), la muerte huyendo y un mapa de África formado por figuras humanas.

Colección de sellos de Teklu Negash.

El nuevo disco de Teddy Afro

Desde que salió, el 2 de mayo, no se escucha otro disco en Etiopía, Tewodros Kassahun, conocido por todo el mundo como Teddy Afro, icono de la música moderna etíope, ha vendido más de medio millón de copias en menos de un mes, una cifra que nadie ha batido aquí; estuvo, incluso, el primero en la lista de los más vendidos en Estados Unidos. El 6 de mayo estuve en el hotel Ghion disfrutando Hagere (“Mi país”), el último concierto de Aster Aweke, mi cantante etíope favorita, con Gossaye y el ganador del concurso Idol en Etiopía, Dawit Tsege, el público coreaba el nombre de Teddy entre número y número, muchos se sabían el repertorio de memoria y acababa de salir.

Este nuevo disco, titulado Etiopía, es el quinto album del artista en amariña y suena entre pop y reggae. Muestra la diversidad del país, que no etnicidad, con un discurso patriota y cohesionador (no podía ser de otra manera con ese título) en letras que hablan de unidad, justicia, de historia, de igualdad, y cómo no, de amor.

Hoy precisamente se celebra el Día de África, Etiopía tuvo en 1963 un papel fundamental en la creación de la Unión Africana 1963, Teddy apuesta por la unificación del continente y de su propio país.

La canción que más me gusta del cedé es la 2, titulada “mi moratón o cardenal” (ሠምበሬ, [samberé]), con un lenguaje muy poético, mucho ritmo, un estribillo pegadizo (ጉራ ብቻ, [gura bicha], orgulloso de sí mismo, fanfarrón) y abundantes fonemas palatales (ch/, /y/ y /ñ/).  Usa el cuerpo humano como metáfora (ከ ኣካሌ ሣይጠፋ ሠንበሬ, el moratón todavía está en mi cuerpo; ኣምና ፍቅር ጎድቶኝ ከ ኣካሌ ላይ ሣያጠፋ ዛሬ, el año pasado amé pero me hirieron; ድግሞ ሌላ ኣገኘኝ ኣዲስ ጋላ ለብሶ, entonces algo me encontró, me puse/me vestí con un cuerpo nuevo; እዮትና ዛሬ ሰዉ መሙደድ ፅርሜ ነው, esto me pasa por amar) para hablar de la soberbia (ያን ጉራ ሁላ) (de las élites), de los que les gusta vanagloriarse y de las malas lenguas (ስማ ስማ፤ ስልቻ ቀልቀሎ ቀልቀሎ ስልቻ/ ቦታ ቢለዋወጥ ወጥ ላያጥም ኣልቻ/ ልቤ ዛሬም ወደህ ለትሆን መተራቻ/ ታዲያ ምን ኣመጣው ያን ሁሉ ዛቻ, escucha, escucha, si cambias la cazuela de lugar, el sabor no cambia, por qué decir esas fuertes palabras sin hacer nada; es decir, no hay ningún cambio, ninguna diferencia, vuelves a amar [después de todo lo que te han hecho]).

Y a buen entendedor…

“Torre en el cielo” de Hiwot Teffera

Tower in the sky (2012) es el libro de memorias de Hiwot Teferra, una joven estudiante de Harar que se muda en 1972, con 18 años, a la capital de Etiopía, Adís Abeba, para estudiar Filología en el campus de Sidist Kilo de la Universidad Haile Sellasie I.

En partes del libro el lector se llega a olvidar de que se trata de una autobiografía, parece una novela en la que Hiwot es la protagonista que huye, primero del ejercito del emperador y, luego, del DERG. Hay una especie de juego de persecución, con un poco de suspense, en la que ella siempre parece salir ilesa y con suerte de todo. Podríamos decir, incluso, que el libro es la biografía de Getachew Meru, fundador del grupo Abyot (Revolución) y miembro del politburó del EPRP (Ethiopian People’s Revolutionary Party), narrada por su novia, Hiwot Teferra, autora del libro y miembro del EPRP. A él va dedicada (“A mi héroe, Getachew Meru”).

Tower in the sky es también un documental detallado de una época, la de los 70 en Etiopía. Una generación que, en los años 60, disfrutó de unos privilegios: música, libros, cine, coches, arte, lugares de diversión, etc. (p. 74 – 82) y que, en los años 70, se volvió activista para transformar la sociedad bajo el prisma del marxismo. Es un relato detallado del movimiento estudiantil etíope, de sus ideales y motivaciones, antes de la revolución de 1974 y después, cuando el DERG alcanza el poder y se produce la división de fuerzas de la izquierda.

Hiwot es una chica alegre e inocente que disfruta de la compañía de sus amigas y de la moda de entonces (minifaldas, pelo afro, etc.), con una visión bastante apolítica, aunque ha participado en algunas manifestaciones en Harar, su ciudad natal, cuando iba al instituto, pero más como una actividad para pasarlo bien que como un compromiso político. En la universidad “es captada” por una estudiante que la considera “de mente abierta” y entra a formar parte de los “círculos”. Para ella no es más que un divertimento, un honor poder relacionarse con esa gente tan “guay”, que diríamos ahora. Así conoce al que será su mentor y su héroe, Getachew Meru, un estudiante de ingeniería, mucho más sofisticado que ella, totalmente comprometido con la filosofía marxista-leninista. Getachew será quien la “adoctrine”, pero también el que la haga pensar y la convierta en una intelectual:

“¿Un círculo de estudio? ¿Qué es un círculo de estudio? ¡Por supuesto! Después de todo estábamos allí para experimentar la vida” (p.6).

“Volvimos paseando al dormitorio preguntándonos el repentino interés de Tateyu en nosotras. Su (expresión) “mente abierta” nos gustó tanto como nos sorprendió, así que ni siquiera hablamos sobre la invitación de unirnos a un ciclo de estudio” (p.7).

¡Oh, Dios mío!, ¿de qué va todo esto? No sabía que había un asunto sobre Eritrea” (p.22).

Usar estas palabras (“ser captada”, “adoctrinar”) tiene el sentido de lavado de cerebro en una joven tan inocente, pero ella se compromete voluntariamente a esta causa “divina” que llena plenamente su vida:

“Descubrí porque había estado estudiando marxismo-leninismo. De pronto el mundo me pareció diferente. Tenía un significado […]. Sentí que era una de las elegidas para compartir lo que yo vislumbraba como un mundo mágico. Me sentía orgullosa de lo que estaba creciendo en mí. Me veía planeando en el cielo como un águila y aterrizando en la cima del Everest.

Quería tocar el cielo” (p. 53-54).

“Nosotros no pensábamos que nos sobrepasaba. Habíamos elegido perecer porque creíamos en la causa, no por la gloria ni en ganar la inmortalidad. Entregamos nuestras vidas por pura dedicación a la lucha. Era sublime, incluso un acto sagrado” (p. 265).

Hiwot había sido siempre una gran lectora (p.24), pero, gracias a Getachew, se hizo una lectora crítica. Leía todo lo que caía en sus manos y, cada vez más, se familiarizaba con la literatura y el lenguaje comunista (p. 48 – 49):

“Me encantaba leer novelas, pero él encendió una nueva llama en mí, la pasión por la teoría. Sin darme cuenta y casi sin revelarlo claramente, estaba templada en la disciplina, el compromiso y el trabajo duro” (p.58).  

Hiwot entra a formar parte del movimiento Abyot, una organización de jóvenes estudiantes intelectuales clandestina en tiempos del emperador y, por la admiración profunda que siente por Getachew, acaba metida hasta el tuétano en el EPRP (*). Documenta los múltiples enemigos del EPRP y a los amigos del DERG:

“El 23 de marzo de 1977, el DERG promulgó cinco días de “búsqueda” (assessa). El DERG, MEISON, Nebelebal, Abyot Tebaki, el ejército, y grupos marxistas como Woz League (La Liga de los Trabajadores) y MALERID (el acrónimo en amariña para la Organización Revolucionaria Marxista-Leninista) se arremangaron las camisas para derrotar a su común enemigo, el EPRP. Todos los grupos marxistas alrededor del DERG, incluyendo MEISON, tenían sus propias diferencias y su forma de hacer las cosas, pero les unía su odio al EPRP” (p.224).

Getachew Meru, Girmachew Lemma, Tesfay Debessai, Berhanemeskel Redda y cientos de líderes del Partido y de las bases fueron asesinados acusados de traidores y de contrarrevolucionarios. Hiwot le pregunta a Getachew qué piensa del intento de asesinato a Mengistu y este le dice que el Partido no debería involucrarse en actos terroristas peligrosos de ese tipo. Getachew siempre se presenta como conciliador, quiere una Etiopía democrática y próspera y cree en la justicia, la igualdad y el desarrollo rural. Es escalofriante la forma en que los mismos compañeros de partido lo delatan, matan y ejecutan solo porque tiene una visión diferente y apuesta por el diálogo.

Hiwot Teferra narra el engaño por parte de los líderes de su propio partido. Relata los entresijos, peleas, la lucha por el poder, los enredos, y las discusiones entre los grupos políticos comunistas. También todas las atrocidades (tortura, abusos de poder, cobardía, hipocresía, vanidad, egoísmo y represión) por la junta militar, la clica, y entre los mismos camaradas. Hiwot pierde la ilusión por el Partido, no solo por los errores cometidos (señalados por miembros críticos como Getachew Meru y Berhanemeskel Redda), sino por el brutal asesinato de su “héroe” en manos de sus propios compañeros, algo que ella nunca podía imaginar.

“El joven que había amado, respetado y admirado había muerto” (p. 269).

Una de las cosas que más sorprenden es que Hiwot continúe dentro del partido después de la muerte de Getachew, incluso que tome parte en misiones cada vez más arriesgadas, pero entonces se agarra como un clavo ardiente a lo que hasta entonces sostenía su vida.

Finalmente, Hiwot es arrestada y pasa a prisión preventiva en las oficinas del Kebele y Kefitegna, donde vive ejecuciones masivas y torturas. Después, sintiéndose una afortunada por haber sobrevivido, va a la prisión principal de Adís Abeba (Kerchele), donde transcurren ocho largos años de su vida conviviendo con presas comunes, compañeras de partido y alguna amiga, redescubriéndose a sí misma y preguntándose si tanto sacrificio por los ideales vale la pena:

“Descubrí un mundo apasionante. Me sentía atraída por el estilo de vida bohemio de los artistas y escritores (…). Su desapego por las posesiones materiales y su vida de pobreza me atraían” (p.422).

“Después de leer La Historia del Arte y la Música, concluí que eran los individuos los que cambiaron el mundo a mejor con su genio e inspiración. (…) Me di cuenta de que fueron individuos los que cambiaron la sociedad y era capaz de quitarme de encima la creencia que me atormentaba: que el cambio viene solamente a través del esfuerzo colectivo y organizado” (p.423).

“Me percaté de la fuerte aversión que había desarrollado a la política. A veces me preguntaba si estaba en lo correcto. Estaba contenta de dirigir mi vida como yo quería, pero siempre surgían preguntas sobre si centrarme en mi desarrollo personal era aceptable, no dedicarme a los demás sino a mí misma” (p. 423).

“Cuidar de mi propia libertad e integridad era mucho más importante y primordial que tratar de construir una utopía, concluí.” (p. 423).

“En la prisión aprendí que todavía podía creer en la belleza de la vida y la bondad de la gente” (p.424).

En cuanto a su estilo literario, la autora usa frecuentemente una frase que resume el párrafo y en la que generalmente muestra sus sentimientos; utiliza las cursivas para mostrar sus pensamientos. Al principio del libro, sobre todo, explica, cosas demasiado obvias entre paréntesis y que sobran desde mi punto de vista. Cada capítulo empieza con una cita, aunque casi ninguno de sus autores es africano y todos son hombres. Hay algunas referencias a la cultura etíope, por ejemplo, describe Desi como la patria de Negus Michael y Lij Eyasu y como sede de la escuela Weizero Sihen donde se formaron líderes estudiantiles revolucionarios como Berhanemeskel Redda y Waleligne Mekonen (p.176). Menciona a personalidades como Zerai Deres (p. 176) o Abune Petros (p.182) y lugares históricos como Endayesus (p. 193) y Maichew (p.196).

Tower in the sky es un libro que narra los acontecimientos dramáticos, heroicos y trágicos de esta época traumática y brutal de la historia de Etiopia, por una víctima que sobrevivió a los crímenes del Terror Rojo gracias al apoyo de su familia y de sus compañeras y a un golpe de suerte. Es la historia de una generación que rebosa en idealismo por una causa noble, seguida de sueños rotos y desilusión.

Feliz Día del Libro

Otros libros de Etiopía en este blog:

Camilla Gibb, Sweetness in the belly (2005).

Dinaw Mengestu, The Beautiful Things That Heaven Bears (2007).

Maaza Mengiste, Beneath the Lion’s Gaze (2010).

(*) El EPRP (Ethiopian People’s Revolutionary Party) se fundó en Berlín Oriental como EPLO (Ethiopian People’s Liberation Organization) en abril de 1972 por estudiantes etíopes, como vemos en la película Teza de Haile Gerima (2008). Al principio había debates acalorados entre los miembros del EPRP y MAISON (AESM en sus siglas en inglés, All Ethiopian Socialist Movement), publicados en el diario “del gobierno”, Addis Zemen (Nueva Era) y en las revistas Goh (Amanecer), controlada por el EPRP, y Tseday, controlada por MEISON, sobre el tipo de democracia que querían. Por una parte, los que apoyaban al DERG y creían que era mejor colaborar con ellos porque la unión hace la fuerza. Por otra parte, los que creían que llegar al poder no era el fin y que había que trabajar y seguir en la lucha para conseguir la democracia. El EPRP declaró que el DERG había traicionado la revolución negando el derecho a la democracia y lo acusó de fascista. Esto lo convirtió en enemigo del DERG y de otras organizaciones políticas marxistas que lo apoyaban como MEISON.  El conflicto político se tornó cada vez más violento, especialmente en 1976 cuando el EPRP lanzó ataques contra oficiales del DERG e incluso intentó asesinar a Mengistu. En respuesta, Mengistu condenó al EPRP con una brutal campaña de “Terror Blanco” que se tornó en “Terror Rojo” y que, inicialmente, contó con la ayuda de MEISON. Los miembros del EPRP se refugiaron a finales de 1977 en Asimba, su “Sierra Maestra”. El EPRP fue apoyado por el ELF (Eritrean Liberation Front) y también mantuvo reuniones con grupos antigubernamentales como TPLF (Tigrayan People’s Liberation Front), pero después terminaron enfrentados. El EPRP atacó algunas unidades del TPLF en Agame el 23 de febrero de 1978, forzándoles a evacuar la provincia. El TPLF contraatacó al EPRP obligando a sus militantes a volver a la base en Asimba. Después de cinco días de batalla, el TPLF se hizo con su fortaleza y el EPRP, junto al ELF, tuvo que dejar su santuario. Algunos miembros del EPRP continuaron luchando contra el DERG y el TPLF en Gondar hasta que finalmente el gobierno marxista perdió la Guerra Civil en 1991.

(**) Las traducciones son mías.

Título del libro: Tower in the Sky (en inglés)

Autora: Hiwot Teffera

Año de publicación: 2012

Páginas: 437 (tapa blanda)

Editorial: Addis Ababa University Press

 

“Teza” de Haile Gerima (2008)

Ayer vi Teza (Rocío, 2008) del director y guionista Haile Gerima, la primera película etíope que realmente he disfrutado.

Teza, protagonizada por el actor Aaron Arefe, cuenta en varios flashbacks la vida de un médico, el doctor Anberber, que, de joven, vive en la Alemania del Este y es simpatizante de las ideas marxistas. Regresa a Adís Abeba durante el régimen comunista de Mengistu Haile Mariam (en el poder entre 1974 y 1991) para trabajar en un laboratorio como patólogo, con las buenas intenciones de servir a su país y ayudar a su gente. Se encuentra con una Etiopía dominada por unos líderes revolucionarios que desprestigian a los intelectuales y científicos y actúan como verdaderos mafiosos. Después de presenciar el asesinato de un gran amigo, Anberber vuelve a la Europa comunista donde se enfrenta a un ataque racista. Destrozado y desilusionado, regresa a su país y busca refugio y confort en su madre anciana y en la gente de su aldea.

Es una película con un tema muy global, el de la frustración del idealismo político. En muchas cosas me ha recordado al libro de Maaza Mengiste, Beneath the Lions Gaze, ambientado en la misma época. Ambos, película y libro, muestran la violencia desmesurada del régimen del DERG contra los mismos paisanos y camaradas que cuestionan la autoridad. Teza explora también la violencia contra las mujeres en la sociedad rural que, por una parte, garantiza protección y cariño a los suyos, y por otra, castiga cruelmente a aquellos/as que rompen involuntariamente las reglas y tradiciones. Otro de los temas es el de la diáspora etíope y el racismo al que se enfrentan en Europa.

Haile Gerima nos recuerda que solo con la educación se supera la ignorancia y se evitan el racismo y los abusos de poder.

Otras críticas de la película:

Ruth McCann, Profile of Local Filmmaker Haile Gerima, Washington Post (21/09/09).

Larry Rohter, For Filmmaker, Ethiopia’s Struggle Is His Own. Haile Gerima’s Films Mirror Ethiopia’s Struggle, NY Times (29/03/10).

 

 

El Día de la Mujer en la clase de ELE #CienciaUJI #mujerescientíficas.

Este año celebramos, como en cursos anteriores, el Día Internacional de la Mujer en la clase de español como lengua extranjera (ELE) de la CEPA/UNECA y la Escuela Alemana de Adís Abeba. Hoy, nos unimos también a la campaña lanzada por la Universitat Jaume I (UJI) para visibilizar el trabajo de las mujeres científicas  en Twitter (#donescientífiques #CiènciaUJI).

Hemos llevado a cabo las siguientes actividades:

La primera ha sido preguntarles a los estudiantes que harían ellos/as si fueran científicas. Hemos escrito las frases en la pizarra (oraciones condicionales: pretérito imperfecto de subjuntivo + condicional).

Luego hemos leído un par de artículos en El País y El Diario Vasco que se publicaron sobre el hallazgo de un equipo de científicos españoles del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre las zeolitas estilbitas que abundan en las zonas volcánicas de Etiopía. La Doctora en Química Isabel Díaz Carretero descubrió que estos minerales pueden eliminar el flúor del agua. El exceso de flúor puede causar fluorosis dental y esquelética.  La profesora ha trabajado varios años en la Universidad de Addis Ababa para investigar y desarrollar este proyecto y ha patentado un material para la purificación del agua con las zeolitas (2013).  

El grupo de A2/B1 de la Escuela Alemana (DBSAA) ha hecho un resumen de los dos artículos. Los grupos de B1 y B2 de la CEPA han preparado una entrevista y esta mañana hemos tenido la suerte de poder entrevistar por Skype a la científica Isabel Díaz Carretero. Estas son las preguntas hechas por nuestros alumnos/as.

ENTREVISTA CON LA DOCTORA ISABEL DIAZ CARRETERO (CSIC)

Sandrine: ¿Cómo llega tu vocación de investigadora en el sector químico?

Isabel: Desde que estudiaba en el instituto me gustaba la química y ya en la universidad tuve claro que quería dedicarme a la investigación. Inicialmente pensé que me quedaría en la universidad dando clases e investigando a la vez, era lo único que conocía. Hasta que vino un científico del CSIC a darnos una charla sobre zeolitas, y así, con el tiempo, acabé en su laboratorio.

Lena/ Marcellin/ Virginie: ¿Cómo descubrió que estos minerales tienen la propiedad de eliminar el flúor? ¿Estaba sola en el hallazgo?

Isabel: Es un trabajo de investigación en el que se desarrollan ideas y se trabaja hasta que funcionan. ¿Sola? Ni mucho menos, somos un equipo y de hecho la mayor parte del trabajo experimental se llevó a cabo en el laboratorio del CSIC en manos de dos coinventores de la patente, Joaquín Pérez Pariente y Luis Gómez-Hortigüela.

Virginie: ¿El gobierno de Etiopía se ha implicado en la investigación?

Isabel: Sí, claro, la contaminación por fluoruro es un problema bien conocido en Etiopía, los dientes negros a lo largo del todo el Valle del Rift. El Directorado de Mitigación de la Fluorosis del Ministerio de Aguas y la Universidad de Addis Abeba han estado siempre a nuestro lado.

Sandrine: Si el mineral que habéis descubierto elimina totalmente el flúor del agua, ¿cómo se compensa la cantidad apropiada que necesitamos?

Isabel: Lo que hacemos es dosificar la cantidad de adsorbente para que quede en el agua una concentración por debajo de 1.5mg/L que es el límite establecido por la Organización Mundial de la Salud.

Carl: ¿Cuál es el tratamiento que se da a la zeolita para purificar el agua?

Isabel: Para purificar el agua solo hay que hacer pasar el agua por un contenedor con el adsorbente y por contacto, simplemente, el fluoruro se queda atrapado en el adsorbente igual que lo hace en los dientes y en los huesos.

Marcellin: ¿Cual es la fórmula química de la zeolita y cual es su principio activo?

Isabel: La palabra zeolita viene del griego, zeo (hervir) y lithos (piedra), por su capacidad de hidratarse y deshidratarse de modo reversible. La zeolita es un aluminosilicato de carga neta negativa que se forma dejando huecos ocupados por cationes calcio, en nuestro caso, que se pueden intercambiar. Esta es su mayor actividad, la de intercambiador iónico.

Marcellin: Hemos leído que los investigadores Luis Gómez-Hortigüela, Joaquín Pérez Pariente y Manuel Sánchez-Sánchez han formado parte de la investigación, ¿cuáles son los miembros etíopes de tu equipo?

Isabel: El Doctor Yonas Chebude es el investigador etíope de nuestro equipo.

Marcellin: ¿Podría desarrollarse una medicina a base de este mineral capaz de eliminar el exceso de flúor en el cuerpo humano?

Isabel: Las zeolitas se comercializan ya a día de hoy como complementos alimenticios que ayudan a eliminar toxinas, así que, ¡quién sabe!

Martha: Los etíopes creemos que las personas que viven en zonas volcánicas tienen los dientes muy estropeados. Sin embargo, los niños últimamente no tienen este problema porque toman agua clorada. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

Isabel: Es un hecho que las personas que viven en zonas volcánicas sufren de fluorosis dental, el flúor viene de la disolución de las rocas volcánicas en los acuíferos, es un contaminante espontáneo de la naturaleza, un contaminante geogénico. Clorar el agua no elimina el flúor, en absoluto, el cloro sólo ayuda a eliminar bacterias. En niños, las primeras manchas son blanquecinas. Lo preocupante es que esto solo es una señal de que en el interior los huesos también están afectados por la fluorosis esquelética.

Sandrine: ¿Dónde se encuentra la zeolita en Etiopía? Si es en Afar, ¿hay algún tipo de competencia o conflicto de intereses con otros yacimientos minerales?

Isabel: La verdad es que no hemos encontrado indicios de zeolitas en Afar. Se conoce de la presencia de zeolitas en diferentes zonas a lo largo del Valle del Rift y sobre todo de la zona norte, de la región del Tigray.

Carl: ¿Cómo es o será el modo de explotación de la zeolita? ¿Beneficiará a la población local? (por ejemplo, para reemplazar la explotación de la sal).

Isabel: Los depósitos de zeolitas son superficiales, es decir, no hay que abrir una mina, simplemente extraerla de roca superficial. Sí, creo que beneficiaría y apoyaría al sector de la minería artesanal tan popular en Etiopía.

Virginie: ¿Hay otros países que tienen agua con mucho flúor y están interesados en su descubrimiento?

Isabel: ¡Desde luego! Empezando por España, en las Islas Canarias hay un severo problema de fluoruro en las aguas. También estamos avanzando en Méjico donde tienen un grave problema de fluorosis.

Dianne: ¿Cómo ha progresado o va a progresar su descubrimiento?

Isabel: Hay una empresa española que compró la tecnología y tiene ya el producto en el mercado, el mes que viene esperamos asistir a la inauguración oficial de la producción

Mikias: ¿Cómo ha sido trabajar y colaborar con la Universidad de Addis Abeba?

Isabel: Yo soy feliz en Etiopía, tengo vínculos personales y ahora he creado vínculos profesionales muy sólidos con la Universidad de Addis Abeba donde mantengo una plaza de profesor adjunto. ¡Soy medio etíope!

Heine: ¿Cómo se puede estar segura de que este descubrimiento en el futuro no va a encarecerse hasta el punto de que sea inaccesible para los etíopes? ¿Puede ser que el hecho de haberlo patentado convierta este mineral en algo inalcanzable para la gente?

Isabel: Mientras haya gente dedicada a erradicar la fluorosis, habrá recursos para financiarlo. No creo que ese sea el problema. En cualquier caso, nosotros no vamos a parar hasta que lo veamos implementado en Etiopía.

Philippe: Muchas gracias por tu trabajo y por colaborar con nosotros. Enhorabuena, mucho ánimo para seguir adelante con este proyecto y para seguir investigando en el futuro.

Isabel: Gracias a vosotros.

Nota: Los alumnos han detectado una falta de ortografia “halla/haya” en ambos artículos 🙂

El monte Zequala,Etiopía

Ayer estuvimos en el monte Zkwala (Zeqwala, Ziqwala, Zuqwala), un inmenso volcán extinto en forma de cono en medio de una planicie donde sobresale por su altura de 600 metros (2.989 m. sobre el nivel del mar).

Partimos de Adís Abeba a las 5 de la mañana y llegamos a Debre Zeyt por la autopista en una hora. Desde Debre Zeyt a Wenber, en las faldas del monte, hay 27 km. por una pista de tierra en obras. Nos llevó casi dos horas llegar (muy pronto la carretera estará lista y se llegará en una media hora). Aparcamos los coches en la escuela de primaria Wenber Hamus y tomamos un guía local para subir a la cima. El camino es pedregoso y hay un desnivel de unos 900 m., así que paramos varias veces a descansar, beber y, de paso, disfrutar de las vistas de la llanura, con campos de teff y trigo que, en esta época del año, amarillean después de la siega.

Al llegar se puede visitar el monasterio de Santa María de Zequala (Zkwala Maryam) fundado por Gebre Menfes Kidus (traducido como Siervo del Espíritu Santo), un monje egipcio también conocido como Abbo, que llegó a Etiopía en tiempos del rey Lalibela. Ahmed Grañ destruyó parte del monasterio, pero la iglesia fue reconstruida en 1912 por Haile Salassie I antes de ser nombrado Emperador. La fiesta del santo Gebre Menfes se celebra dos veces al año, el 15 de octubre y el 14 de marzo, con procesiones y miles de peregrinos que acuden desde Adís Abeba y otras partes de Etiopía. Los peregrinos se bañan en el lago porque consideran que sus aguas son sagradas.

El lago, a pocos metros de la iglesia, es precioso. Está en medio del cráter del volcán (2 km. de ancho y 60 m. de profundidad) y está rodeado de un bosque de enebros y una vegetación bastante frondosa. Dando la vuelta al lago (aproximadamente una hora) vimos una manada de babuinos y muchas fochas.

El descenso no es tan pesado y llegamos a Wenber en menos de dos horas, tomamos unas cervezas en Debre Zeyt para celebrar el éxito de la excursión y regresamos a casa. ¡Qué  bien hemos dormido!

Bajo la mirada del león de Maaza Mengiste

¿Qué libro recomendar para #100lecturasafricanas? Difícil decisión.

Cuando me lo propuso Sonia acababa de leer Beneath the Lion’s Gaze (Bajo la mirada del león, no disponible en castellano) de la escritora etíope, africana, estadounidense, americana, etioamericana… Maaza Mengiste, cansada de hablar de su(s) identidad(es).

Es una novela con personajes históricos o un relato histórico con personajes de ficción (Mengistu Haile Mariam/Guddu y Haile Selassie/ His Imperial Majesty) que describe una guerra con héroes muy humanos.  Fue publicada en inglés en 2010.

El libro me enganchó desde el principio. Ocurre en Adís Abeba en 1974, a comienzos de la revolución comunista. Narra la vida del doctor Hailu y sus dos hijos, Yonas, el mayor, más moderado o pragmático, y Dawit, el menor, idealista y temperamental, el resto de su familia (Sara, la mujer de Yonas; Selam, la mujer de Hailu; Tizita, la hija de Yonas y Sara), sus empleados, vecinos y amigos (Mickey, Berhane, Lily, etc.). La historia personal se mezcla con los acontecimientos históricos que hacen avanzar el argumento de manera natural y conmovedora.

Hailu es un médico formado en el extranjero en tiempos de Haile Selassie que recibe los honores y consejos del emperador cuando regresa a trabajar en el hospital Príncipe Mekonen de la capital. Es una persona comprometida con su país, familia, profesión y comunidad. A medida que la revolución avanza, su vida se complica y se vuelve horrible. Su mujer está grave en el hospital;  su hijo Dawit se une a un movimiento de resistencia; su nieta se pone enferma y sus padres se refugian, desesperados, en la religión y la brujería; y él es encarcelado y torturado.

La novela habla de la importancia de la familia, la amistad, la comunidad, la fe y la magia en Etiopía. Retrata los horrores del Terror Rojo (arrestos, torturas, asesinatos, bombas, niños soldados, entierros de cuerpos anónimos, miseria) con personajes que anhelan la libertad de maneras diferentes.

Otras reseñas de este libro en Addis JournalThe NY Times y The Guardian.

Entrevistas a Maaza Mengiste: Daniel Musiitwa en Africa Book Club (2011), Nadifa Mohamed (2012) en WarScapes, Aaron Bady en Post45 (2014) y Z’étoile Imma en World Literature Today (2014).

Otros libros sobre Etiopía en este blog:

Camilla Gibb, Sweetness in the belly (2005).

Dinaw Mengestu, The Beautiful Things That Heaven Bears (2007).

 

Beneath the Lion's Gaze by Maaza Mengiste
Beneath the Lion’s Gaze by Maaza Mengiste

 

Sol i Sole

El despertador del telèfon va sonar en mode vibrant a les 5.25 i ella el va sentir baix del coixí. Es va alçar sense fer soroll i es va adreçar al bany contigu d’immediat. El Peter roncava a l’altra banda del llit amb tota sonoritat. Dutxa ràpida i a vestir-se. Vestit jaqueta negre i brusa blanca, tenia conferència. Arracades de llautó daurades amb forma de fletxa que havia comprat a una dissenyadora polonesa al mercat de Museumplein i un anell antic amb forma de peix d’Orissa. Sempre alguna cosa original o ètnica, era el seu estil.

Va eixir de l’habitació amb xancletes i les sabates de tacó a la mà i va anar a la cuina per fer-se un tallat de màquina i preparar-se un parell de llesques de pa amb oli d’oliva italià ecològic i mel de Tigray. Va eixir a la terrassa a menjar-s’ho mentre consultava el mòbil. Missatge al grup d’amigues d’Addis. Bon dia, xiques, aquesta setmana treballe de dilluns a dimecres, no compteu amb mi per a res. Divendres necessitaré sauna i massatge, qui s’apunta 💆? Tres besets 😘😘😘. Segon missatge al professor d’amarinya per cancel·lar la classe. Quan interpreta acaba esgotada. Estar concentrada en el que diuen les persones, entendre-les i transmetre la informació en tant poc de temps requereix un gran esforç intel·lectual i fins i tot físic, ella també parla amb les seues mans i, quan toca consecutiva, es passa el dia dreta. El cervell no dóna per a més.

En acabar els missatges passa a l’agenda del dia. 7.45 el xofer portarà l’Anna, la major, i el Sebastià, el segon, a l’escola, una sort viure tan prop. La menuda avui està malalta, es quedarà a casa. A les 8 tornarà a per ells. De camí la deixaran a la Unió Africana i el cotxe seguirà fins a l’oficina del marit. Després que faça la compra al súper de Bole, al del barri fa una setmana que no hi ha llet i també necessiten sucre. Pel sucre haurà d’anar al mercat i fer més de vint minuts de cua. Encara té temps de carregar la targeta de la llum, que és prepagament, mitja hora de cua; però no d’omplir el dipòsit de gasolina, més de dues hores d’espera, estem a final de mes i sempre escasseja. El cotxe tornarà a pel fill a la 1.30, té futbol extraescolar i després cal portar-lo a l’escola holandesa. Tres dies per setmana tots tres van a l’escola de l’ambaixada en flamenc a més d’estudiar a l’escola internacional. Tornada a Sarbet per arreplegar la filla que estarà esperant a la biblioteca. Cal enviar un missatge al professor de violí per dir-li que arribaran vora les 4. Tornant, poden arreplegar-la a ella que estarà a la cafeteria. La conferència acaba a les 3. La deixarà a casa i anirà a l’oficina del Peter per portar-lo a l’ambaixada russa, avui hi té un còctel. Dues hores extres per al xofer, cal apuntar-ho al calendari de la cuina, que si no se li oblidarà a final de mes.

7.10. Notícies en holandés a la ràdio, 20 minuts, mentre prepara el desdejuni dels xiquets, sort que la Sol arriba avui prompte. Després del desdejuni li dona temps a llegir la portada del diari, toca en francés. Dilluns, dimecres i divendres dues llengües, dimarts, dijous i dissabte les altres dues. Cal mantindre les quatre cada dia, Sole és ben disciplinada per això. Diumenge, lliure. També ha de revisar les notes de la conferència d’e-learning a Àfrica, no en té ni idea, què voldrà dir PLE o MOOC? Com ha de traduir Understanding by Design o Flipped Classrooom al francès?

7.15 arriba Sol, el seu sol…

Sol, Tsehai en amarinya, la seua llengua. S’ha alçat a les 4, ahir va anar d’enterrament i no va tindre temps de fer l’enjera. El teff fa tres dies que fermenta. A les 3.45 ha sonat el despertador, quina mandra amb aquesta frescor. El Dawit ha dormit tota la nit damunt d’ella, ahir tenia febre. Avui la Sole treballa, ha d’estar a les 7 a sa casa. Acaba l’enjera, encén el carbó per preparar el desdejuni, bufa amb el ventall d’espart perquè accelere la combustió. A les 4.30 comença a fer el fir fir amb l’enjera d’ahir. Mentre bull l’aigua amb un foguer elèctric, prega perquè no se’n vaja la llum. Avui no hi ha temps per fer café. El muetzí crida a l’oració. Perfecte per despertar el fill i l’home. Avantatges de viure en un quarto dins d’una mesquita. El Dawit vol seguir dormint, l’home ni l’ha sentida, encara estarà baix l’efecte de l’alcohol d’ahir. Al bany que comparteixen amb els veïns hi ha cua, ella pot dutxar-se a casa de la Sole, avui tindrà temps. El marit diu que ho farà a la nit. A veure si se’n recorda. Després de desdejunar comencen a caminar cap a casa de la germana, és massa matí per portar el xiquet a l’escola. 20 minuts caminant, tots de pujada. En arribar, olor a cafè torrat, ella encara està en dejú, no ha tingut temps de res. Ja desdejunarà a casa de la Sole, la Mònica està a casa. Això li fa recordar que potser el seu Dawit encara té febre. Li toca el front, no, gràcies a Déu. Tres taxis i arribarà a casa. La Sole ja haurà preparat el desdejuni. Aquesta senyora no és com les altres per les quals ha treballat. Aquesta treballa, cuina, estudia violí i ja parla amarinya. Què bona que és! Cua a la parada, tots van plens. Què mal que condueixen, van per qualsevol lloc. Sort que ha aconseguit seient. Una estona de relaxament. Avui treballa el Fikru de porter, què guapo que és i tant religiós ell, a més no li agrada la cervesa ni el qat, un home sencer. Ai, què fa ella pensant altra vegada en aquest home! Treu el mòbil i busca l’App de la Bíblia, comença a llegir, Salm 140.

– Bon dia Sol, com està el teu fill? L’has deixat a casa de la teua germana? Encara té febre? La Mònica està millor. Avui no anirà a escola. Després podeu fer galetes, hi ha mantega a la nevera, ahir el xofer en va trobar. Si està cansada li poses els dibuixos però el disc blau en holandés.

– Bon dia, Soledat, gràcies a Déu que no té febre, sí que faré galetes amb la xiqueta. Hui toca planxa, però amb ella a casa no sé si tindré temps per tanta cosa.

– No cal dir-ho, Sol, tu a la teua marxa. Que tingues un bon dia! Qualsevol cosa li telefones al Peter, jo estaré a la cabina i no ho sentiré.

11.10. Set trucades perdudes de casa, serà la xiqueta. 27 WhatsApp, la Sol plora 😢😢😢 ha trencat una tasseta de café de la prestatgeria del menjador, quin disgust! 😡😡😡- contesta la Sole immediatament. La Sole mai s’enfada. Li ha barrejat roba i li ha canviat de color, cada dos per tres li crema els bescuits, és lenta i no pots dir-li més d’una cosa alhora perquè s’atorrolla, li costa somriure, malcria els seus fills… però ella sap que és honesta, bona persona, que ho fa tot el millor que sap…

Se sent malament. Per què li ha posat aquesta careta tan lletja? És la primera vegada que ho fa. Sap que la Sol no ho ha fet a posta, potser ha sigut la Mònica i ella s’ha carregat la culpa, sempre vol protegir els seus fills. Què mal li sap ara, en aquest país tothom és tan amable i és només una tassa! La tassa del seu avi, una tassa que té vora cent anys i que és un record familiar, però aquesta careta era massa forta. N’està penedida.

Plin, plin, plin, nou missatge, la Sol està escrivint… Què és? 💩 Una merda! Li ha enviat una merda? Què sensible! És veritat que ella li ha enviat una cara de pocs amics 😡, però tampoc és per a tant, què fort, se n’ha passat. Li truca al Peter per contar-li-ho, però no li agafa el telèfon, estarà reunit, aquest home sempre està reunit. Missatge al grup d’amigues, necessita compartir-ho amb algú. La Sol m’ha enviat una merda. De sobte vint missatges en menys de 2 minuts: que si eres massa bona, que si eres massa bleda, que l’hauràs de despatxar, què insolent, que com s’atreveixen (en plural, com si fora tota Etiòpia qui ha enviat l’emoji).

Com va a acomiadar-la ella! El seu home treballa a l’obra i beu, Sol ho paga tot a casa, el lloguer, l’escola del fill, la llum, l’aigua… Si buscara una altra empleada, què dirien els seus fills? L’estimen tant… Ella mai ha canviat, una a cada país, a totes les ha estimades i totes a ella, sempre agraïda, sempre generosa (regals a Nadal, a l’estiu, cada vegada que viatgen…), bon sou, els hi ha ensenyat a cuinar, els ha buscat feina quan se’n van… Amigues més que empleades.

Està cansada, dolguda, rabiosa, no pot tornar a la cabina. No interpretarà bé. Mal de cap. Intenta telefonar a l’encarregat. No l’agarra, estarà traduint. Li envia un WhatsApp. La meua filla està malalta, he de portar-la a l’hospital. Se sent culpable, és sempre molt responsable. Sap que no està bé. Mai ha abandonat una conferència però hi ha intèrprets suplents avui. Ix de l’edifici, plou. Truca al xofer, però està conduint, se’n recorda que el Sebastià té futbol i li ve al cap tot el programa.

Agafa un taxi. A l’Intercontinental. Vol nadar, una estona al jacuzzi, vol desaparèixer… Recorda que no porta banyador, és igual, un massatge, el que siga, ha de pensar… Per què treballa tant? Per què està de massatge en comptes d’anar a casa i parlar amb Sol? Ella sempre defensa els etíops, les amigues es riuen d’ella, patriòtica d’adopció. Es queda adormida amb la toquejada.

La massatgista la desperta, fa un quart d’hora que ha acabat… Dutxa d’aigua calenta. El màxim que pot aguantar, l’ixen les llàgrimes, no vol tornar a casa. Es vesteix lentament, intenta animar-se, però torna a plorar. Obri la bossa, treu el telèfon, ja són les 5, potser poden passar a per ella. Missatge de Sol:

“Hola Sole. Ho sent molt, ja sé que s’estimava molt la tassa, era del seu avi. Encara està enfadada amb mi? Li he enviat un gelat de xocolata 💩 i no m’ha contestat, com sempre diu que la xocolata li posa de bon humor 😋😋😋 Estic esperant-la a casa, el meu fill ja ha acabat l’escola i està esperant-me amb la mestra. La Mònica no té febre, me’n puc anar?

Sole plora, aquesta vegada de riure 🙈😂😂😂😃😃😃

2016-06-03 21.32.15