Caminante no hay camino…

Esta es una actividad que siempre tiene éxito en mis clases de ELE. El objetivo es describir lugares (en presente o pasado), hablar del tiempo y el clima, de la ropa, practicar preposiciones, hay/ tener/ estar/ ser/ gustar, querer, etc. Puede ser una actividad de expresión oral o escrita y puede adaptarse a varios niveles a partir de A2 (MCER).

El Camino de Santiago o El Camino del Inca pueden ser otros contenidos culturales relacionados con esta tarea. También la palabra «camino» puede dar lugar a una reflexión más filosófica como metáfora de la vida.

Podemos empezar explicando el significado de algunos refranes con la palabra «camino», como «Todos los caminos llevan a Roma», «Arrieros somos y en el camino nos vemos», «Camino malo, pásalo pronto», etc. o los famosos versos de Machado que dan título a esta actividad.

Se pueden imprimir las imágenes de los caminos y pegarlas en cartulinas o tener un tablero en Pinterest con varios caminos.

Los estudiantes escogen un camino, el que más les atrae del tablero, o pueden buscar otras fotos que les gusten más. Les pedimos que se imaginen en ese camino.

Estas son algunas preguntas que podemos plantear:

  1. ¿Por qué has elegido este camino?, ¿qué te gusta?
  2. ¿A dónde te lleva este camino?
  3. ¿Qué has dejado atrás?
  4. ¿Qué hay a tu derecha?, ¿qué hay a tu izquierda?, etc.
  5. ¿Qué ves al final del camino?
  6. ¿A qué huele el camino?
  7. ¿Cuánto tiempo llevas caminando?, ¿cuánto tiempo te falta para llegar a tu destino?
  8. ¿Qué tiempo hace?, ¿en qué estación del año estás viajando/ caminando?
  9. ¿Cómo vas vestido/a?, ¿qué llevas en la mochila?, etc.
  10. ¿Te has cruzado con alguien en el camino? (¿a dónde iba?, ¿quién era?, ¿cómo iba vestido/a?, etc.).
  11. ¿Cómo te sientes? (¿estás cansado/a?, ¿tienes miedo?, ¿estás contento/a?, etc.).
  12. ¿Ya has pasado por este camino otras veces?
  13. ¿Qué has hecho esta mañana antes de empezar a caminar?, ¿Qué hiciste ayer?, ¿Qué harás cuando llegues a tu destino?, etc.

Espero que disfrutéis la actividad y que «el camino os sea leve» 😉

Anuncios

Hablar una LE después de 50 horas de escucha: Growing Participator Approach

Hoy voy a mi clase de amariña emocionada porque empiezo la fase 1B y, después de 50 horas de clase, se nos va a permitir hablar. Tengo mucha curiosidad como estudiante y como profesora de lengua extranjera. La profesora nos pide que conjuguemos los verbos en presente “continuo”, ¡pero si no sabemos! Nos da las tarjetas de los pronombres y ella conjuga el verbo “limpiar” con todos los pronombres. Luego nos toca a cada una conjugar algunos de los verbos que hemos aprendido en la fase 1, no vale apuntar las terminaciones. A continuación esparce varios objetos por la mesa: los muñecos de trapo, los muebles de la casa de muñecas, las frutas y verduras, los cacharros de cocina, los animales, tarjetas de colores, etc. y divide la mesa en tres espacios. Empezamos por turnos a decir una frase,  yo digo “elote (maíz) amarillo” y lo pongo en el nivel 1. Luego la compañera añade “la vaca se come el elote amarillo” (el elotito pasa al nivel 2 y la vaca se queda en el nivel 1). La tercera compañera agrega nuevos elementos: “la vaca que come elote está al lado del elefante” (la vaca pasa al nivel 2, el elote sale del juego y entra el elefante al nivel 1). Cuarta compañera: “la vaca está caminando al lado del elefante y va a la puerta” (la vaca sale del juego, el elefante pasa a nivel 2, la puerta entra en nivel 1), etc. A medida que usas una palabra, sube de nivel. Cuando has usado tres veces la palabra se elimina. Puedes escoger cualquier objeto de la mesa. Me ha parecido un ejercicio bastante práctico y divertido para conjugar los verbos que sabemos y practicar las preposiciones y los colores, algunas frases eran muy ingeniosas  como “el ratón tiene hambre y se come al elefante gris” aunque no sé si aplicable a la vida fuera del aula 🙂 En el tercer y cuarto periodo hemos dividido la clase en dos grupos (2 y 2) y la profesora ha repartido 20 tarjetas con dibujos muy parecidos a cada grupo. Teníamos que escoger una tarjeta y describirla para que el otro grupo adivinase de qué imagen se trataba, tipo “hay cuatro caballos, hay una casa que tiene cuatro ventanas, hay un niño al lado del árbol y una niña entre el camino y la flor, no hay sol, etc.”. Buen ejercicio para practicar hay/ no hay y las preposiciones. Hay una actividad parecida en ELE 1 de Virgilio Borobio, SM, con 6 dibujos de alimentos para practicar haber impersonal y las medidas y envases (hay una barra de pan, hay un paquete de azúcar, hay una docena de huevos, etc.). Al salir de la clase practico con Thomas, “el perro está detrás de la casa”, “yo no tengo coche, tú tienes coche, nosotros queremos coche” (todavía no sé decir comprar) ¡Estoy hablando en amariña! 🙂